Inicio / Cultura / JUN 29 2020 / 1 mes antes

¿Debo acudir a una partera o me dirijo al centro médico?

Favorito

Autor : Valeria Urán Sierra

¿Debo acudir a una partera o me dirijo al centro médico?

Ilustración: Carolina Jiménez

Primera entrega de la serie Mujeres, hablemos de maternidad.

Una de las médicas me revisó en consulta, lo que ella manifestó cuando me hizo el tacto, era que el parto podía demorarse unos 8 días, porque no había empezado a dilatar y la cabeza estaba muy alta. […] nos regresamos a la casa […] finalizando la mañana de ese día […] le dije al papá de mis hijos, vámonos. Cuando llego a la puerta de mi casa, siento la cabeza de mi bebé entre las piernas […]. Recuerdo que cuando nació mi primer hijo, vi cómo una mujer tuvo que parir a su bebé que ya estaba muerto, no sé si había otra posibilidad, pero me pareció tan cruel”. Martha Lucía Marín Armenia, Quindío—.

“Durante todo mi embarazo estuve acompañada de una partera. Ella me hacía masajes cuando tenía fuertes dolores, me recetaba bebidas y baños. Cuando faltaba poco para dar a luz, debía decidir si lo tendría con ella o en un centro médico. Finalmente lo tuve en una clínica, porque la empresa para la que trabaja, pagaba un buen seguro médico a sus empleados. Pero debo reconocer que su apoyo y cuidado fueron fundamentales para el éxito de mi embarazo”. María Patricia Sierra Pijao, Quindío

Desde el 2017 en Colombia, se ha intensificado la discusión acerca del derecho de las madres a recibir atención de calidad y respetuosa en los centros de salud, que se reconozcan y acepten sus decisiones a la hora de dar a luz y se les brinde un parto más humano. La nutricionista y doula Diana Carolina Londoño comprende la humanización del parto como “un asunto en el que volvamos a creer en lo natural de un proceso y en la necesidad que tiene una mujer de ser acompañada afectivamente en ese momento. Estar dispuestos a acompañar, porque usted no atiende, usted acompaña a una mujer que fisiológicamente es capaz de realizar su proceso”.  Ser doula es un oficio que “ofrece a la mujer un apoyo físico y emocional, basado en medidas de confort para transitar todo el trabajo de parto e información respecto a su proceso”.

En 2017 fue radicado el proyecto de Ley No. 063 por la exrepresentante a la Cámara Clara Leticia Rojas, y fue aceptado en segunda instancia por la exposición del representante Jairo Cristancho, y luego fue llevado a plenaria. En caso de convertirse en ley, dicho proyecto garantizaría “los derechos de madres: a vivir el trabajo de parto, parto y posparto con libertad de decisión, consciencia y respeto”. Tras los cuestionamientos a las practicas del sistema de salud, el Ministerio encargado por medio de la Resolución 3280 de 2018, buscó la aplicación de la Ruta Integral de Atención para la Promoción y Mantenimiento de la Salud y […] para la Población Materno Perinatal, para así disminuir los índices de morbimortalidad muerte y garantizar una mejor atención a las madres gestantes y parturientas.

También en 2018, el Dane, en su boletín Epidemiológico explicó que la tasa de morbimortalidad perinatal y neonatal para el 2017 fue de 14,8 muertos por 1.000 nacidos vivos. Entre 2008 y 2017 las entidades médicas registraron entre 128 y 204 casos semanales, y 8.453 anuales. La insatisfacción de las necesidades básicas y el alto índice de pobreza registrados en algunos centros de salud son las principales causas de dicho fenómeno. Lo anterior, evidencia el abandono del Estado de la salud pública de las mujeres gestantes en Colombia “aumentando las barreras de acceso a los servicios de atención perinatal, del parto y el recién nacido” Dane, 2018. En 2019, también se identificó que otras de las razones son la demora y la calidad en la atención, y que “no se oferta la consulta preconcepcional y el […] seguimiento al acceso efectivo” Dane, 2019.

“No todos los pacientes en este sistema de salud pueden tener acceso a un buen procedimiento […] todas mis valoraciones fueron realizadas por una perinatóloga y un ginecólogo, y gracias a eso, pudimos estar muy seguros durante el embarazo. […] Se lo digo incluso a mis pacientes, que tristemente uno puede recibir mejor atención al contar con una medicina prepagada, porque todos los partos deberían de ser de esa forma, y no excluyentes”, afirmó Marcela Guapacha, medica general y madre de un bebé de 15 meses. Infortunadamente, La calidad en la atención está condicionada por factores socioeconómicos.   

Lea también: 
“Me imagino que así no gritaba cuando se lo estaban haciendo”

En Colombia aún existen departamentos cuyas condiciones geográficas y topográficas no permiten recibir un servicio de calidad. La comunidad, entonces, debe acudir a sus prácticas ancestrales y culturales, a mujeres y en algunos casos a hombres, que conocen bien las maniobras de la partería, de bebidas y ungüentos naturales para calmar el dolor, y masajes para “acomodar bien” al feto, hasta que llegue el momento del alumbramiento. Las parteras han sido, y son, las que comparten y viven el nacimiento con la madre, y por ello son reconocidas como matronas o madrinas. En Vichada, Guainía, Amazonia, Chocó y Bolívar, esta ha sido la mejor forma para venir al mundo y para que las madres encuentren apoyo, seguridad y respeto. En 2019, la OMS consideró que la labor de las parteras ayuda a reducir la mortalidad en los recién nacidos, especialmente en los países con ingresos bajos y medianos: “la continuidad de la atención supervisada por parteras puede reducir los partos prematuros hasta un 24%”. 

Sin embargo, algunos profesionales de la salud consideran que es poco recomendable dar a luz en casa y se debe buscar siempre la manera de acceder a un centro médico. La ginecóloga y obstetricia Nancy Viviana Arturo, madre de una bebé de 10 meses, si bien reconoce la labor de las parteras, señala que sólo se debe acudir a ellas para el “acompañamiento inicial, el seguimiento del trabajo de parto y luego deben permitir el traslado de las pacientes [porque] tú no puedes prever en un parto atendido en casa que un bebé al nacer no logre adaptarse al medio adecuadamente. […] Para eso hay que poner medicamentos, […] con cierto conocimiento médico y en un centro de salud, porque si las primeras medidas no funcionan, toca ir a otro nivel”.

Desde que en 2017 Colombia reconoció la partería como Patrimonio Inmaterial Nacional, se han empezado a valorar sus aportes a la obstetricia y su intento por brindar apoyo respetuoso y cálido a la madre. Para Tatiana Romo Reyes, partera intercultural de la Fundación Mujeres Bachué, del Quindío, apoyar a una mujer durante todo su proceso de gestación y parto no es un asunto de sólo prepararla para pujar: “es muy importante que las mujeres se sientan cómodas y seguras en este momento tan especial, que es parir a la humanidad […] se acompañan todas las decisiones de la mamá y de la familia. Hacemos que este espacio sea […] seguro, en donde puedan tomar sus propias decisiones y donde la mujer se sienta plena para el momento del alumbramiento”.

Actualmente, en varias zonas del país como Caldas y Antioquia, las madres no sólo acuden al médico o la partera en búsqueda de apoyo, sino también a las doulas. Según la doula Diana Carolina Londoño, su labor consiste específicamente en “enseñarles a que reconozcan la fisiología de la gestación y el trabajo de parto, cómo funciona, qué ejercicios pueden hacer para preparar su piso pélvico […] nutrición, yoga, pilates […] Si la mujer recurre al centro de salud, le enseñamos a empoderarse de su proceso, confiar en su cuerpo, del trabajo de parto que hace junto a su bebé, porque es un trabajo conjunto. Y si recurre al parto en casa es porque confía en otra mujer, como su principal apoyo y el miedo no la gobierna”.

Para la partera Romo, el trabajo junto a la doula y la madre es vital, así como el acompañamiento que “se hace mientras las madres se hacen todos sus exámenes, las ecografías, los controles. Porque creemos que es necesario también esta parte que aporta la ciencia, desde lo occidental”. La pareja y la familia deben prepararse para la llegada de una nueva vida, y para ello  “en toda esta práctica hay que tomarse el tiempo de escuchar al otro, de escucharlos, sentarnos a conversar, poder ahondar en cómo se sienten […] Y a partir de esa lectura que hacemos de la persona, decidimos que planta se usará en la bebida o un masaje particular para que fluyan libremente sus emociones. A toda la familia se le hacen varias recomendaciones, todo con el fin de que cuando llegue el momento del alumbramiento todo esté claro”.

Yo, usted, él y ella, entre las mil diferencias existentes, estamos unidos por dos acontecimientos: el parto y la muerte. En consecuencia, el cuidado y la dignidad que se le brinde a la mujer durante su alumbramiento revelan el tipo de valores que construyen cada sociedad. “Toda la humanidad ha tenido que pasar por ahí, las mujeres han parido a la humanidad, bien sea por parto natural o cesárea”. Tatiana Romo Reyes. Mujeres Bachué Filandia, Quindío.
 

 


Temas Relacionados: Quindío parteras Salud Nacimientos Partos

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net