Sabado, 07 Dic,2019
Economía / NOV 18 2019 / hace 2 semanas

En Quindío se producen 159,5 toneladas de peces al año

En Quindío se producen 159,5 toneladas de peces al año

Las principales especies que se cultivan en el departamento son trucha, tilapia, yamú y carpa. 

La Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca, Aunap, informó que en el departamento se producen 159,5 toneladas de peces al año, principalmente trucha, tilapia, yamú y carpa. 

LA CRÓNICA realizó un recorrido por Truchas Cocora, una de las principales productoras del Quindío, para conocer el proceso de cría y comercialización, así como el cumplimiento de las determinantes ambientales. 

“La producción piscícola del Quindío se comercializa en el mercado interno, dicha producción no alcanza a satisfacer la demanda en esta zona. El departamento cuenta con 21 establecimientos formalizados que comercializan pescados y mariscos, esta producción tiene su origen en Risaralda, Huila y Tolima”, afirmó la Aunap. 

José Manuel Cortés, director de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, señaló que de acuerdo con las estadísticas agropecuarias, la actividad piscícola no es muy representativa en el departamento.  

Vea también: Jardín Botánico del Quindío obtuvo tercer puesto en premios Planeta Azul

“La actividad en el Quindío, años atrás fue promovida la institucionalidad como la secretaría de Agricultura departamental, las unidades de asistencia técnica de los municipios, pero en su momento se promovió principalmente en la zona cordillerana, sobre todo como una alternativa de seguridad alimentaria para el pequeño productor agropecuario”. 

Agregó: “La truchera en Salento es la más representativa en el Quindío, pero tradicionalmente hay iniciativas de pequeños productores que tienen tanques para su seguridad alimentaria y lo que excede para comercializar, pero la actividad en sí, en el departamento es pequeña”. 


Truchas Cocora realiza cerca del 37,6% de la producción local

Luz Damari Orozco Arboleda, zootecnista y encargada de la parte técnica, administrativa y biológica de Truchas de Cocora, la empresa productora más grande de la especie en el departamento, habló sobre los proceso que adelantan desde hace 35 años, época en la que apenas estaban empezando las piscícolas en Colombia, y que desde entonces ha estado operando la planta y ha dinamizado la economía de Salento, pues hoy uno de los atractivos gastronómicos del municipio es la trucha. 

“Nuestra trucha es muy sana, de muy buena calidad. Tenemos agua que viene del páramo y nadie más la toca, solamente nosotros. Aunque es muy fría para la producción, porque lo ideal es hacerlo a 15 grados centígrados y nosotros tenemos 12 grados, por lo que tarda más el ciclo de engorde”. 

La producción empieza con una bocatoma que está a unos 200 metros aguas arriba, toma el agua, la desvía y la lleva por una tubería que la conduce a todos los estanques, para luego reutilizar el líquido. 

Lea también: Quindío debe aprovechar la producción de frutas, café y el potencial exportador

“La trucha es originaria de Estados Unidos, país en el que han desarrollado toda la tecnología para producir hembras que son necesarias para las piscícolas, pues los machos crecen muy lento y no convierten bien el alimento”, precisó Orozco Arboleda. 

Narró que desde EE. UU. envían a Colombia huevos que son en un 99% hembras para ser incubadas. En Quindío compran alevinos de 20 gramos en Chocontá, Cundinamarca, para iniciar el proceso de engorde en Salento, que tarda entre 10 y 11 meses para llegar a un peso aproximado de una libra. 
 


EE. UU. envía a Colombia huevos que son 99% hembras.
 

Luego pasan al área de sacrificio, donde les quitan las vísceras, los lavan, les quitan la columna vertebral y empacan al vacío para finalmente comercializarlos. 

Truchas Cocora produce aproximadamente 60 toneladas al año —cerca del 37,6% de la producción total del departamento—, que es baja para la demanda actual, pero que, debido al caudal de la quebrada que los surte, es lo máximo que pueden criar. 

“Entre más aumente la llegada de turistas, más aumenta la necesidad de la trucha, pero nosotros dependemos del factor agua para la producción”.
 


Truchas Cocora produce aproximadamente 60 toneladas de pescado al año. 


Medidas ambientales en la producción de trucha

La zootecnista de Truchas Cocora señaló que cumplen con toda la normatividad que les exige la CRQ, que les concede un permiso de concesión de aguas que permite tomar 100 litros por segundo y que, después de pasar por un tratamiento, se devuelve al río. 

“Se debe ser responsable de los contaminantes que se devuelvan al río, en esa medida la autoridad ambiental controla que se pague lo que se contamina, a través de una tasa retributiva, así como se paga la concesión. Hay una nueva resolución que indica los parámetros”.  

Orozco Arboleda indicó que cuentan con un sistema de sedimentación, que consta de tres tanques que limpian el agua del cultivo de peces. 

En Truchas Cocora recogen diariamente los lodos que se generan con la deposición de los peces. A través de los diferentes tanques, los sedimentos pasan por filtros y al final son recogidos para dejarse secar y finalmente son llevados a fincas para utilizarse como abono en las plantaciones agrícolas. 

Le puede interesar: Cuatro marcas de agroalimentos del Quindío buscarán negocios en China

Además, cuentan con un programa para reutilizar las vísceras para evitar enterrarlas —lo cual genera contaminación—. “Nosotros convertimos las vísceras en alimento para las truchas más grandes. Así cumplimos con todo lo que exige la autoridad ambiental”. 

Asimismo, cuentan con una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, Ptar, que depura las aguas del sacrificio de la trucha, donde el líquido pasa por una trampa de grasas, luego llega a un pozo de colmatación de natas y pasa por un filtro de flujo ascendente que tiene bacterias sembradas para que consuman la materia orgánica que pudo haber pasado, para finalmente regresar el líquido al río. 

“La norma 631 rige hasta qué punto, en la actividad que se realice, se puede contaminar. Para los análisis que hace la autoridad ambiental se tiene en cuenta la demanda bioquímica de oxígeno, que permite hasta 50 miligramos por litro y nosotros aportamos -2 en promedio, así como los sólidos suspendidos totales”. 


Concesiones de agua

Según el reporte de la Aunap, los piscicultores de la región manifiestan que tienen muchos inconvenientes con la corporación ambiental para los trámites de concesión de agua. “Actualmente se cuenta con cuatro permisos de cultivo para producción de tilapia y trucha en los municipios de Calarcá, Circasia y Salento”.

José Manuel Cortés, director de la CRQ, relató que dentro de las competencias que tienen como autoridad ambiental frente a la piscicultura “lo que hacemos es tramitar la concesión de aguas para que ellos puedan captar el líquido de un río o quebrada”. 

Explicó que para poder otorgar el permiso tienen que evaluar diferentes variables, entre ellas el uso compatible del suelo, que es emitido por Planeación de cada municipio, que establece cuál es el uso agropecuario y cuál actividad piscícola se puede realizar en el predio. “Tenemos que evaluar también la oferta hídrica, es decir, que haya el suficiente caudal”. 

Dijo que en el momento en que se otorga la concesión de agua, hacen control y seguimiento con el propósito de verificar que sí estén captando la cantidad del líquido autorizada, así como que no se estén generando vertimientos con contaminación a otras fuentes hídricas.


“No se reporta alto grado de contaminación”

Desde la Aunap destacaron que en material ambiental no se reporta alto grado de contaminación a las fuentes de agua.

“Por ser una zona cafetera existe alto riesgo de contaminación por aspersión o correntías superficiales a las fuentes de agua, provenientes de los compuestos organoclorados y/o organofosforados, producto de la fumigación a los cafetales, en este sentido, se ha impartido a los piscicultores talleres en buenas practicas en producción piscícolas, para que antes de iniciar algún proyecto se tenga en cuenta la correcta ubicación para evitar este tipo de contaminación”.

Por su parte, el director de la CRQ acotó que realizan control y seguimiento en materia ambiental tanto a la captación de agua que se establece a través de las concesiones, como a que la generación de vertimientos al agua, que suele ser recirculada, llegue en las mismas condiciones con que fue captada para la piscicultura. 

“En este momento no tenemos dificultades con ninguna piscícola que esté contaminando las aguas por vertimientos de esta actividad”. 


Redacción
LA CRÓNICA

 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net