Sabado, 07 Dic,2019
La Salida / AGO 08 2019 / hace 4 meses

El quindiano Óscar Mejía, es un héroe bicentenario en Tierra Santa

El quindiano Óscar Mejía, es un héroe bicentenario en Tierra Santa

El soldado Mejía, desarrolla misiones de paz en el Sinaí.

El batallón Colombia N° 3 es garante de los acuerdos de paz entre Egipto e Israel. 

El soldado profesional Óscar Mejía, orgánico del gaula Eje Cafetero, con sede en la Octava Brigada del Ejército en la ciudad de Armenia, y quien principalmente ha trabajado como enfermero de las fuerzas militares, en la actualidad se encuentra en el batallón Colombia N° 3 en la península del Sinaí, desarrollando misiones de paz entre Egipto e Israel. En comunicación con LA CRÓNICA, habló sobre su historia y proceso.  

¿Cuál es su trayectoria militar?

Actualmente cuento con dieciséis años en la milicia donde he patrullado los departamentos de Antioquia, Putumayo, Caquetá, Cauca, Chocó, Caldas y el Eje Cafetero. Mi desempeño ha sido como enfermero militar y otras especialidades en las que me ha capacitado la fuerza.

¿Qué es lo más difícil de estar en el Sinaí?

Saber que naciones cercanas han desatado guerras, muchas de ellas, por religión, política e incluso por territorio; pero la peor parte la están asumiendo niños y mujeres vulnerables desde todos los puntos de vista. Esto para mí no tiene ningún sentido y me causa tristeza ver tanta pobreza en países tan ricos. 

Háblenos un poco del batallón Colombia N° 3

Estamos preparados para enfrentar las complejidades de la zona. No es la primera vez que el Ejército colombiano participa en conflictos extranjeros. En la actualidad, lleva al mando el señor teniente coronel Luis Cifuentes Villamarín, oriundo de Anolaima, Cundinamarca. Somos  276 hombres en la actualidad. 

¿Ha recibido algún galardón?

He sido condecorado en varias oportunidades: entre ellas, se destaca la medalla de derechos humanos José Hilario López por enaltecer el respeto siendo garante de los derechos humanos, y el Derecho Internacional Humanitario, DIH. En el 2016 recibí la medalla al mérito militar por la gobernación del Quindío por resultados operacionales. Actualmente me encuentro en esta comisión en calidad diplomática haciendo parte de la misión de paz en la Multinacional de Paz Y Observadores, MFO,-  por sus siglas en inglés Multinational Force and Observers, - la cual es encomendada a los mejores hombres pertenecientes al Ejército de Colombia.  Estoy en el batallón Colombia número tres, bicol #3, península del Sinaí, desarrollando misiones de paz con el propósito de observar, verificar y reportar cualquier anomalía que altere o fragmente los acuerdos de Camp David a los que fueron firmados por el presidente egipcio Anwar el-Sadat y el primer ministro israelí Menachem Begin el 17 de septiembre de 1978, tras doce días de negociaciones secretas con la mediación del presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter y mediante los cuales Egipto e Israel firmaron la paz en los conflictos territoriales entre ambos países.

Vea también: Jaime Patiño lanza su libro ‘El vuelo del colibrí’ el próximo miércoles

¿Por qué ingresó al Ejército? 

Siendo pequeño, un grupo de soldados pasaron por la escuela donde yo estudiaba y ese día jugaron con nosotros. Nos enseñaron su estilo de vida, pero lo más maravilloso fue el habernos regalado comida, algo que para la época, pocas veces veíamos en las cocinas de nuestras casas. Recuerdo que nos dieron salchichas, y yo hasta entonces nunca había visto comida enlatada. Desde ahí nace esa inclinación por la vida militar, además de eso, recuerdo que esos soldados nos ayudaron a limpiar los alrededores de la escuela con machetes y palas. Más tarde en uno de sus cambuches le pregunté a uno de ellos, con las más sincera inocencia de un niño de 10 años, que para qué servía esa metralleta, y él me dijo que ese objeto metálico y pesad. No era una metralleta sino un fusil, y que su madre se lo había entregado cuando él juró bandera para que defendiera y salvaguardara la honra y bienes de todos los colombianos. 

En su juramento había prometido ante Dios defender su Patria, su nación y la soberanía contra quienes soñaban verla destruida; yo como gran impúber le respondí que también en mi escuela juraba bandera, pero que mi madre nunca me había entregado una de esas. Ese soldado se sonrió y puso su mano en mi cabeza diciéndome: ¡Algún día llegará ese momento, soldado! Ese día me hice soldado sin saberlo.

¿Cuál era su sentimiento al ver un soldado?

Desde ese entonces siempre admiré a los militares, y veía en ellos una vocación social hacia nosotros,  los más indefensos. 

Y ahora que usted es uno, ¿Cómo se siente?

Ahora soy yo quien tiene ese enorme peso de hacer de mi profesión una labor social.  Soy el soldado más orgulloso de mi Patria. Durante muchos años me he enfrentado a miles de adversidades, pero las más difícil, es de estar lejos de mi familia, pero sé que ha valido la pena. Mi corazón siente satisfacción del deber cumplido, estoy seguro que si volviera a nacer no dudaría en volver a hacer parte de tan maravillosa institución.

Le puede interesar: Andrés Felipe, el calarqueño que afrontó desafíos extremos en Perú y Bolivia


¿Cómo es la relación con su familia? 

Doy gracias al todo poderoso por mi maravillosa familia que siempre me apoya; entre ellas, mi mamá y esposa. Desde que llegue aquí hemos tenido una conexión muy cercana con Dios, mi pequeña hija de un año es mi motor y mi combustible diario. 

¿Qué vivencia ha sido de las más gratificantes para usted?

Ayudé a dos de mis compañeros cuando fueron heridos por campos minados. Ese ha sido el mayor premio en mi vida militar, pero reconozco que en mis manos hubo siempre ayuda divina y esa fue la voluntad de Dios, que nunca me ha desamparado. 

¿Tiene algún agradecimiento que quiera expresar?

Lo primero es dar gracias a Dios por permitirme realizar este sueño, y hacer parte de esta misión de paz llevando a cuestas la bandera de mi Patria, en representación de los casi 50 millones de colombianos que somos. Nunca imaginé ser un héroe bicentenario en Tierra Santa, y menos representar a mi hermoso Quindío y gritar con júbilo ¡Armenia presente, Ajua! Que significa: acción, justicia, unidad y arrojo.

¿Quiere dejar un mensaje? 

Una petición a mi pueblo, mi gente y mi nación  y es que, por favor, confíen en la institucionalidad, en mi glorioso Ejército y todas la instituciones militares y de Policía. Para quienes hacemos esta labor, no es fácil abandonar a nuestras familias para luchar por la libertad y soberanía, pero lo que nos importa es que nuestros compatriotas puedan movilizarse tranquilamente por todo el territorio nacional sin temor alguno. 

¿Algo qué decir para quienes dudan de las fuerzas militares?

Pido a todo mi país que no estigmaticen el actuar indebido de unos pocos inmorales sin patriotismo, que apoyen a todos a aquellos que hacemos parte de la fuerza pública y que a diario pasamos vicisitudes al portar un uniforme que representa la institucionalidad y la democracia.  

¿Qué anécdota especial recuerda?

Más que una anécdota, fue una lección de vida: la cultura religiosa musulmana que consiste en el radamán, donde en un mes al año dependiendo su calendario lunar, ayunan durante 30 días completos y oran por casi 12 horas diarias con el propósito de donar un día de su salario para los más pobres. Lo más paradójico de esta maravillosa labor social es que, incluso los más pobres, también donan ese día de trabajo como los otros oradores de fe.

¿Cuánto tiempo debe permanecer en esa comisión? 

Mi estadía acá en el Sinaí es por un periodo de 12 meses. Cuando termine, retornaré de nuevo a mi hermoso país y seguiré laborando en mi unidad de origen con sede en la Octava Brigada del Ejército en la ciudad de Armenia. Desde luego, antes pienso disfrutar de un periodo de vacaciones de un mes con toda mi familia.

 

Redacción 
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net