Martes, 15 Oct,2019
Ciencia y Tecnología / JUL 31 2019 / hace 2 meses

¿Cómo maratonistas y deportistas extremos ponen al límite sus cuerpos?

Se encontró que el gasto energético de los eventos de resistencia atlética a largo plazo es similar al del embarazo humano.

¿Cómo maratonistas y deportistas extremos ponen al límite sus cuerpos?

Foto : Pixabay

Los Juegos Panamericanos 2019 que actualmente se están llevando en Lima, Perú, hacen que los observadores nos preguntemos cómo hacen los atletas para soportar tanto esfuerzo y al mismo tiempo cuáles son los límites del propio cuerpo humano. Afortunadamente, una investigación publicada en Science Advances nos arroja algo de luz sobre este fascinante tema.

Herman Pontzer, un antropólogo evolutivo en la Universidad de Duke en Durham, EE.UU., y su equipo cuantificaron por primera vez el llamado “techo” al que el cuerpo humano llega cuando participa en actividades de resistencia extremas como correr una ultramaratón. Sorprendentemente, el impacto metabólico se asemeja al de un embarazo

Recomendado: Clara Juliana Guerrero, campeona panamericana: ganó medalla de oro en los Juegos de Lima 2019
 

Una brutal carrera 

Para esto, Pontzer estudió a los corredores de la Carrera a través de los Estados Unidos del 2015 en la cual los participantes recorrieron 4.957 kilómetros en el transcurso de 20 semanas en una serie de maratones que se extienden desde Los Ángeles, California, hasta Washington, DC.

Para averiguar cuántas calorías quemaron los atletas en el estudio, Pontzer y sus colegas reemplazaron el hidrógeno y el oxígeno normales en el agua de los atletas con inofensivos isótopos de esos elementos: deuterio y oxígeno-18. Al rastrear químicamente cómo estos isótopos fueron expulsados en la orina, el sudor y el aliento exhalado, los científicos pudieron calcular la cantidad de CO2 que produce un atleta, una medida que se relaciona directamente con la cantidad de calorías que queman.  

Los investigadores midieron la tasa metabólica basal —BMR— inicial de 6 corredores, 5 hombres y 1 mujer. Luego, recolectaron datos sobre el gasto de energía a lo largo de la carrera para ver cuántas calorías quemaban por día. El equipo trazó esos datos a lo largo del tiempo y los analizaron junto con los datos metabólicos recolectados previamente de otros eventos de resistencia, como triatlones y ultramaratones de 160 kilómetros.


El límite

Descubrieron que, independientemente del evento, el gasto de energía se estabilizó bruscamente después de unos 20 días, y finalmente se estabilizó en aproximadamente 2,5 veces el BMR de un atleta. En ese momento, el cuerpo está quemando calorías más rápidamente de lo que puede absorber los alimentos y convertirlos en energía, lo que representa un techo biológicamente determinado en el desempeño humano.

Después de que un atleta alcanza este techo, su cuerpo debe sumergirse en reservas de grasa para obtener energía. "Fue uno de esos bellos momentos de descubrimiento que solo vives como científico ", dijo Pontzer a Science Mag. "Terminamos trazando los límites de la resistencia humana, el sobre de lo que los humanos pueden hacer". 

Le puede interesar: Raga y Colombia, sextos en relevos mixtos en Lima

"Son datos geniales", dice al medio especializado, el biólogo evolutivo de la Universidad de Harvard, Daniel Lieberman, que no estaba involucrado en el trabajo. "Es un caso muy convincente que, en los extremos de la resistencia humana, hay un límite".

Por su parte, Brent Ruby, un fisiólogo del ejercicio en la Universidad de Montana, EE.UU., que tampoco participó en el estudio, dice que los nuevos hallazgos demuestran cómo los atletas de ultra resistencia pueden gastar energía durante largos períodos sin perder peso corporal.


Segundo hallazgo

Además, y para sorpresa de los investigadores, se encontró que el gasto energético de los eventos de resistencia atlética a largo plazo es similar al del embarazo humano, el cual también se rige por las mismas restricciones metabólicas.

Justamente Lieberman es uno de los investigadores que han planteado la hipótesis de que los humanos evolucionamos cuerpos que pueden correr largas distancias para cazar animales grandes y ricos en calorías, y que esas mismas adaptaciones metabólicas podrían haber permitido a las madres humanas dar a luz bebés con cerebros más grandes.

Pontzer sostiene que pudo ser al revés, dado el embarazo y las actividades de resistencia operan bajo las mismas reglas metabólicas, tal vez los humanos evolucionaron para tener bebés con el cerebro más grande, lo que le dio a nuestra especie más resistencia. Sin embargo, Lieberman no está del todo convencido "Ese es un gran salto y necesitaría mucha más evidencia para apoyarlo", dice. "Vamos a dar un paso a la vez, como un maratón".


Victor Román
Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma.


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net