Lunes, 20 Ene,2020
Al descubierto / DIC 13 2019 / hace 1 mes

De ver el suicidio como opción, pasó a contar historias para “dar la mano”

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

De ver el suicidio como opción, pasó a contar historias para “dar la mano”

Uno de los referentes de Óscar Prada Gil fue Rafael Pombo con sus cuentos infantiles y poesías.

 Actualmente lleva charlas a colegios y entidades del Estado con el propósito de dar a conocer su obra y de motivar a las personas a cumplir sus metas.

 

'Cuenta una historia... Enciende una vida' es el nuevo libro que lanzó el 1 de agosto el joven escritor quindiano Óscar Prada Gil. Confiesa que desde pequeño quedó atrapado en las lecturas que le hacían sus padres mientras vivían en una humilde casa en la que no tenían ni radio ni televisor.  Su manuscrito, de 100 páginas, está lleno de moralejas que tocan el corazón. Actualmente lleva charlas a colegios y entidades del Estado con el propósito de dar a conocer su obra y de motivar a las personas a cumplir sus metas. 


¿De qué habla en su nuevo libro? 

Surge porque durante la niñez descubrí que los libros tenían ese poder de hacernos volar la imaginación y producir en nosotros convicciones, ya sea para bien o para mal. Hubo otra escena en mi adolescencia en la que estaba en una situación económica difícil y tenía muchos conflictos internos que me hacían pensar en la opción del suicidio, pero alguien llegó y me contó un relato que me cambió la forma de pensar y de ver la vida. Entonces me sentí en deuda porque así como ese alguien me había ayudado, quería también darle la mano a muchas personas contando historias. 

Recomendado: Arepa el culebrero volverá a Sábados Felices

¿Los relatos del libro son basados en hechos reales o también poseen ficción? 

Hay algunas historias que son reales y las escribí con la autorización de las personas que me las compartieron. Pero su mayor contenido son historias de vida que aprendí y las convertí en relatos. Algunas son fábulas, otras de historias de personas y de situaciones, pero son fruto de la imaginación, tratando de convertir alguna lección de vida en una historia que impacte la mente de la gente. 

¿Entiendo que su formación fue más por el lado financiero que literario? 

Por la situación económica no podía hacer universidad, entonces empecé haciendo un técnico en recursos humanos en el Sena y gracias a eso trabajé y quise profesionalizarme. Estudié administración pública en la Esap, la universidad del Estado. Luego, por el trabajo que tenía en una entidad financiera, empecé a cursar una especialización en gerencia de finanzas y lo último que terminé fue una tecnología en producción multimedia. 

¿De dónde le surge entonces su amor por la escritura? 

Como lo comento en el libro, la escritura surgió en mí porque desde chico leía mucho, ya que en la casa no había televisor, pero mi mamá se encargó de tener una buena biblioteca, entonces desde ahí me surgió la facilidad para escribir.

Recomendado: La navidad es un duelo para muchos

Regálele a los lectores un fragmento de uno de esos relatos de su nuevo libro para que se antojen de leerlo. 

El primero se llama El amor detrás de un bastón. Se trata de un fabricante de telas que lo reconocían más por el aspecto físico que tenía que por la capacidad empresarial. Era muy delgado y se mantenía encorvado y siempre andaba con un bastón. El hombre salió de la ciudad a hacer negocios con un proveedor y después de que pactó un trato con él y de visitar su casa quedó complacido con la negociación, pero sobre todo porque pudo conocer a su hija, una bella universitaria. Sin embargo, la chica no disimuló su rechazo, que fue evidente cuando lo vio por primera vez. 

Pero el hombre antes de partir a su ciudad se acercó a ella con el propósito de cambiarle esa primera impresión y le preguntó que si había alguna historia detrás de la belleza que tenía. Ella le respondió que no, ¿qué historia podía haber detrás de la genética?  Pero el hombre le dijo que sí tenía una historia detrás de su aspecto, que hacía cinco años vivía con su esposa, que era tan bella como ella. Pero que cierto día, cuando tomaban el café, por una razón desconocida, su esposa no pudo sostener la taza. Esa misma noche su mujer perdió la movilidad en las piernas y cuando le hicieron el diagnóstico descubrieron que tenia atrofia muscular espinal, una enfermedad que ataca las neuronas motoras. 

Fueron dos años de tortura en los que perdió su movilidad de la cabeza hasta los pies. El hombre se fue a la quiebra en los negocios porque todo el tiempo lo invirtió en la esperanza de verla recuperada. Así que ya no tenía mucho dinero, pero eso no le importaba. Él no admitió enfermeras, siempre estuvo al cuidado de ella y eso le provocó problemas de la columna por cargarla.

El personaje reveló que una noche, mientras le daba un beso, la enfermedad le detuvo la respiración y le dijo al final a la chica: “Han sido cinco años desde entonces y aunque me recuperé económicamente, no he podido encontrar a quien amar con tanta fuerza”. La mujer lo escuchó atenta sin poder contener las lágrimas y algo le cambió su corazón. 

Ahora miraba el aspecto de aquel hombre con admiración. La joven, que aquella noche le dio un largo abrazo, más tarde se convirtió en su esposa. 

Con esta historia buscamos decirle a la gente que no podemos basarnos en la apariencia porque engaña. Detrás de un bastón, de una apariencia desagradable, puede haber una gran historia. 

Héctor Javier Barrera Palacio
LA CRÓNICA 

Temas Relacionados: La Salida Noticias de hoy sociales

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net