Miércoles, 18 Sep,2019
La Salida / FEB 04 2019 / hace 7 meses

Daniel Ramírez elaboró su propio RoboCop

Pretende crear piezas únicas y que además se promueva el turismo de Pijao.

Daniel Ramírez elaboró su propio RoboCop

Durante un poco más de tres meses, Daniel Trujillo Ramírez elaboró el robot de madera.

Daniel Trujillo Ramírez y sus hijos elaboraron su propio robot en Pijao, que más adelante tendrá movimiento y emitirá algunas palabras. 

La idea nació de la película RoboCop 2, de hace más de 20 años, y buscan con el prototipo, poder crear piezas únicas; que además de promover el turismo de la región, también puedan manifestar todas sus ideas y desenvolverse en la artesanía, como les gusta, de la manera más innovadora y única.

Vea también: Carlos Jaramillo hizo balcones especiales para Andrés Pastrana y Marta Lucía Ramírez

¿Qué profesión tiene?

Soy artesano.

¿De dónde nació la idea de realizar los robots?

Empecé a hacer robots en mis tiempos libres hace dos años, utilizando los retales que me quedaban de ebanistería, carpintería y del mismo oficio de las artesanías que elaboro. Mi propósito es en algún momento lograr que se mueva y que interactúe con la gente. 

¿Cuánto tiempo se tardó haciéndolo?

Más o menos tres meses, un mes planeando y haciendo los esquemas y dos meses y medio para construirlo.

Lea también: El médico que le pone el alma a las colecciones de música

¿Cuál fue su fuente de inspiración?

La idea salió de una película que se llama RoboCop 2, hace más o menos 27 años, y hace poco vi las imágenes en internet y me pareció muy interesante y pensé que yo era capaz de hacerlo en madera, entonces empecé a imprimir muchas imágenes y a sacarle el volumen y la escala, quise hacerlo así para que se viera muy real, ahora espero una segunda etapa que tenía pensada para incorporarle un poco de hidráulica, un poco de mecánica, con poleas y engranajes para que adquiera movimiento, pero sin que pierda la esencia de la madera, todos estos dispositivos irían por dentro, y espero tenerlo terminado para dentro de 6 o 7 meses. Quiero además realizar una tercera etapa donde por medio de sensores, logre también pronunciar palabras y eso sería para el próximo año, 2020.

¿Quiénes le han ayudado a la ejecución?

Mis hijos, el más grandecito de ellos está muy interesado y además está aprendiendo de robótica e informática y también de turismo, cuando llegan los visitantes acá a Pijao, ellos son quienes se apersonan del robot. La realización de este prototipo les ha ayudado incluso en el colegio, porque han adquirido una gran capacidad para hablar en público y eso los libera de los miedos que puede producir hacer una exposición.

Le puede interesar: Jesús Orlando Acevedo es el creador de los trajes de chapolera

¿Cómo adquirió los conocimientos en robótica?

Realmente todo fue de manera empírica, a mí me gusta leer por internet, también libros, tengo varios de ellos sobre mecánica, que he conseguido de manera personal para entender un poco. También me asesoro, le pregunto a las personas que vienen y tengo un amigo que tiene una empresa de mantenimiento de maquinas hidráulicas, entonces me ha colaborado. Todo ha sido una experiencia enriquecedora, tanto para mí, como para mis hijos.

¿Hace cuánto es artesano?

Aproximadamente llevo en este arte 10 años, trabajo de manera independiente. Siempre he laborado con artículos decorativos, por lo general con el tema del Paisaje Cultural Cafetero, PCC. Este ha sido mi más grande proyecto.

¿Por qué eligió la madera para sus trabajos?

Vengo de una familia de ebanistas, mi padre lo fue durante 31 años y crecí al lado de él, viéndolo todo el tiempo, así que claramente me fui por este arte. Busqué la manera de independizarme y realizar mis propias piezas y mis propios diseños, porque me encanta innovar y se me ocurren muchas cosas, además, me gusta mucho el dibujo, que me da inspiración.

Recomendado: Mario Sanz llena de color las paredes de Montenegro

¿Qué otro proyecto tiene en mente?

Tengo un proyecto ambicioso, que le comenté a mis hijos, y es hacer la moto del Vengador Fantasma, una chopper americana, en todas las medidas reales, que la gente se pueda subir, pero no conducirla, porque quiero siempre que se conserve la parte artesanal, simplemente se va a mover un poco, pero nada más por exhibición. Tengo también pensada una secuencia de unos animales místicos y abstractos de más o menos 4 a 5 metros de altura con material reciclable y aprovechar esas cosas que la gente bota.


Redacción
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net