Inicio / Deportes / AGO 28 2017 / 2 años antes

Con solo 8 años, Sofía Ávila se perfila como una de las grandes del BMX quindiano

Favorito
Con solo 8 años, Sofía Ávila se perfila como una de las grandes del BMX quindiano

Sofía Ávila ganó doble oro de las anteriores válidas del nacional, llevadas a cabo en Bogotá.

Con tan solo 8 años, Sofía Ávila Espitia se perfila como una gran figura del bicicrós en el Quindío, gracias a las participaciones que ha tenido en los mundiales de Medellín, Antioquia, en 2016 y Rock Hill, Estados Unidos, en 2017, así como en el Campeonato Nacional de BMX.


Ha tenido una temporada envidiable. Ocupa el primer lugar de la categoría damas 9 años del nacional de BMX y con los oros obtenidos en las válidas de Bogotá está cerca de su consolidación.

Ella, estudiante del colegio San Luis Rey, practica en la pista del Club Campestre, además es orientada por el estratega Hernán Guarín, quien ha visto en la joven una diamante a pulir. 

En diálogo con LA CRÓNICA, Sofía habló de su amor por el deporte de la velocidad, de sus experiencias en el exterior y en el país.


Vea también: Sofía Ávila y Juan C. Galvis, doble oro por el nacional de BMX


¿Por qué el gusto por el bicicrós?

Empecé a los 4 años montando en una bicicleta pequeña, me caí subiendo el primer morro y eso me afectó. Pero cuando cumplí 6 años y observé una carrera de mi hermano me motivé de nuevo a practicarlo. Me compraron mi bicicleta, mis protectores y mi hermano me regaló unos buzos para entrenar. Me dio susto, pero tras cruzar el primer morro me llené de confianza, sin embargo después me volví a caer y me saqué el aire, pero aquí estoy todavía practicando y me he sentido feliz. Los golpes uno los supera.


¿Tiene apenas 8 años, y ha perdido el miedo por tantas caídas?

Sí, uno supera ciertos momentos, por ejemplo en estos días estaba haciendo un sostenido y me caí. Sufrí algunos raspones en la espalda que dolieron mucho y uno se asusta, y más porque duré más de media hora con el dolor, pero pasó y seguí corriendo como si nada.


¿Cuál fue la reacción de sus papás al verla correr en el BMX?

Siempre me apoyaron. Estuvieron emocionados e ilusionados de que iba a ganar y cuando lo hice se llenaron de mucha felicidad, me animaban mucho.


¿Recuerda cuando ganó la primera válida?

Fue en el Campeonato Nacional de BMX en Ubaté, ya hace dos años. Sentí mucha emoción al igual que mis papás y más porque era mi primera participación en un nacional.


¿Y este año, cómo van las cosas en los nacionales?

Me ha ido muy bien, he ganado muchas paradas, pero también he perdido porque me toca enfrentarme con niños más grandes y con más experiencia, pero este año voy de primera en mi categoría.


¿Qué virtud tiene para mantenerse como líder de la categoría?

Considero que soy buena en los remates y en la meta. En las últimas válidas en Bogotá, donde gané dos medallas de oro, iba de segunda, en el peralte fui con toda la velocidad y en los dos morros de la última recta seguí e hice un golpe de riñón para superar a la rival y llegué de primera.

Vea también: Camila Hernández, la bicicrosista quindiana que ha estado en más mundiales


Faltan pocas carreras para la definición de los títulos, ¿hay nervios en ese sentido?

Sí, sin duda me pone nerviosa, es que en las primera mangas siempre me tiemblan las piernas, pero cuando estamos en la salida y escucho la voz de “listos” me lleno de valor y se me va el temblor de las piernas.


Usted participó en el campeonato mundial en Rock Hill, Estados Unidos, ¿cómo le fue?

 

En la primera manga de eliminación llegué de segunda a la meta, clasifiqué. La misma posición obtuve en la segunda y tercera. Seguían los cuartos de final, empecé la carrera y alcancé el segundo lugar, pero en una de las rectas me sobrepasó una competidora estadounidense y en el último peralte estaba en la mitad, en ese momento la niña de Estados Unidos tumbó a la de Bélgica, ella era muy grande y como estaba cerca me afectó también y quedé fuera. Me sentí muy aburrida, pero ya pasó la amargura.


¿Primera vez en un mundial?

Fue mi segundo mundial, yo estuve el año pasado en Medellín, pero en 2017 fue mi primera experiencia en el exterior. El año pasado llegué a la semifinal. Espero estar en el mundial de Bakú, Azerbaiyán, de 2018.      


¿Dónde estudia?

En el colegio San Luis Rey, curso tercero de primaria y me ha ido bien.


¿Cómo hace para estudiar y entrenar, sin tener algún tipo de problema o impedimento?

Uno se acostumbra, primero voy al colegio y termino mi jornada a las 2:30 p. m. Luego voy a mi casa, almuerzo y me cambio rápido porque llega una ruta que me lleva al Club Campestre donde entreno de 4:00 a 6:00 p. m. Después vuelvo a mi casa y a las 7:30 p. m. hago las tareas y me acuesto a dormir después de las 9:00 p. m.


¿Quién es su entrenador?

Es Gerald Rodríguez, está en el Club Campestre, pero el que se encarga de diseñarme el plan de trabajo es Hernán Guarín, quien está radicado en Barranquilla y recorre muchos países. 


¿Practica otros deportes aparte del BMX o un pasatiempo distinto?

Juego voleibol y me gusta la danza, son actividades que hago cuando no estoy en la bicicleta.

Le puede interesar: Silvana Muñoz, 6 semanas afuera por lesión muscular

¿Cómo ve el bicicrós en el Quindío?

Veo que hay muchos jóvenes que entrenan en las pistas del coliseo del Café y en el Club Campestre, esta última es privada, pero veo que hay muchos que les gusta montar bicicleta y creo que ha crecido este deporte y la región se ha vuelto potencia.


Andrés Felipe Ramos Gámez
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net