Inicio / Al descubierto / DIC 09 2019 / 7 meses antes

El artista que se inspira en el pasado

Favorito
El artista que se inspira en el pasado

José Raúl Mendoza crea obras que producen asombro y admiración.

José Raúl Mendoza fue el pintor del recién inaugurado mural en el paso nacional.

 

El pintor José Raúl Mendoza, de 56 años, se demoró tres meses en construir, a punta de acrílicos especiales, el mural del paso nacional en Montenegro, inaugurado junto con esa obra el pasado 26 de noviembre, cuando vino el presidente de la República, Iván Duque. La bautizó como ‘El legado indígena’, que fusiona parte de esa historia ancestral con la naturaleza que rodea el entorno montenegrino. Sus obras producen asombro y admiración. 

Recomendado: 
Chef de Montenegro, premiado en Dubái

¿Cuál fue su intención con lo dibujado en el mural del paso nacional en Montenegro? 
Lo que hay allí plasmado es un pictograma. Me basé en unos petroglifos que hay en Montenegro, que empiezan de sur a norte, y quieren decir que lo que grabaron ellos —los indígenas— en esa piedra lo volví figurativo. Ahí hay unos cuatro animalitos que son de la red trópica. Tenemos uno muy especial, que es el camaleón, existe todavía en Montenegro, aunque es bastante escaso. Este camaleón está en el petroglifo que se encuentra entre Montenegro y Quimbaya, en la vereda Pueblo Rico. También está el mono aullador, que lo plasmó también el indígena, la iguana y la ardilla. Estos animalitos son aspersores de semillas, con lo cual lograron marcar una diferencia en ese municipio, de cuya historia se habla de que fue un lugar muy poblado, de árboles muy grandes, de allí el nombre de Montenegro, que alude a un monte demasiado oscuro. Los indígenas nos dejaron esa parte y en el pictograma, o sea en mural se ven unos árboles muy frondosos que forman un bosque. Luego viene la parte prehispánica, cuando los españoles poblaron esta región y los indígenas dejaron otro petroglifo en el que plasmaron los tres estados de gestación de la mujer. 

Por eso hicimos una indígena que está en los primeros tres meses de embarazo, por eso ella señala hacia allá, indicando que en los seis meses posteriores va a ir a dar a ese lugar. Está el feto, el embrión y el alumbramiento, ahí está muy claro lo que ellos describieron en esa piedra. Ese petroglifo existe también por los lados del río Espejo en Montenegro. Luego viene el cacique Tucurrumbí, que fue muy famoso en esta región y cuyo legado fue mucho oro y piezas precolombinas en ese mismo mineral muy bonitas, hay están plasmadas. El título de la obra fue ‘Legado indígena’. Es una fusión de toda esa parte histórica. 

¿Qué otros elementos tiene su mural? 
Al fondo tiene la otra parte, que es flora y fauna. Son unas flores muy típicas de ahí de Montenegro, que son unas musafías en forma de piña, muy bonitas. Y la fauna, unos pájaros muy hermosos, que son de la región. 

¿Alguien le ayudó para pintar el mural o lo hizo solo? 
Contraté a un hermano y a un muchacho de Montenegro. 

Vea otra salida: Un ángel que vive para servir a los enfermos de cáncer

¿Quién es José Raúl Mendoza? 
Soy empírico como pintor, pero demostré mis habilidades artísticas y me gané la tarjeta profesional. Hace muchos años estuve en el estado Mérida de Venezuela y homologué para la tarjeta profesional y el ministerio de Educación Nacional me la avaló. También tengo una investigación sobre la aritmética prehispánica, que era la forma como nuestros aborígenes manejaban la matemática pura, era didáctica y de mucho raciocinio.  Sobre eso he dado muchas conferencias a nivel universitario. 

Aparte del mural de Montenegro, ¿qué otras obras ha hecho? 
Al frente de Pan y Miel hace como un año hice un mural y otro en la avenida Centenario. También he trabajado con el maestro Villada, el que hizo el mural de la alcaldía de Armenia, que es muy bonito. Hace mucho tiempo hice una obra en Cuba y otra en Estados Unidos. 

¿De dónde nace su vena artística? 
Eso viene de mi abuelo paterno, Sixto Moisés Mendoza, que nació en Santo Domingo los Colorados, Ecuador. Entonces emigró a Cali, luego a Buenaventura y después se vino para el Eje Cafetero. Él tuvo varias conexiones con italianos y de por sí la cultura quiteña es muy dada a la escultura y a la pintura... Él trabajó con el maestro Roberto Henao Buriticá, quien le encargó el hacha, el artista en sí es el maestro Henao, pero el que hizo el trabajo manual fue mi abuelo, que también hizo el tronco que hay en Los Fundadores. Lo mío es de genética. 

¿Cuándo vino a descubrir esa herencia familiar artística? 
Yo pienso que de joven. En el colegio vi como esa habilidad, pero entonces se va madurando, se va trabajando y se va adquiriendo un conocimiento y una facilidad, pero de todas maneras hay que practicarlo e investigarlo. 

¿Cuál es su mayor sueño? 
Dejar el legado aritmético, lo poquito que aprendí de nuestros antepasados, sea en un libro o en un bohío y entregar todo ese conocimiento, que si estamos en un lugar turístico y donde hay mayor información, pues que los visitantes sepan que aquí nuestros antepasados manejaron la aritmética pura mediante un instrumento llamado uso. 


Redacción
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net