Inicio / Deportes / JUL 07 2020 / 3 semanas antes

Dueños de gimnasios al borde de la quiebra; piden luz verde para abrir

Favorito

Autor : Andrés Felipe Ramos Gámez

Dueños de gimnasios al borde de la quiebra; piden luz verde para abrir

En Quindío existen 80 gimnasios, que hace 4 meses no funcionan. Algunos ya cerraron sus puertas definitivamente.

Han cumplido casi 4 meses con las puertas cerradas al público y sus pérdidas son cercanas a los $40.000.000.

Mientras se espera una modificación en el decreto nacional que les autorice abrir las puertas al público de una manera regulada, representantes de los gimnasios en la región luchan día a día para sobrevivir.

Se van a cumplir 4 meses del cierre de sus establecimientos por la emergencia de la COVID-19 y varios de estos actores consultados por LA CRÓNICA desconocen cuándo tendrán el sí de parte de los entes gubernamentales, por lo que la preocupación es constante al pensar en el futuro cercano.

Y es que el gran obstáculo que se les ha presentado a lo propietarios de estos lugares es que no tienen recursos para pagar el arrendamiento, por lo que varios han llegado a la conclusión de clausurar definitivamente sus servicios, sobre todo los de menor capacidad.

Han buscado de manera constante el apoyo de las alcaldías y la gobernación, luego de que muchos de ellos se han reunido y trabajado conjuntamente en la construcción de los protocolos de bioseguridad para poder abrir.

En Quindío son 80 los gimnasios —grandes y pequeños—, aunque no hay una cifra exacta de cuántos ya no volverán a operar, por ello la voz reiterativa de que tengan la autorización para volver a funcionar como ha pasado en otros sectores comerciales y sociales.


Cierre por no pago de arriendo

Alejandro Tapias, uno de los propietarios que ha motivado la conformación de una asociación de gimnasios, a partir de la crisis por la pandemia, reveló que algunos establecimientos han desaparecido en estos meses de cierre.

Varios han tenido que recoger sus máquinas porque no han podido conseguir lo suficiente para pagar el arrendamiento. Otros debieron alquilar sus herramientas pero eso no representa el valor real que tienen”, expresó Tapias, propietario de Élite Gym que apenas llevaba 40 días de funcionamiento cuando se dio el aislamiento por el coronavirus.

Reconoció que aparte de los arriendos, también deben pagar la nómina de trabajadores, que en su mayoría son entrenadores.

César Rodríguez, propietario de César Gym, reconoció que no tiene ni cómo reinventarse por la situación: “No hemos contado con apoyo estatal y algunos tuvimos que suspender contratos. El decreto que sacó el ministerio de Vivienda para los arrendamientos ya cumplió su función y de nuevo hay que pagar el canon completo de alquiler. En un principio había llegado a un acuerdo con mi arrendatario, pero de nuevo se normalizó el pago de la renta”.

Agregó que incluso será crítica la situación cuando vuelva a abrir porque no va a poder contar con muchas personas en sus instalaciones por seguridad, lo que demorará aún más la recuperación económica.

Incluso muchos han optado por abrir de manera ilegal: “Nosotros estamos en la tarea de esperar, pero algunos por la crisis se han visto obligados a abrir contra la ley, como se dice, han tenido que piratear”.


Industria fitness

Iván Moreno, del Gimnasio Biomecánica de Calarcá, manifestó que la crisis ha afectado no solo a orientadores o instructores, sino a la industria fitness en general.

Somos una industria que no solo comprende adiestradores y dueños de gimnasios, sino que hay nutricionistas, terapeutas e influenciadores. Son muchas ramas las que se tratan y por ellos estamos a la espera de una modificación del decreto nacional que nos autorice trabajar”.

Agregó que muchas economías están produciendo mientras ellos están con las puertas cerradas: “Nosotros no somos un problema, sino una solución. Los gimnasios tienen protocolos de bioseguridad listos para ser aplicados, lo que pasa es que muchas administraciones no se han tomado la molestia de visitar estos centros de entrenamiento y ver que están en condición de trabajar”. 


Las pérdidas económicas

Las pérdidas que han tenido estos establecimientos están entre los $12.000.000 y $40.000.000 mensuales.

“Mis pérdidas son aproximadamente $12.000.000 mensuales, se han adquirido deudas a partir del cierre. Me he podido sostener con algunas ventas de suplementos y la ayuda de mi familia”, resaltó Tapias.

Iván Moreno sostuvo que en 4 meses se dejaron de recibir alrededor de $20.000.000: “Nuestro establecimiento es pequeño en comparación con otros, dejamos de percibir ese dinero con el que se debe atender la nómina, es un momento complicado”.

Ha podido mantenerse a través del fitness: “La mayoría de nosotros hemos llegado al público a través de las redes sociales. La actividad física es dirigida por personas que saben del asunto, confiables para no generar problemas. Hemos recurrido a diferentes ramas del fitness para sobrevivir”.

César Rodríguez resaltó que su déficit está por los $40.000.000: “Aun así debemos pagar arriendo para mantener nuestros equipos en la bodega”

Leer también: Entrenadores de tenis piden que los dejen trabajar


Apartes del protocolo

Los gimnasios, como infraestructuras para el deporte y la salud, antes de la presencia de la COVID-19 debían cumplir con unos requisitos para funcionar.

Era obligatoria la utilización de alcohol para limpiar las máquinas, el hipoclorito para la limpieza del piso. Incluso ya tenemos un protocolo listo que le vamos a presentar a la alcaldía. Se incluye el manejo de los termómetros, el tapete para la suela de zapatos, toda la señalización, el distanciamiento y demarcación del gimnasio”, dijo Alejandro Tapias.

A la vez se le exigía a la persona contar con una toalla para limpiar antes y después de utilizar los elementos para el ejercicio, por higiene, así como hidratarse.

Iván Moreno indicó que dentro de los requerimientos de seguridad también se debe hablar de la cantidad de público: “Le llamamos el aforo, y dentro de los protocolos lo bajamos al 30% porque somos conscientes de que debemos manejar un espacio apropiado entre persona y persona, de acuerdo con los últimos estudios de la Organización Mundial de la Salud”.

Agregó que son promotores de la salud, que entienden del tema: “Nosotros mismos decidimos bajar la cantidad de público, por ejemplo, de un lugar que recibía 50 personas entonces se va a reducir a un máximo de 15 ciudadanos, podemos manejar esa situación. Estamos listos para arrancar, pero necesitamos la autorización nacional”.

Aparte de ello, los gimnasios son considerados alternativas para la salud en materia física y mental: “No lo decimos nosotros, sino los estudios. Si hay una manera de fortalecernos en estos tiempos de pandemia es mejorar el sistema inmunológico, para eso estamos los gimnasios”.


Temas Relacionados: Gimnasios Entrenamiento Armenia Quindío

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net