Economía / ABR 03 2020 / 1 month before

Expertos coinciden en que el país no está listo para ‘apagar’ la economía

Autor : Karol Moreno García

Expertos coinciden en que el país no está listo para ‘apagar’ la economía

“El Estado colombiano no sería capaz de generar todo el alimento ni la provisión de servicios a las personas”: Alcalde de Armenia.

LA CRÓNICA consultó a académicos, gremios y gobierno, quienes coinciden en que esto se traduciría incluso en una recesión y que recuperarse sería demasiado complejo.

‘Apagar’ la economía durante tres meses es la propuesta de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López Hernández, como una estrategia para tener una cuarentena más rigurosa que permita mantener plana la curva de contagios por coronavirus en la capital y en Colombia, pero ¿el país podría resistir tanto tiempo sin productividad?

LA CRÓNICA consultó a expertos locales, quienes coinciden en que esta situación se traduciría en una recesión económica, que el país no podría recuperarse con facilidad y hay quienes señalan que aún con el panorama actual –de una cuarentena de 19 días-, siendo muy positivos, el Índice de Precios al Consumidor, IPC, solo crecería en un 2 %. 

James Harvey Molina Guerrero, académico y magíster en administración financiera, expuso que ‘apagar’ la economía es muy complicado porque el sistema de producción no puede dejar de trabajar al 100 %. “Un pueblo con hambre es un pueblo muy peligroso y eso nos puede llevar a una guerra civil porque todos se volverían enemigos de todos por la comida”. 

Advirtió que lo ideal es una economía de contingencia para que lo esencial siga, es decir, todo lo que tenga que ver con la salud y alimentación. “En el Quindío, donde vivimos sobre todo del turismo y de una industria un poco insípida –que toda está cerrada-, sería catastrófico cerrar, por ejemplo, las puertas del campo”. 

Molina Guerrero fue enfático en que siempre y cuando el gobierno le garantice la comida a la población pobre del país, la cuarentena puede resistir más tiempo. “Es casi que seguro que este panorama se va a extender hasta mayo”. 

Recomendado: El comercio en dilema, ¿cómo mantener los empleos con la caída abismal de ventas?

“Obviamente toda esta situación no es gratis, esto va a hacer un hueco fiscal y por lo tanto el gobierno va a quedar con un gran déficit en su presupuesto. Por eso, el otro año se tendrán que subir los impuestos, y todas estas ayudas que se reflejan hoy, finalmente tendrán que salir de nuestro bolsillo, pero así tiene que ser”. 

Indicó que sin duda, una vez pase la pandemia, la economía va a estar quebrada. “Muchas empresas no van a lograr salir de esto, el desempleo y la pobreza van a aumentar y podríamos estar llegando en Colombia a una tasa de desocupación laboral del 14 % o más. Es una situación muy complicada”.

Rodrigo Estrada Reveiz, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Armenia y del Quindío, expuso que esta no es una opción. “Las empresas son la fuerza de desarrollo de una nación, ya explicaban hoy analistas y economistas expertos que si bien hay que garantizar el bienestar del tejido social y la salud, también hay otra gran prioridad tan importante como la primera, que es proteger a las empresas, esto pensando además en no incrementar a una escala incalculable los índices de desempleo que gran parte son generados por las empresas”. 

El líder de los empresarios fue enfático en señalar que sin las compañías no hay empleo y sin ocupación productiva se disminuye la calidad de vida de la población. “Las prioridades sociales deben estar a la par con la proyección económica del país reevaluando la optimización de recursos para proteger los intereses desde el micro hasta el gran empresario”. 

Estrada Reveiz anotó que esta no es una tarea fácil, tampoco es un tema de corto plazo y que es claro que muchas empresas no van a poder salir de la crisis, pero no es una opción ‘apagar’ la economía de Colombia.

“Hay que seguir buscando alternativas con las líneas de crédito respaldadas por el Fondo Nacional de Garantías, hay que analizar las tendencias mundiales porque hay muchos temas como el precio del dólar y del petróleo donde Colombia no tiene poder de decisión, pero hay que repensar desde ahora todas estas estructuras, incluso mucho del tejido social y el aporte a la salud es amparado por el sector privado, por lo que sería un desacierto el planteamiento de Claudia López”.

Diana Patricia López Echeverri, directora ejecutiva de Fenalco Quindío, dijo que ‘apagar’ la economía sería gravísimo y que se une al pronunciamiento del gremio a nivel nacional que advierte una gran preocupación por la seguridad alimentaria en una prolongación tan extensa de un confinamiento. “Apagar poco a poco la economía significa una muerte lenta de la cual muy difícilmente el país se podría reponer porque no habría el músculo financiero para poder sostener esta medida”.

El alcalde de Armenia, José Manuel Ríos Morales, también se pronunció ante la propuesta de su homóloga y aseguró que el Estado colombiano no es capaz de generar el alimento ni la provisión de servicios a las personas. “Un Estado como Rusia, China o EE. UU. que son países ricos podrían hacerlo, pero decir que en Colombia paremos absolutamente toda la producción y que no tengamos un sustento adicional a lo que nos da el gobierno, yo no lo veo viable, lo veo casi como una utopía. Lo más importante es la vida y la salud, sí, pero tenemos que subsistir y comer y el gobierno no tiene la capacidad para alimentar a todas las personas”.


2020: Del crecimiento de la economía a posible recesión

Un experto del sector financiero, que prefirió omitir su nombre, expuso que este año Colombia esperaba tener un crecimiento de 3,5 % en la economía, pero debido a la pandemia el panorama cambió y los economistas más positivos auguran un crecimiento del 2 %, pero hay otros que afirman que se presentará un decrecimiento, es decir, se entraría en un periodo de recesión.

“Estamos en un punto de inflexión en el que hay que desarrollar estrategias para producir cosas que se estén demandando en este momento. Es clave que algunas industrias se reorienten, como el caso de las licoreras produciendo alcohol o que empresas de confecciones se vuelquen a la producción de implementos para el personal médico como tapabocas, vestidos desechables y todo aquello que ayude a protegerlos”. 

Añadió: “En este momento nadie está pensando en ir a comprarse una camisa de marca, un pantalón o un par de zapatos. Sería bueno que nuestras industrias fueran flexibles y se puedan orientar hacia la producción de los artículos que sí se están demandando en esta coyuntura y no para que se queden toda la vida haciendo eso sino mientras pasa este momento”.

Le puede interesar: En macrorrueda virtual, Quindío tuvo negocios por US$790.700

El experto indicó que cuando se habla de ‘apagar’ la economía significa bajar al mínimo la producción, con la excepción, como ella lo menciona, de los servicios públicos esenciales, la producción, el transporte y el mercadeo de alimentos. "Pero imagínese que paren las industrias que producen alimentos procesados, por ejemplo, pues empezarán a escasear los productos, al igual que en muchos otros bienes, y eso se traduciría en brotes inflacionarios, en una enorme posibilidad de incremento del desempleo. Es dramático, pero obviamente en la situación que estamos, las decisiones tienen que estar entre la vida vs. la economía”.


El análisis de la alcaldesa de Bogotá sobre la cuarentena

Claudia López Hernández, alcaldesa de Bogotá, explicó que Colombia es el segundo país con menos días de cuarentena -19-, mientras que el mundo tiene en promedio 26 días iniciales. “Si nos guiamos por lo que hacen países parecidos a nosotros, el aislamiento se ha tenido que alargar”. 

Dijo que nadie quiere estar en la situación que hoy viven España e Italia, con casi mil muertos al día y que por eso, tenemos que prepararnos para la posibilidad de que la cuarentena dure un poco más. 

“Cuando se acabe la cuarentena, según el cálculo de los epidemiólogos, la tasa de contagio sube y para eso se necesitaría mayor capacidad instalada. Solo en Bogotá si se contagiaran solo los usuarios de Trasmilenio se tendría que tener mínimo 2.000 camas en las Unidades de Cuidados Intensivos, UCI, y en este momento hay 300; las camas para los que no estén tan graves tendrían que ser 2.000 y estamos preparando Corferias, pero hoy hay 0 camas y el 13 de abril no tendremos ese número”.  

Advirtió, que mientras no haya vacuna, lo ideal es que cuando se rompa la cuarentena se tengan esos números de UCI, camas, entre otros puntos básicos. “Se debe tener la capacidad instalada para tomar el riesgo de salir de la cuarentena y que así se pueda atender el crecimiento de la tasa de contagiados”.


Temas Relacionados: Economía Quindío Noticias Coronavirus

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net