Inicio / Cine / ABR 12 2020 / 4 meses antes

El hoyo

Favorito

Autor : Ernesto Acero Martínez

El hoyo

El argumento logra que cada espectador cuestione la ética y la moral de los personajes al mismo tiempo que examina su conciencia.

Si al terminar de ver los 94 minutos que dura este metraje, usted siente un profundo desprecio por varias de las conductas humanas y cree que el orden de las cosas ha estado y sigue estando mal, pero, también experimenta fastidio, mejor, repugnancia; y si le parecen extravagantes algunas de las escenas y no quisiera volver a verlas, no por mal hechas sino por crudas; eso fue que el guionista lo metió en el hoyo de principio a fin.  

La trama de este largo, disponible en Netflix, atrapa, no da respiro. Justo cuando se tiene la sensación de la saturación, afloja, pero a los pocos minutos vuelve a apretar. Es, literalmente, un sube y baja vertiginoso durante hora y media. No hay descanso. La velocidad de este ascensor de emociones solo disminuye para escuchar los cortos, francos y punzantes parlamentos de los personajes que son, también, como un vaso medio lleno que se agita con vehemencia. Recomendación: aliste todo antes de ver El hoyo, que nadie le interrumpa, perderse una escena sería como perder toda la película.

El casting es bastante singular. Aunque El hoyo es escrito, dirigido y producido por españoles, también cobran importancia personajes que no parecieran encajar del todo en la demografía de la Península Ibérica pero que en pocos segundos también llevan al espectador a un hoyo. Aquí no hay ojos claros, ni cuerpos de gimnasio, no hay glamur, no hay tacones, no hay sonrisas blancas, menos mal, hubieran arruinado una historia simple y por eso memorable. Hay todo lo contrario, rostros comunes, vestuario simple, vocabulario elemental, acciones corrientes, movimientos normales, pero todo es fascinante.  

Los personajes tienen un pasado cotidiano y sereno, pero cuando llegan al hoyo son extraordinarios. Hasta las acciones más vulgares tienen una refinada producción. Las pausas en los diálogos son adecuadas. Ni siquiera la escena que le recuerda al espectador que está viendo una cinta de ciencia ficción se excede. Cada actor hace tan bien su trabajo que se vuelve protagonista, no de crédito solamente, sí por talento. Van cambiando física y emocionalmente conforme avanzan los minutos. Son personajes que crecen, que tienen desarrollo, a los que se les nota que el encierro sacó lo peor de ellos, lo que al principio no querían admitir que tenían; y refrendó lo que eran hasta antes de ingresar al hoyo.  

Las actuaciones de Iván Massagué Horta -Goreng-, Zorion Eguileor -Trimagasi- Alexandra Masangkay -Miharu-, Ludwig Emilio Buale Coka -Baharat-, y Antonia García San Juan -Imoguiri-, confirman que la frase: los ojos hablan, no es ciencia ficción ni una elemental metáfora.

El hoyo retrata sin esguinces la forma como funciona el capitalismo. Una estructura vertical en la que es muy sencillo entrar, casi imposible subir, pero muy fácil descender; una estructura con todas las bondades en la parte de arriba y a las que sus beneficiarios se aferran casi con demencia y hasta poner en riesgo su vida física porque la espiritual es lo primero que negocian. Este largometraje es la ópera prima del español Galder Gaztelu-Urrutia. ¡Vaya debut, enhorabuena!!!    

Guionistas y director lograron, apoyados en un trabajo de arte y una fotografía de exposición, meter en una prisión del futuro de decenas de pisos, de a dos, pero no de la misma especie por nivel. Una historia expuesta en 2019, que ocurre años después del 2020 pero, que, si se compara con lo que ocurre afuera hoy en día, no debería ser catalogada como ciencia ficción. Atentos, es gore.

 


Temas Relacionados: Cine El Hoyo Noticias Quindío

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net