Inicio / Ciudad / MAY 15 2020 / 2 meses antes

De la cara a las calles

Favorito

Autor : Lorena Zapata López

De la cara a las calles

La mala disposición de tapabocas y guantes está generando una nueva emergencia.

La secuencia fotográfica que ilustra esta página resume otra problemática a la que ahora se enfrenta el país. En las imágenes tomadas en pleno centro de Armenia se puede ver como un habitante en situación de calle saca de un basurero una bolsa con tapabocas usados, se pone uno y el que traía en su cara lo desecha. 

Luego de que el tapabocas fuera adoptado como una de las más importantes medidas para evitar la transmisión y el contagio de coronavirus, este artículo pasó a ser de primera necesidad y además de lujo. Es difícil conseguirlo en droguerías y por eso su confección y comercialización se convirtió en una oportunidad de negocio para muchas empresas y personas. Hoy, su uso, es obligatorio en lugares de concentración masiva de personas como el transporte público, los supermercados, las empresas, etc. o donde no se pueda conservar un distanciamiento mínimo de un metro y medio. 

Recomendado: 
Tapabocas: cuándo usarlos, cómo y cuáles

El ministerio de Salud y Protección Social en el documento de lineamientos generales de uso de mascarillas, las clasifica en: uso hospitalario —mascarilla quirúrgica convencional y mascarilla de alta eficiencia— y en uso no hospitalario —desechables y reutilizables—.  Los tapabocas de uso general no hospitalario, no se encuentran catalogados como dispositivos médicos y son los empleados por la población en general como prevención de la propagación de la enfermedad. 

Advierte que el fabricante escogerá los materiales que bloqueen de salpicaduras de saliva y permitan la respiración. Además, indica que cada ciudadano es responsable de tomar las medidas de precaución para adquirir y escoger las mascarillas que usará. Con respecto a los tapabocas de tela, recomienda que después de usados se mantengan en una bolsa cerrada hasta el momento de lavarlos.

Entre tanto, La Organización Mundial de la Salud, OMS, tras varias investigaciones, evaluaciones y análisis ha señalado que el tapabocas tiene un efecto positivo y reduce la velocidad de propagación del virus. Sin embargo, advierte que no es suficiente y debe combinarse con otras medidas claves de prevención y control de las infecciones, como la higiene de las manos y el distanciamiento físico. Sobre el uso de guantes de goma o quirúrgicos, el organismo de salud explica que el hecho de llevarlos puestos no impide el contagio, ya que si la persona se toca el rostro  con estos, recibe la contaminación del guante y puede causar la infección.

Rodolfo Rodríguez Gómez, médico epidemiólogo magíster en salud pública y docente universitario, aseguró: “El tapabocas es un elemento tremendamente importante dentro de las medidas de protección de la COVID-19, pero no basta con utilizarlo, hay que hacer un uso correcto o de lo contrario puede ser una fuente de contagio”.

Habló sobre la mascarilla indicada. “Generalmente tiene una parte impermeable de color —que va al exterior— y una parte blanca que está constituida por un material que absorbe la humedad —va al interior—, contiene una banda de metal pequeña que debe ajustarse al dorso de la nariz y se debe colocar de los elásticos, no sin antes hacer un buen lavado de manos con agua y jabón. Tratar de no tocar el tapabocas mientras se lleve puesto, igualmente, al retirarlo se hace de los elásticos tratando de proteger boca y nariz y se debe desechar de manera inmediata, lo ideal es no reutilizarlo”.

De su interés: Obligan el uso de tapabocas en más situaciones

Sobre los guantes, afirmó: “Están recomendados bajo algunas circunstancias muy específicas y para la atención de los pacientes o en entornos clínicos. Un uso incorrecto puede generar contaminación cruzada porque la gente al tenerlos tiende a creer que no necesita la higiene de las manos porque se siente confiada y lo que hace es contaminar más las cosas a su alrededor, después manipulan esas cosas con las manos sin guantes, se tocan la cara y ahí es donde se produce el contagio que se da a través de las mucosas de boca, nariz y ojos”.

“Cada medida de bioseguridad acompaña a otra para que pueda hacerse un uso completo de las normas. Por eso la importancia del lavado frecuente de manos, especialmente si vamos a salir”, concluyó.  

Además del mal uso del tapabocas, que algunos llevan sin cubrir la nariz o la boca, sobre el cuello o la nuca, e incluso en la cabeza, el uso masivo de estos artículos está provocando ya otra alarma ambiental y es por la mala disposición que se hace de los mismos. Después de usados, mascarillas y guantes están siendo arrojados en la vía pública o en los pequeños basureros sin ninguna norma de seguridad. Por eso, ya es normal encontrar estas piezas de tela en calles, andenes, jardines, ríos, obstruyendo alcantarillas e incluso ya están llegando al mar.

La principal recomendación es desechar guantes y tapabocas en bolsas negras y no dejarlas expuestas en la vía pública, ni en los pequeños basureros a los que las personas en situación de calle o animales pueden acceder con facilidad y dejarlos esparcidos aumentando el riesgo de contaminación biológica y ambiental.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net