Sabado, 29 Feb,2020
Región / ENE 25 2020 / hace 1 mes

Gobernador del Quindío y alcalde de Armenia; a reconstruir esperanza y confianza a 21 años del terremoto

Gobernador del Quindío y alcalde de Armenia; a reconstruir esperanza y confianza a 21 años del terremoto

Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas y José Manuel Ríos Morales.

Los mandatarios contaron a LA CRÓNICA algunos de sus deseos, reflexiones e ideas a propósito de los 21 años del terremoto en el Quindío.

25 de enero, fecha de la esperanza

Roberto Jairo Jaramillo Cárdenas
Gobernador del Quindío

Hoy nos levantamos más fuertes, somos un pueblo de pioneros y como dice nuestro himno, un pueblo en donde nuestros abuelos sembraron su corazón. Nos sentimos orgullosos de lo que somos porque tú y yo somos Quindío. 

El 25 de enero de 1999 es una fecha que se ha quedado para siempre en el recuerdo y el corazón de los quindianos, en ella se define el dolor de los seres perdidos, el sufrimiento de una población golpeada por la naturaleza, la nostalgia que acompaña a las almas nobles después de la tragedia, pero también el heroísmo de nuestras gentes, la abnegación, la mano fraternal y tendida de la comunidad nacional e internacional que dignifica a los seres humanos. 

Nuestra capacidad de unión, de levantarnos frente a las dificultades y resiliencia se puso a prueba. A fe que gracias a Dios, quien nos dio el valor y la fortaleza para continuar. A las instituciones como la presidencia de la República, los organismos de socorro, el Ejército, la Policía, los medios de comunicación, los empresarios y las organizaciones del tercer sector, que de manera oportuna intervinieron y respondieron al llamado de la solidaridad. Logramos avanzar hacia un horizonte que restableció la esperanza, motivó nuestro espíritu de lucha y el deseo ferviente de salir adelante para cumplir con nuestro destino como pueblo.  

Debemos entender que el mejor homenaje que podemos rendir a los caídos es redoblar nuestros pasos para alcanzar metas en beneficio de toda la comunidad quindiana, esas metas deben estar definidas por la unidad de todos los actores del territorio, por la transparencia de nuestros actos, por la inclusión y la participación de los habitantes de cada uno de los municipios que integran nuestra bella región administrativa. Si nos unimos frente al dolor, debemos también unirnos en torno a la noble tarea de construir un departamento de condiciones aptas para la vida y la convivencia.

En este orden de ideas, desde el gobierno departamental que me honro en presidir, hago un llamado a las autoridades y a la comunidad en general para que forjemos una cultura de prevención y gestión del riesgo que garantice la protección de la población, la relación amigable con la naturaleza, la articulación del Estado y la conciencia de todos que debemos asumir las acciones necesarias para contribuir a preservar la vida y el territorio ante las eventualidades que se puedan presentar. 

Mi compromiso como gobernador de los quindianos es y será siempre el velar por la integridad física de los ciudadanos en el marco de una respuesta oportuna ante la adversidad, mitigando las amenazas que puedan vulnerarnos y coordinando las acciones necesarias para garantizar el ejercicio de la gobernanza en procura de una positiva gestión del riesgo. ¡Dios nos acompañe siempre!


Reconstruir confianza

José Manuel Ríos Morales
Alcalde de Armenia

Hace 21 años la ciudad lloró sus muertos, sus heridos, sus damnificados, su tragedia. Cada 25 de enero, será inevitable recordar todo el dolor y la conmoción que provocó el terremoto.

Esa es una realidad que ya hace parte de la historia nuestra y es un capítulo que se repasa como lección de vida año tras año.

Hoy, en medio de los recuerdos y de la solemnidad lúgubre de esa fecha, le apostamos a una reflexión que para homenajear de manera permanente a nuestros muertos y a nuestros damnificados, honre una nueva reconstrucción, pero ahora, no como inflexión de una catástrofe natural, sino como un punto de partida o una línea de base de un proceso de reconstrucción de confianza luego de los sismos de corrupción y desgreño que azotaron nuestro territorio en los últimos años.

Hemos iniciado un trabajo con toda la mística disciplinaria y el compromiso ciudadano de manera que este gobierno de la gente y para la gente, pueda interactuar todo el tiempo en un diálogo abierto y sincero acerca de la agenda de la ciudad y las prioridades que implica la concertación con cada sector.

Hemos iniciado el gobierno de la reconstrucción de la confianza, porque hemos entendido que el momento es ahora. Es ahora que le corresponde a la institucionalidad local asumir el liderazgo para sacar la ciudad adelante. Es ahora, el momento para constituir de la mano de la comunidad el equipo de trabajo que permita que en los próximos cuatro años, la confianza vuelva a representarnos como valor y patrón de conducta. Es ahora, que nos corresponde, mirando a los ojos a la ciudadanía hacer lo pertinente con toda responsabilidad y en la gran apuesta esperanzadora que la ciudad y el gobierno vuelvan a acercarse a la ciudadanía y que la gente de a pié y desde cualquier rincón de Armenia sienta que este ejercicio de gobierno también es suyo.

Qué mejor que un 25 de enero fecha que inmortaliza nuestra esencia restauradora y reconstructora, para empezar a transitar por los tiempos del cambio, de la transformación en el estilo de gobernar, en la recuperación de la transparencia como amparo de la ética pública, y en suma, que mejor que hoy, para volver a decir a los armenios que hay motivos para creer que las cosas van a mejorar.

Estamos concentrados en la formulación de nuestro plan de desarrollo como piedra angular para los próximos cuatro años a partir de insumos vitales como Proponer y Armenia cómo vamos, pero simultáneamente hemos emprendido acciones administrativas y en la calle que permitan enviar las primeras señales acerca del carácter de nuestro gobierno y un ADN que tiene por alma el interés genuino por los derechos y las necesidades de la gente.

Emprendemos una tarea histórica por la ciudad y sabemos que con la ayuda de Dios y la inspiración diaria en los valores y el temperamento de los armenios, nuestra ciudad mejorará y en cuatro años habrá  construido y reconstruido muchas cosas, pero esperamos que la más importante sea; la confianza. Confianza en todos y pá’ todos!

 

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net