Viernes, 16 Nov,2018

La Salida / SEP 10 2018 / Hace 2 Meses

Ecocidio, una obra que va del verde al oscuro panorama de la megaminería

El artista plástico bogotano Juan Carlos Suárez vive desde los cinco años en el Quindío, territorio que lo inspiró en su trabajo.  

Ecocidio, una obra que va del verde al oscuro panorama de la megaminería

Juan Carlos Suárez, ganador del gran premio Bienal a las Artes Casa Grau, con Ecocidio.

El bogotano Juan Carlos Suárez es artista plástico desde hace 20 años, proceso en el que ha pasado por caricatura, ha dado clases a principiantes y a personas adultas que ven el arte como una terapia. Inspirado en los paisajes del Quindío, inició su obra con lo bello del entorno, pero hoy en día este mismo panorama en riesgo lo llevó a pronunciarse, a través de sus cuadros, declaración que le otorgó el mérito de ganarse un importante premio recientemente.

¿Cómo llegó al Quindío?

Casualidades de la vida, mi mamá me trajo una vez a pasear y pues no me amañé porque yo estaba muy chiquito. Sin embargó, me dejaron acá con mis tíos porque mi mamá viajaba y terminé amañándome y desde eso estoy acá.

¿Cuándo llega el primer contacto con el arte?

El primer contacto fue desde muy pequeño, desde la escuela ya dibujaba mucho. Comencé a ganar concursos allí, en el colegio también y esto despertó mi interés. En grado 10 me entró la rebeldía y no quería estudiar más, me quería dedicar a pintar. Inicié en varias instituciones como en el círculo de periodistas y Cendas haciendo cursitos, ya habrieron Bellas Artes y fui de los primeros, pero duré solo ocho días. 

Gané una beca para formarme con Mario García, el dueño del Taller 2 en Calarcá, gran conocedor de la caricatura. Esto se hizo gracias al fondo mixto que patrocinó la beca, que era durante tres años, en ese tiempo aprendí muchas técnicas de importantes maestros de Colombia. Acrílico, óleo y acuarela se fueron sumando a mis conocimientos artísticos.

Actualmente es conocido por una técnica encaminada al paisaje, ¿cómo llega esta inclinación?

El paisaje llega por la misma región. El Quindío tiene mucho potencial en el área y empecé a dibujar. En mis inicios estuvo presente la caricatura y la aerografía.

¿De dónde cree que nació esa pasión por el arte?

Desde pequeño me surgió el gusto, es algo innato, no heredado, pero en la región que vivo es imperdonable no pintarla. Es maravilloso ver tanto verde, hay unas gamas de color increíbles, yo que lo observo mucho, he podido descubrir más de 30 verdes en un solo pedazo del paisaje.

¿Se siente inspirado por todo el verde de la región?

Claro que sí, me inspira.

Se encuentra realizando una nueva serie donde ese paisaje que tanto lo inspira deja de tener los elementos naturales para verse invadido por componentes artificiales, ¿de qué se trata?

La nueva serie en la que estoy trabajando se llama ecocidio, porqué este nombre, porque estamos acabando con la naturaleza, la parte bonita del paisaje, las aves la fauna, toda la diversidad. Es imposible no ver lo que está pasando no solo en la región, sino en el país y otras naciones, debido a la deforestación, minería y cambio climático. Éxodos masivos de personas que están sacando de sus territorios, por ejemplo, los indígenas, para poder extraer metales de la tierra.    

Dicha situación me ha tocado mucho el corazón y he querido empezar a hacer una serie que llega a manera de protesta muda, que haré solo con imágenes que he recogido durante todo este tiempo y he visto en noticieros en vivo, me ha tocado el alma y quiero plasmarla en el lienzo, a manera de imágenes globales.  Todo lo que he recopilado en la mente para sacarlas al mundo y todas las personas vean y sientan lo que le está pasando al planeta y que las entidades no están haciendo nada, la avaricia va a acabar con la Tierra y no estamos haciendo nada. Quiero poner mi grano de arena a través del arte.

Precisamente con Ecocidio acaba de ganar el primer lugar de la 3ra Bienal a las Artes Casa Museo Grau, ¿cuéntenos un poco al respecto?

Participé a principios de este año en la 3ra bienal, es la primera vez que concurso y traje el premio para el Quindío, lo que me da mucho ánimo para seguir avanzando en la serie que estoy haciendo. Creo que tocó corazones en Bogotá y allí se quedó la obra y espero que siga causando ese efecto. Estoy muy motivado para continuar con la serie, que tendrá alrededor de 20 obras hablando sobre el problema actual.

Sus obras han traspasado fronteras, ¿hasta dónde han llegado?

Sí, el año pasado estuve exponiendo en Trinidad y Tobago en Horizon Galery, donde tuve cerca de 30 abras y este año me hicieron una invitación para participar en Miami, en una feria que se llama Art Basel, pero ya como estamos tan encima del tiempo no alcanzo a terminar, pero para el año entrante, si Dios quiere, para diciembre sí estaré allí con este trabajo.

¿Cuál es ese trabajo que le gustaría crear?

Uno siempre que empieza una obra le gustaría que fuera la mejor de todas y resulta que cuando se termina no es lo que uno esperaba, pero la idea es seguir trabajando muy duro, más que todo tocando corazones, ya la obra es un poco más madura, más seria, ya no estoy pintando la parte bonita, la estética, sino la problemática, ya tiene un contenido, es más conceptual, dejó de ser básica. Una obra minimalista por decirlo así, con imágenes muy contundentes.

¿Se imagina los últimos días de su vida trabajando como pintor?

Total, uno como artistas debe dar la última pincelada a puertas de morir.  Un artista nunca llega a su tope, siempre está aprendiendo cosas nuevas, es llegar hasta donde Dios nos permita.

Un consejo para los artistas.

Que no cojan el arte de fin de semana, hay que ser muy disciplinados.


Lily Dayana Restrepo
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net