Domingo, 15 Dic,2019
Judiciales / ABR 02 2019 / hace 8 meses

“Exigimos justicia por homicidio de Sebastián”, familiares y amigos

“Exigimos justicia por homicidio de Sebastián”, familiares y amigos

Estudiantes y docentes de trabajo social de la Uniquindío hicieron un plantón este martes para protestar porque le quitaron la vida a un líder. 

Familiares, cientos de amigos y compañeros de estudio del pregrado de trabajo social de la universidad del Quindío le pidieron este martes a las autoridades que pongan todo su empeño para esclarecer el homicidio de Sebastián Hernández Casas, graduado del programa en mención, y capturar a los responsables de segar la vida del joven, al que recordaron como un líder. (En contexto: Hombre fue encontrado muerto en el sector del puente Don Nicolás)
 

Rastros de sangre, el indicio que condujo al hallazgo del cuerpo 

Jaime Hernández, padre de la víctima, relató que su hijo salió el sábado de su casa, en el barrio San Nicolás de Armenia. Se movilizaba en su moto Pulsar 150 negra, de placa HLP-51E. Pero esa noche no llegó a dormir, a pesar de que al día siguiente debía madrugar para estar a las 8:00 de la mañana en su puesto de labores en Pereira, donde era empleado de un call center. 

Mientras velaban a su hijo este martes en la funeraria Los Olivos, relató que al ver que Sebastián no aparecía, “a las 6:30 a. m. del domingo, que pasó la patrulla del cuadrante 14 por mi casa los abordé y les pregunté y sabían algo de él y me dijeron: anoche hubo un incidente en el sector de la vereda Bohemia de Calarcá con dos motos. Los uniformados averiguaron las placas de los vehículos y una de ellas coincidía con la de mi hijo. Ellos me dijeron que fuera a ese municipio a reclamar el vehículo, pero yo no necesitaba la moto, sino a mi hijo. Los agentes eran de Armenia, por lo que no podían ayudarme con la búsqueda de mi hijo, que se suponía estaba en la zona rural en mención, jurisdicción de la otra localidad”.

Vea también: Motociclista se chocó con carro de basuras y se quedó dormido en la caja compactadora

Presintiendo lo peor, Jaime, acompañado por su yerno, Cristian Danilo González, se fue a la zona donde la Policía halló los automotores para ver si encontraban señales de Sebastián. 

Según González, al llegar al puente de Don Nicolás, al lado derecho de la vía, encontraron rastros de sangre en la maleza y muy cerca de allí había un palo que, presumen, le pudieron atravesar en la carretera  a Sebastián como una trampa para hacerlo caer y después atacarlo. 

“La Policía recogió las motos y se las llevó, pero no se tomó el trabajo de hacer un barrido en el sector”, se lamentó el padre de la víctima. 

Jaime Hernández expresó que, a unas ocho cuadras del mencionado paso elevado,  descendieron unos 100 o 150 metros por un abismo y se encontraron con el cadáver de su hijo, cuando eran aproximadamente las 8:00 de la mañana. 

El padre encontró que en el costado izquierdo tenía una herida de unos tres centímetros, en el rostro tenía señales de haber sido golpeado, el torso estaba desnudo, no tenía zapatos y el cuerpo estaba helado. Le quitaron un celular de alta gama. 

González añadió que a Sebastián lo encontraron con unas mangas de ‘motorratón’ que nunca utilizaba. En el sitio había signos de que fue arrastrado por entre la maleza. 

En medio de la conmoción, Jaime y su yerno salieron a la vía e informaron a la Policía, que llegó a verificar el suceso y luego alertó a los agentes del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI, de la Fiscalía, para que inspeccionaran el cuerpo.

LA CRÓNICA consultó al teniente coronel Héctor García, comandante (e) de la Policía  Quindío, para conocer qué ha averiguado esa institución sobre la otra moto encontrada en la zona —una BWS blanca— y sobre los autores del homicidio, pero dijo que por el momento no puede decir nada porque esa información es reserva de la investigación.

Lea también: Empresario Gustavo Salazar sufrió grave caída, sus familiares esperan “milagro”
 

Lo recordaron como un líder positivo 

Luz Maribel Casas Ruiz, madre de Sebastián, recordó a su hijo como un joven generoso, solidario, comprometido, altruista, un líder innato que ayudaba a otros en la búsqueda de su camino. Los asesinos del joven profesional no solo le quitaron la vida, según su padre, también le arrebataron el sueño que tenía de terminar una maestría en trabajo social porque había nacido para servir. 


Con flores y pancartas, estudiantes expresaron su dolor 

Ingrid Jiménez, estudiante de noveno semestre de trabajo social de la Uniquindío y una de las organizadores del plantón pacífico que se realizó este martes para protestar por el crimen y exigir a las autoridades que se haga justicia, explicó que otro de los objetivos del acto, en el que participaron más de 100 personas entre estudiantes y docentes de la alma mater, fue decirle a la sociedad que no le quitaron la vida a un delincuente, sino a una persona de bien que dejó huellas imborrables en sus corazones. 

Vea también: 
Accidente de motociclista generó choque de dos carros

Los estudiantes, con flores y pancartas, salieron de la mencionada funeraria Los Olivos y le hicieron una calle de honor a la víctima, en la mitad iba el carro fúnebre y detrás una caravana de motos, carros y buses que se desplazaron hasta el parque Sucre. “Nos tomamos de manera silenciosa una sola vía para no entorpecer el tráfico. La idea era que la sociedad quindiana supiera que murió un líder estudiantil, una persona que participaba de todos los eventos a nivel nacional”.  La vocera recordó que Sebastián “era una persona acomedida, no he conocido un tipo más solidario y más atento que él, siempre dispuesto a servir, comprometido con la salud, donaba sangre todo el tiempo y le encantaba la naturaleza, hacía una parada cada cinco minutos para tomar fotos de las aves, de las frutas y de los paisajes. No comprendo cómo le hicieron eso a un ser humano tan valioso”, concluyó la vocera estudiantil. 

Nidia Patricia Ocampo Upegui, directora del programa del que egresó Sebastián Hernández, rememoró que el joven era “un hombre que siempre abogaba por el respeto, por la equidad para todos los estudiantes, el valor por la mujer fue un asunto invaluable en él, la solidaridad, cuando algún estudiante tenía dificultades buscaba la manera de contribuir para buscarle soluciones, gestionaba mucho, era un hombre demasiado trabajador. Vendía tortas, lechonas. El día de la mujer siempre existió el detalle para las niñas de su grupo, no permitió jamás que existiera un término deferente, si alguien iba a tratar a alguien con un tono subido, de inmediato invitaba a la calma, a la conciliación y a la tranquilidad”.

La marcha fue la muestra de que marcó muchas vidas.


Redacción 
LA CRÓNICA 

 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net