Inicio / Región / MAY 24 2020 / 1 mes antes

Con formación mediocre, imposible encarar el desempleo

Favorito

Autor : Diego Arias Serna

Con formación mediocre, imposible encarar el desempleo

Con hoja de vida en mano, miles de colombianos se sientan a esperar una oportunidad laboral que cada vez se hacen mucho más escasa y más ahora con la pandemia.

Es conocido que la educación de calidad es sinónimo de prosperidad económica, pero sin valores produce monstruos que esclavizan a la sociedad.

“Uno de los principios fundamentales de la doctrina Gradgrind era que todas las cosas deben pagarse. Nadie debía jamás dar algo a alguien sin compensación. La gratitud debía abolirse y los beneficios que de ella se derivaban no tenían razón de ser. Cada mínima parte de la existencia de los seres humanos, del nacimiento hasta la muerte, debía ser un negocio contable. Y si era imposible ganarse el cielo de esa forma, significaba que el cielo no era un lugar regido por la economía política y que no era un lugar para el hombre”.

El párrafo anterior fue tomado del texto Tiempos difíciles, escrito en 1845 por el inglés Charles Dickens —1812- 1870—. La doctrina Gradgrind se refiere a una escuela de Mr. Gradgrind, cuya pedagogía se basaba en la fanática persecución de hechos. En la novela, el autor muestra sus funestas consecuencias. El capítulo II empieza así: “Thomas Gradgrind, sí, señor. Un hombre de realidades. Un hombre de hechos y de números. Un hombre que arranca del principio de que 2 y 2 son 4, y nada más que 4, y al que no se le puede hablar de que consienta que alguna vez sean algo más”.

172 años atrás, el citado escritor narra la deshumanización y la cosificación de las personas, convertidas en objetos de valor. Además, deja ver que la escuela es un elemento importante —sino el más— de una sociedad. Precisamente, ese es el problema en la actualidad, la pésima formación de las nuevas generaciones. Como todavía hay mucha gente que mira para el norte como el modelo socioeconómico a seguir, es pertinente mostrar el declive del sistema educativo de EE. UU. 

Jean-Claude Michéa, profesor de filosofía en Montpellier, en su libro La escuela de la ignorancia, publicado en 2002, retoma a Christopher Lasch citando lo que él afirmó en 1979: “La educación en masa, que prometía democratizar la cultura, antes restringida a las clases privilegiadas, acabó por embrutecer a los propios privilegiados. La sociedad moderna, que ha logrado un nivel de educación formal sin precedentes, también ha dado lugar a nuevas formas de ignorancia. A la gente le es cada vez más difícil manejar con soltura y precisión, recordar los hechos fundamentales de la historia de su país, realizar deducciones lógicas o comprender textos escritos que no sean rudimentarios”.

Recomendado: 
Covid-19: daño colateral, y no es ficción
 

El pueblo francés, víctima de la mala educación 

Esa situación que ha vivido la juventud de las últimas décadas del siglo pasado y que se percibe con el denominado siglo del ‘conocimiento’, se refleja en varias partes del planeta, obviamente en unos países más que en otros. En el texto arriba citado consignó lo siguiente: “Liliane Lurçar —primero alumna y luego colaboradora de Henri Wallon, una de las pocas especialistas francesas serias en ciencias de la educación— afirma que en 1983, el rectorado de Niza realizó una encuesta a cerca de 12.000 alumnos de 1º de enseñanza secundaria”.

Veamos los resultados: “El 22.48 % no sabía leer, el 71.59 % era incapaz de comprender una nueva palabra a partir del contexto”. Pero no solo están mal los resultados, lo peor, como se expresa en el texto, es que desde entonces, “como un mar engullido por la arena, el problema ha desaparecido, por obra y gracia del silencio de los medios de comunicación y de la propaganda política. Sobre los escombros de la enseñanza de la lectura y escritura, se construye apresuradamente la escuela masificada utilizando el cebo del bachillerato para todos”.

Lo que ha sucedido en Francia con la educación se puede extrapolar a muchos países, incluidos los de América Latina. Así que de EE. UU. muchos países copiaron el paradigma del capitalismo, que decantó en el sistema económico de la destrucción, no solo del planeta, sino de las personas, absorbidas por el consumo y los medios tecnológicos mal usados. También, y con la participación de otras naciones, se copió una no-educación.

Ello ha imposibilitado el desarrollo de una educación que forme personas con conocimiento, capacidad de pensar críticamente, que se le inculque el amor por el saber; para que la educación continuada sea producto del deseo del graduado y no un negocio de los claustros académicos. Al mismo tiempo, es urgente formar en el respeto a la biodiversidad y, por supuesto, a sí mismo y a los demás; donde la solidaridad y la cooperación sean el motor del progreso social, pero no la competencia. 

Desempleo: ¿Cuál sorpresa?

Con estudiantes formados con las características antes señaladas se podría enfrentar con más posibilidades de éxito los estragos de la pandemia, y la educación virtual no tendría los problemas que está presentando. Es decir, la COVID-19 puso al descubierto todo lo que se estaba haciendo mal. Un factor crítico como es el desempleo, ya se sabía que iba a suceder. Así se registró en el texto de Michéa casi 20 años atrás: “(…) en septiembre de 1995, bajo la égida de la fundación Gorbachov, 500 políticos, líderes económicos y científicos de primer orden que se consideraban la élite mundial, se reunieron en el Hotel Fairmont de San Francisco, para contrastar sus puntos de vista acerca del destino de la nueva civilización”. 

Y agrega: “Dado su propósito, el foro estuvo presidido por la voluntad de lograr la más estricta eficacia: Estrictas reglas obligan a todos los participantes a olvidar la retórica. Los conferencistas solo disponen de 5 minutos para introducir el tema: ninguna intervención durante los debates debe sobrepasar los 2 minutos”. Una vez definidos estos principios de trabajo, la asamblea comenzó reconociendo, como una evidencia que no merecía discusión, que “en el próximo siglo, 2 décimas partes de la población activa serían suficientes para mantener la actividad de la economía mundial”.

Luego se pregunta: “¿Cómo podrá la élite mundial mantener la gobernabilidad del ochenta por ciento de la humanidad sobrante cuya inutilidad ha sido programada por la lógica liberal?”. Esos anuncios de 1995 se adelantaron por actual situación. En la revista Dinero del 19 de mayo se informó que lo que va corrido de la cuarentena en Colombia se han perdido 1.9 millones de empleos. En Latinoamérica, de acuerdo con el periódico Portafolio del 14 de mayo, esa cifra asciende a 31 millones. Agréguesele al problema la alta tasa de informalidad, tan aguda en nuestro país.  

De modo que los ingenuos creyentes de ‘las teorías conspirativas’ estarán pensando que la llegada de la COVID-19 se planificó con el propósito de destruir empleos, como se viene haciendo por parte del ‘capitalismo criminal’, desde siempre. El virus les llegó de regalo para adelantar lo ya programado. En el foro de San Francisco, además de plantearse el problema del ejército de desocupados, también formularon la forma de enfrentarlo. 

Vea también: La pandemia de la desinformación oculta otros ‘virus’


Solución de la élite

Hubo debate para la solución, y así lo expresó Michéa: “Acabó imponiéndose, como la más razonable, la propuesta de Zbigniew Brzezinski con el nombre de tittytainment. Con esta palabra se trata simplemente de definir un coctel de entretenimiento embrutecedor y de alimento suficiente que permitiera mantener de buen humor a la población frustrada del planeta”. Según él, “se puede deducir, con un mínimo margen de error, las formas a priori de toda reforma destinada a reconfigurar el aparato educativo según los únicos intereses políticos y financieros del capital”.     

A su juicio, “es obvio que un sistema de estas características deberá conservar un sector de excelencia, destinado a formar a las distintas élites científicas, técnicas y de gestión al más alto nivel”.  También reveló que esa formación del más alto nivel debe de tener el mínimo de cultura y espíritu crítico. 

Eso es justamente lo que se ha impuesto en la formación de los escolares. ¿Cuánto hace que se suprimió la enseñanza de la filosofía e historia en la educación básica en Colombia? 2 saberes que permitían una mirada crítica de la forma como la clase poderosa y los gobernantes han manejado al país durante décadas. Y con la educación virtual, que dicen que llegó para quedarse, sí que se tendrá una educación ya no de tercera, sino de más bajo nivel. ¡Pero los educandos recibirán diplomas!                 
 
 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net