Jueves, 21 Nov,2019
Región / OCT 16 2017 / hace 2 años

“En el Quindío se han reportado 250 casos de violencia sexual a mujeres”

140 reportes son de Armenia. La precandidata al Senado, Soledad Tamayo, aseguró que es necesaria una política pública en el departamento para contrarrestar estas cifras.

 

“En el Quindío se han reportado 250 casos de violencia sexual a mujeres”

Foto de referencia, Pixabay


En el Quindío se han reportado 250 casos de violencia sexual a mujeres, de los cuales 140 son de Armenia, así lo afirmó la precandidata al Senado Soledad Tamayo, quien visitó el departamento para conocer las principales problemáticas y proponer soluciones desde el gobierno nacional.

En entrevista con LA CRÓNICA, la exconcejal de Bogotá aseguró que hacen falta políticas públicas en la región para combatir temas como el microtráfico, el empleo y la inclusión de personas en condición de discapacidad. 

¿Cuáles son los temas que más le preocupan en el Quindío?

El tema de las mujeres es preocupante en el Quindío. Tenemos un registro de 250 casos de violencia sexual durante el 2017, de los cuales 140 son de Armenia. Esta cifra es muy alta para un departamento tan pequeño. Además, hay 347 reportes de agresiones de pareja, 203 de ellos en la capital quindiana. Yo creo que falta una política para trabajar en este aspecto, para ver cómo generamos compromiso y cómo educamos a las nuevas generaciones para que, cuando asuman las responsabilidades de ser padres y tengan una pareja, lo hagan de una manera diferente. No nos han formado para ser papás, creemos que el amor lo puede todo y resulta que no sabemos resolver conflictos ni cómo relacionarnos con nuestra pareja. Hay muchas cosas a nivel nacional que se podrían traer para combatir estos fenómenos. Las gestiones no necesariamente tienen que tratarse de obras de infraestructura, sino también de cómo atender a los seres humanos. 

Me preocupa el problema de la población con discapacidad, hay una normativa nacional muy extensa frente a la inclusión, sin embargo, se ha hecho poco o casi nada, no solo desde los gobiernos locales, sino también en el central. 

El microtráfico en la región genera inseguridad, pero además significa que estamos perdiendo una generación de muchachos que, sin tener un norte, han caído en la desgracia del consumo de estupefacientes y, frente a esto, hay poco trabajo de prevención, por lo que nos va a salir muy costoso, en cuanto a las pérdidas humanas y a lo económico.

Le puede interesar: A través de espectros, artista protesta contra la violencia de género


¿Qué tipo de programas que se hayan implementado en otras ciudades podrían mejorar la calidad de vida de los quindianos?

En Bogotá se implementó un proyecto, que va a empezar a funcionar el primer semestre del otro año, en el que se va a realizar un fondo común, no solo de aportes del gobierno sino de la empresa privada, con el cual se pretende apoyar a los jóvenes que, por temas de recursos, no han podido estudiar. La idea es que se puedan entregar hasta $8 millones semestrales a estos estudiantes, pero además no tiene tantos limitantes como la iniciativa de ‘Ser pilo paga’, que está basado en el puntaje del Sisbén. Son personas de estratos 1, 2 y 3 que hayan estudiado en colegios públicos o privados, muchachos que estudiaron uno o dos semestres y se vieron en la obligación de retirarse por la falta de capacidad económica. Esto es un programa muy bonito que beneficia a Bogotá, pero que queremos replicar el departamentos como el Quindío. También, estamos buscando la manera de dignificar el trabajo del reciclador, que dejen de verlo como un habitante de calle. El reciclaje puede ser una gran empresa que genere empleo y bienestar a muchas familias. 

¿Cuál es la razón de su visita al Quindío?

Tengo amigos acá que se han querido unir a mis intenciones de lanzarme al Senado, y creo que el Quindío necesita aliados que lo ayuden a construir y traer desarrollo y oportunidades de mejoramiento en los municipios, especialmente en Armenia. Yo no vengo a hacer promesas, yo vengo a mirar qué hay que hacer y cómo puedo acompañarlos en esos procesos. Quisiera pedirle a los quindianos que me apoyen en la propuesta de llegar al Congreso, como una persona cercana y amiga que pueda marcar la diferencia. Que se den la oportunidad de conocer otras alternativas. Es verdad que cada departamento debería tener sus propios representantes, pero si nos lo hay, que esta propuesta se convierta en una alternativa. Puedo decir que haré lo posible para que los ciudadanos de la región piensen que valió la pena abrir esta opción.

Vea también: En Quindío, 146 mujeres víctimas de violencia sexual en el conflicto


¿Qué puede decirle usted a las personas para que confíen en una candidata que no es oriunda del Quindío?

En lo que llevo haciendo política puedo decir que he dejado una huella, que tengo qué mostrar y eso marca la diferencia con los demás. No solo representando al partido Conservador con sus banderas y convicciones, sino desde la organización independiente que lideramos con otro senador. Nosotros no somos mágicos y la campaña no es para decir que todo lo podemos, pero si creo que, tanto la gobernación como las alcaldías municipales, necesitan amigos a nivel nacional que puedan ayudarles a gestionar proyectos de mayor envergadura, y ese es el trabajo que nosotros realizamos. Pensamos que la política debe hacerse de otra manera, no solo en el trabajo de traer obras, sino en el respeto de los electores, en lo que significa una representación en una corporación de elección popular. La corrupción, que es un problema que ha tocado todos los estamentos, ha hecho que se pierda la confianza en estos procesos, por eso es importante hacer un cambio en estos escenarios políticos.

¿Cómo cree que los partidos tradicionales pueden recuperar la confianza de los votantes?

Los partidos deben renovarse. Hay que hacer un llamado a la juventud, a las personas que se animan y se atreven a participar en estos cambios. Hoy encontramos candidatos presidenciales que ya no quieren ni siquiera estar avalados por los partidos y prefieren tomar otros caminos como las firmas, esto también es un llamado para que los mismos partidos se renueven, para que permitan el ingreso de las nuevas generaciones, de personas que le den un respiro y un aire nuevo a la política. En el partido Conservador, en la sede en Bogotá, tenemos una escuela de liderazgo y ahí es como formamos y como permitimos que otros profesionales o personas interesadas en las prácticas políticas puedan entrar y puedan ser mañana candidatos a puestos de elección popular. 

¿Qué opina acerca de la supuesta desintegración del partido Conservador?

No solo el Conservador está pasando por esto, ahora vemos que no hay un solo representante de cada partido, sino varios de un solo partido y eso evidencia este problema. Habrá tiempo para definir quiénes quieren estar en nombre de la colectividad, representando los intereses de una propuesta que le pueda ayudar al país a nombre del partido Conservador.

Recomendado: Violencia contra las mujeres en Colombia sigue cobrando víctimas

 

¿Quién es Soledad Tamayo?

Soledad Tamayo nació el 20 de marzo de 1958 en Palermo, Boyacá. En 1975 se trasladó a Bogotá a estudiar derecho en la universidad Santo Tomás y fue entonces que empezó a relacionarse con temas políticos. Junto a Fernando y Fabio, dos de sus 13 hermanos, ingresó a las juventudes del Movimiento Nacional Conservador

Le puede interesar: Piden ‘fast track’ a la cadena perpetua para violadores

Poco después de graduarse de la universiad obtuvo su primer cargo público: fue inspectora de Policía entre 1983 y 1985. De allí pasó a ser asesora de Catastro Distrital en el período en el que el conservador Andrés Pastrana fue alcalde de la ciudad.
En 1995 llegó al concejo, reemplazando a su hermano Fernando, quien dio el salto a la Cámara en 1994. Desde entonces, Soledad Tamayo siempre ha salido elegida al cabildo. Su mejor resultado electoral fueron los casi 18 mil votos de las elecciones pasadas, un notable aumento después de los 14 mil del 2003. Su fuerza electoral está ubicada en el occidente y el sur de Bogotá, especialmente Engativá, Kennedy, Usme y San Cristóbal. 

Se ha caracterizado por trabajar los temas de salud, la educación, el bienestar social y familiar. En el período que actualmente termina, trabajó  de la mano con su colega de bancada, el concejal Ómar Mejía Báez. Entre las iniciativas que lideraron juntos están las relacionadas con la salud de los bogotanos, como la problemática del VIH Sida, la obesidad, el suicidio, embarazo adolescente, detección y prevención del Virus del Papiloma Humano, entre otros.

Tuvo la votación más alta de su partido en 2007 y esa fue una fuerte carta para competir por la cabeza de lista del partido Conservador, que finalmente obtuvo. En 2009 fue elegida como presidente del Concejo,  con 38 votos  favor y dos en blanco.  En 2011 se hizo reelegir con casi 21 mil votos, la tercer votación individual más alta detrás de Carlos Vicente de Roux y Horacio José Serpa. 


Tatiana Palacio Mejía
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net