Martes, 13 Nov,2018

La Salida / SEP 08 2018 / Hace 2 Meses

“En Colombia no es fácil ser mujer, mucho menos escritora”: G. Arciniegas

La autora, considerada pionera del terror en Colombia, es una de las invitadas al encuentro de escritores Luis Vidales. 

“En Colombia no es fácil ser mujer, mucho menos escritora”: G. Arciniegas

Gabriela Arciniegas, escritora bogotana invitada al Luis Vidales.

Luego de tres días de literaturas fantásticas, el XI Encuentro de Escritores Luis Vidales finaliza este sábado. Gabriela Arciniegas, una de las invitadas, es una escritora y traductora bogotana, magíster en literatura latinoamericana.

Autora de los libros Sol menguante, Rojo sombra y Bestias. Ganadora del concurso Ediciones del Embalaje del Museo Rayo con obra literaria Awaré. En conversaciones con LA CRÓNICA hizo una crítica a cerca del arte de escribir, pero sobre todo, de los lectores, que más allá de una línea literaria juzgan el género de quien escribe.

¿En qué momento experimentó por primera vez su inclinación hacia la literatura?

No recuerdo un momento en mi vida en que no tuviera un compromiso con la escritura. Crecí sola, la imaginación poblaba mi soledad. Antes de saber escribir me contaba cuentos a mí misma y los dibujaba. 

Mi mamá contrajo una enfermedad crónica neurológica y el contarme historias a mí misma me alejaba de esa realidad, me poblaba, me habitaba, pero también era una forma de analizar el mundo desde afuera.

¿Fue de inmediato por el género de terror?

Crecí oyendo una de las más grandes historias de terror y gore nunca contadas. Mi tía me relataba, siendo muy pequeña, las aventuras de Ulises y sus marineros, navegando entre sirenas, monstruos marinos y cíclopes. 

Luego, a mis 3 años de vida, mi madre contrajo la enfermedad y convivir con ella era estar sumida en una historia perpetua de terror. Leer a Poe, a Wells y a Stevenson, conocer a King en el cine, no fueron amores porque sí, fueron encuentros con almas afines.

Lea también: La ligereza me aburre: Carolina Sanín

¿Qué tan difícil es escribir para el género?

Como el género terror realmente habla de la naturaleza humana, hay 2 obstáculos a superar: que la naturaleza humana es compleja, múltiple, llena de matices, y llegar a conocerla totalmente toma tiempo.

El segundo, los prejuicios de la cultura en la que uno escribe. Hay una ignorancia sobre lo que es la ficción y sus subgéneros, pero con el terror sucede otra cosa: hay un público inmenso que ama el cine y la literatura de terror, pero que desconfía de los autores nacionales. Considero que eso ya está cambiando pero falta por hacer.

¿En qué se inspira?

Escribir nada tiene que ver con inspiración, sino con expiración. La pregunta correcta sería, ¿qué se vive? Se vive con la conciencia de que se es un ser para la muerte. Porque escribir viene de dos proyectiles en trayectoria: el proyectil vida, que es igual al dolor, a la conciencia de la muerte, y el proyectil trabajo.

Vea también: Verónica Jaramillo Rodríguez, la escritora quindiana de 15 años

Es reconocida como la pionera del género de terror en Colombia, ¿cómo se siente al respecto?

No sé si me siento cómoda con el término ‘pionera’. Creo que muchas mujeres intentaron hablar antes que yo y las callaron. Incluso yo me demoré años en publicar mi primera novela. Y si bien llevo veinte años publicando poesía o cuentos en antologías, tardé mucho en ser escuchada.

No es lo mismo publicar que ser escuchado. No es fácil ser mujer en este país y menos escritora, se sufren muchos rechazos por el camino. 

¿A qué le teme?

Le temo a muchas cosas. Pero sobre todo le temo a la capacidad de mal que está latente en todas las personas que me encuentro a diario. Soy Asperger. 

No sé leer muy bien a la gente, leo sus almas, pero no sus pulsiones. Muchas veces los deseos del cuerpo, ese depredador atávico que nos habita, le gana a los deseos del alma. Y es muy fácil dañar a otro ser humano.

No hace falta la tortura física. Solo hace falta una palabra.

Le puede interesar: La narrativa vital de Gloria Chávez Vásquez

¿Cuáles son sus escritores favoritos?

No puede haber favoritismo en cuanto a la lectura, hay encuentros y desencuentros como en la vida. Yo nací con Poe. Crecí con Borges, De Greiff, Barba Jacob. Pero me hice mujer y entendí mi papel como tal en la literatura con Clarice Lispector. Sobre ella hago mi tesis doctoral. 

Por ella desarrollé la necesidad de leer a mujeres. Las mujeres nos quejamos de no ser oídas pero no nos oímos. Heddy Navarro, Maha Vial, Roxana Miranda y Diamela Eltit. Muy recomendadas.

¿Cree que hay un perfil de lector inclinado por la literatura de terror? 

No podría contestar esa pregunta por cuanto no soy legión... Aún. Quizá sí podría decirle a los lectores que se especializan en un solo género que se están perdiendo de millones de libros de otros géneros maravillosos. 

Me parece que si uno lee algo porque pertenece a un género X está haciendo lo mismo que aquellos que se fanatizan por una religión y segregan a otros solo porque no comparten sus creencias. El lector de verdad, lee de todo. El lector de género está siguiendo una moda. Y la moda no nos lleva a ningún lado.

¿Conoce las dinámicas literarias de la región quindiana? 

No vivo en Colombia así que es poco de lo que me entero. Me excuso por no poder expresar mi opinión al respecto. Estoy más enterada de la movida chilena que la colombiana. 

Es una de las invitadas al Luis Vidales, ¿cómo se dio el contacto y qué significa la participación?

Recibí un email de la fundación Torre de Palabras en el que me invitaban al encuentro. Ya había oído de él pero nunca había tenido el placer de asistir. Para mí, todo lo que pueda seguir haciendo en pos de la literatura colombiana aún viviendo en otro país, siempre lo haré con gusto. 

Este año, la temática del evento es la literatura fantástica, ¿qué nos puede aportar?

Haría una salvedad antes de responder la pregunta. Existe el género fantasía y existe el fantástico. Son diferentes. Fantasía es el que procede de la épica y los cuentos maravillosos, lo fantástico depende del manejo del suspenso en una narración. 

Ahora, si hablamos de género fantasía, a todo lo anterior, que pienso que responde un poco la pregunta, agregaría lo siguiente: el ser humano, aunque se empeñe en decir que las comunidades indígenas y los niños tienen ‘pensamiento mágico’ en contraste a nosotros, ¡oh individuos evolucionados!, porque tenemos ‘pensamiento histórico’ o ‘racional’,... sigue teniendo necesidad de héroes, de magia, de largas búsquedas de griales... y de pesadillas. La fantasía no morirá.
 

Sábado 8 de septiembre

  • 10:00 a. m. Charla-taller Escribir y editar textos. Librería Pensamiento Escrito. 
  • 10:00 a. m. Charla-taller Leer cómic hoy. Libélula libros. 
  • 10:30 a. m. Charla-taller Emprender una saga. Librería café La Casa. 
  • 2:30 p. m. Charla-taller De la oralidad al papel. Biblioteca pública municipal de Calarcá.
  • 3:00 p. m. Charla-taller El oficio del novelista. Fundación Carteros de la Noche. 
  • 3:30 p. m. Exaltación de la trayectoria literaria y académica de Umberto Senegal y Carlos Alberto Castrillón. Salón de conferencias, casa de la cultura Calarcá. 
  • 5:00 p. m. Conversación Cuando el futuro es ahora. Salón de conferencias, casa de la cultura de Calarcá.
  • 6:00 p. m. Charla Frankestein y Drácula a través del tiempo. Salón de conferencias casa de la cultura de Calarcá. 
  • 7:00 p. m. Conversación Pentalogías que indagan la realidad. Salón de conferencias casa de la cultura de Calarcá. 
  • 8:00 p. m. Cierre XI Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales. Librería café La Casa.


Lily Dayana Restrepo 
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net