Miércoles, 19 Sep,2018

En profundidad / MAR 18 2018 / Hace 6 Meses

Efrén Fernández Varón, el creador del “arte tierra”

La restauración del barranquismo es necesaria e imperiosa, pues es reconocido como referente identificatorio de la cultura artística del Quindío.

Efrén Fernández Varón, el creador del “arte tierra”

Cada región de Colombia posee un patrimonio artístico de singular belleza, representado en esculturas, murales, bustos y estatuas que también son llamados en su conjunto como el arte público. En el Quindío uno de los más destacados exponentes del arte que engalana los espacios de la cotidianidad no es ni siquiera un artista clásico o académico. Es más bien un autodidacto que ha creado su realidad monumental, aprovechando los barrancos de la geografía quindiana. Por esa razón, las obras escultóricas suyas llevan el nombre de “barranquismo”.

Se llama Efrén Fernández Varón y en 2018 cumple 80 años de existencia. Sus obras sólo se encuentran en esta parte de Colombia y reflejan el espíritu tesonero del artífice que ha tenido que vivir en medio de las adversidades. La elaboración de sus murales es dispendiosa y sale del modelo empleado por cualquier artista de su talla. En los barrancos fue moldeando, primero, un ideal de mural, que luego fue esculpiendo, retirando trozos de tierra del barranco, hasta lograr figuras, entre fantásticas y reales, así como flora, fauna y costumbres que se refieren a la quindianidad, pero también al paisaje cafetero y campesino.

Recomendado: La ruta cultural de Montenegro

Por el éxito alcanzado, gracias a su empeño, por no someter al olvido esta obra tan única y llamativa y por rendir tributo en vida a quien ideó esta maravillosa creación artística, el Parque de la Familia de Montenegro ha determinado rendirle un sencillo homenaje a don Efrén Fernández Varón, en su sede municipal y recreativa del municipio de esa localidad. Allí, en medio de las atracciones del Parque, los directivos de ese lugar de esparcimiento y de contenidos científicos y culturales, destacarán tal vez la obra mejor conservada del barranquismo. Fue creada para hacer homenaje a la familia quindiana. La Sociedad de Mejoras Públicas de Montenegro desea poner de relieve el conjunto general de este barranquismo, uno de los últimos trabajos de Efrén Fernández. Es el único del Quindío que no presenta los efectos devastadores del tiempo y el clima, pues la mayoría de estos murales del barranquismo presentan alto grado de deterioro y otros han desaparecido pese a que el maestro Fernández ha sido cuidadoso en la afirmación de sus esculturas, mediante la utilización del cemento. El terremoto de enero de 1999 destruyó gran parte de las figuras artísticas. Su restauración es necesaria e imperiosa, pues las obras del barranquismo son reconocidas por los habitantes como importantes referentes identificatorios de la cultura artística del Quindío y engalanan con sobriedad los espacios públicos como que son un invaluable patrimonio, constituido como el arte popular de la tierra.
 

Las obras

Estas son las obras del barranquismo que los quindianos hemos recibido como legado artístico del maestro Fernández:

1976: “La Creación” - Talleres de EPA, Armenia, ya desaparecida
1977: “La Vaca de Ilca” – Urbanización María Cristina, Armenia, desaparecida.
1978: “Estanques mágicos” – Mesón del Caminante, Circasia, ya desaparecida.
1979: “Diálogos del Pensamiento” – Urbanización María Cristina, Armenia, actualmente en restauración.
1980: “Raza” – Barranco de la antigua estación del Ferrocarril, Armenia, deteriorada.
1981: “Flora 81” – Instituto Técnico, Montenegro. (aceptable)
1982: “Paisaje Precolombino” - – Instituto Técnico, Montenegro. (aceptable)
1983: “La Madre, su hijo y los niños” – Galería Sardinitos  ICBF, Armenia.
1984: “Los Fundadores” – Vía de acceso Calarcá – Armenia, ya desaparecida.
1985: “Alegoría a la Adiela” – Urbanización La Adiela, Armenia.
1986: “La fuerza y el Cacique Calarcá”, Calarcá.
1987: “Alegoría al agua” – Tanques de tratamiento de EPA  Armenia, actualmente en evidente deterioro.
1988: “Escultura Quimbaya” – Parque Los Aborígenes, Armenia.
1989: “Leyendas del Caminante” – Salida de Armenia a Calarcá
1990: “Alegoría a la Guadua” – Frente al colegio Inem Armenia. (desaparecida).
1991: “Centenario de la Policía Nacional” – Urbanización María Cristina Armenia.
1995: “Alto de las Guacas” – Parque de la Cultura Cafetera Montenegro.

El barranquismo del Parque de la Familia de Montenegro es su última realización artística y esculpido en 1996, convirtiéndose así en el mayor testimonio de su obra. Tiene todos los componentes de una escenografía del cotidiano y se ha convertido en el mejor gráfico de su memoria. Será el legado más expedito de la montenegrinidad.


Roberto Restrepo Ramírez
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net