Inicio / Región / SEP 26 2018 / 1 año antes

Hace dos años se firmó el acuerdo final de paz en Cartagena

Favorito
Hace dos años se firmó el acuerdo final de paz en Cartagena

Mientras muchos celebran la culminación de medio siglo de guerra, hay un sentimiento de incertidumbre con lo que podría llegar a pasar con el proceso, teniendo en cuenta hechos como el cambio de gobierno.

La firma del pacto entre el gobierno Santos y las Farc fue la culminación de un conflicto de más de 50 años.

El 26 de septiembre de 2016, las Fuerzas Armandas Revolucionarias de Colombia, Farc, y el gobierno de Juan Manuel Santos firmaron en Cartagena el acuerdo final de paz, luego de cuatro años de negociaciones en La Habana, Cuba. (Lea: Desde el Quindío celebraron los acuerdos gobierno-Farc)

Las noticias que han surgido con relación al estado del acuerdo, son mixtas. Por un lado, al año después de la firma, el Observatorio de Seguimiento a la Complementación del Acuerdo de Paz reveló que solo se había cumplido el 18,3% de lo acordado. Por otra parte, se han entregado casi 9.000 armas, y se alcanzó la tasa de homicidios más baja en tres décadas. (Vea: Denuncian que se ha cumplido menos de la quinta parte de lo acordado con Farc)

Mientras muchos celebran la culminación de medio siglo de guerra, hay un sentimiento de incertidumbre con lo que podría llegar a pasar con el proceso, teniendo en cuenta hechos como el cambio de gobierno y que las Farc sufrieran un duro golpe en su primera contienda electoral, cuando el candidato a la presidencia del antiguo grupo guerrillero abandonó la aspiración, justo un mes después de que el partido político suspendiera los eventos de campaña debido a los ataques violentos que recibió. También está la captura de Jesús Santrich, acusado por narcotráfico, atentando contra la credibilidad del proceso y está el hecho de que se desconozca el paradero de Iván Marquéz y de alias el Paisa. (Recomendado: Incertidumbre en el país por el paradero de Romaña, quien renunció a su escolta)

Lea también: Exlíderes de las Farc critican liderazgo de Timochenko en el partido

Aunque el panorama sea incierto, en todo el país se siguen adelantando acciones vinculadas a la implementación de la paz. LA CRÓNICA DEL QUINDÍO se puso en la tarea de averiguar sobre estos procesos dentro del departamento y la relación que tiene la región con el conflicto.
 

Los acuerdos en el Quindío

Hay una priorización de los municipios en los que se implantarán los programas de desarrollo con enfoque territorial durante el posconflicto. Esta obedece a los criterios de necesidad y urgencia, los niveles de pobreza, necesidades básicas insatisfechas, el grado de afectación derivado del conflicto, la debilidad de la institucionalidad administrativa y de la capacidad de gestión, la presencia de cultivos de uso ilícito y de otras economías ilegítimas.

En el Quindío no hay ningún municipio priorizado. Sin embargo, la implementación del acuerdo se hace presente en la forma de la construcción de territorio desde la pedagogía de paz.

Jhon Jairo Salinas es el coordinador en el Quindío de Redepaz y señaló que la red articula las experiencias y prácticas que agentes sociales desarrollan en lo local, regional y nacional en torno a temas de paz y derechos humanos.

“Hemos participado de cinco foros convocados por las Naciones Unidas y la universidad Nacional, sobre la implementación del acuerdo de La Habana entre el gobierno y las Farc. Nuestra organización, como sociedad civil, junto con un sector de la iglesia Católica, estamos acompañando el proceso entre el Eln y el gobierno”.

El consejo departamental de paz es el articulador, asesor y consultor en la construcción de la política pública y de derechos humanos dentro del posconflicto. Trabaja de la mano con la gobernación del Quindío y con Redepaz en iniciativas pedagógicas que se realizan en centros educativos.

Vea también: En Calarcá, 250 niños ‘pintaron la paz’ y su pancarta se exhibirá en Emca

Además de realizar la Semana por la Paz, que se celebró a finales de agosto, Redepaz y el consejo también generan espacios de discusión sobre democracia en las universidades. Han gestionado conferencias con personajes como Humberto De la Calle, el filósofo Sergio de Zubiría Samper y el antropólogo e historiador Guillermo Castaño Arcila.

Estas actividades son formas de democratizar todo el conocimiento que hay sobre la paz y los derechos humanos.

“En la Semana por la Paz se formuló la pregunta, ¿hacia dónde va la paz en el país? Nosotros creemos que la construcción de un posconflicto se debe hacer desde los territorios día a día. Siempre tenemos que estar cuestionando el estado del proceso, pues somos nosotros mismos, los colombianos, los que tenemos que dar una respuesta”, aseguró Salinas.

Le puede interesar: Democracia, paz y preservación de la vida, un trío todavía enfermo

Contó que tienen muchas ideas para continuar con los procesos de pedagogía, como realizar recitales en los colegios con poemas alusivos a la paz, para explicarles a los jóvenes qué pasó en el país por medio de la poesía.

Aseveró que están trabajando con el primer punto del acuerdo sobre la reforma rural.

Desde la alcaldía de Armenia también se han adelantado procesos a partir de los acuerdos. Camilo Andrés López Leal es gestor de paz y de derechos humanos de la administración. Su función es articular a diferentes dependencias y otras instituciones en procesos y acciones de pedagogía de paz. Su objetivo es crear en la sociedad quindiana la capacidad de construir el posconflicto.

Vea también: 315 exguerrilleros de las Farc son nuevos técnicos agropecuarios

López Leal aseveró que los procesos de construcción pedagógica de paz son necesarios, pues no todas las personas comprenden cuál es su utilidad. Él y sus colaboradores han alimentado a las instituciones educativas con metodologías de trabajo y apoyo a las diferentes actividades que se realizan, como son los foros de paz.

“Algunos pueden creer que yo intervengo en procesos de conflicto armado, pero de eso no hay en el Quindío hace años. Aquí, lo que se puede catalogar que existe, es violencia común”.

Desde 2016 ha estado trabajando en diferentes procesos relacionados con el posconflicto dentro del departamento. Uno es el acompañamiento a las cátedras de paz en Armenia. Cada institución educativa, sea pública o privada, tiene un proyecto de esta cátedra. “Nosotros hemos logrado crear un espacio para que se articulen todos los procesos y para que cada institución relate su experiencia”.

Lea también: Ruta para implementar acuerdos de paz en el Quindío, una necesidad

Por otro lado, también están articulados con la Agencia Colombiana para la Reincorporación y la Normalización, que busca desarrollar habilidades y competencias ciudadanas entre las personas desmovilizadas y sus entornos. Con ellos han creado actividades para la reconciliación y para el fortalecimiento de capacidades para la paz en los excombatientes.

En el Quindío habitan desmovilizados de las Farc. Igualmente muchas víctimas, aquí hablamos del quinto punto, uno de los más importantes del acuerdo. Además, el punto uno sobre la reforma rural integral puede afectar sustancialmente al departamento. Aunque lo que se ha mostrado hasta el momento por parte del gobierno actual ha generado mucha incertidumbre en que se logre algo”.
 

El conflicto en el departamento

Es popular la creencia de que el Quindío casi no ha participado del conflicto. Si se piensa en términos de campos de batalla y siembra de cultivos ilícitos puede que ese sea el caso, pero el departamento sí ha sido testigo de hechos históricos que lo vinculan directamente al proceso de la guerra en Colombia.

De resaltar hay sucesos como el del fundador de las Farc, Manuel Marulanda Vélez, cuyo nombre real es Pedro Antonio Marín, nació en Génova. Otro es Fabio Vásquez Castaño, miembro fundador del Ejército de Liberación Nacional , Eln, oriundo de Calarcá; su hermano Manuel Vásquez fue creador de la línea política del Eln. Gustavo Arias Londoño, conocido como Boris y nacido en Montenegro, fue uno de los miembros iniciadores del M-19, era el principal dirigente de la línea militar de la organización.

Lea también: Coincidencias en la paz y la guerra de dos hijos de Génova

Cuando el Quindío pertenecía a Caldas, en la década de 1950, fue escenario de la violencia entre liberales y conservadores. Es aquí donde se da uno de los primeros secuestros de carácter político en el país cuando los hermanos Arturo y Guillermo Salazar Ceballos son raptados y asesinados por identificarse como conservadores en el corregimiento de Quebradanegra, Calarcá, en 1957. El crimen no se resolvió sino hasta mayo de 2013. (Recomendado: Terminó la pesadilla de la familia Salazar, parte 1 y parte 2)

Carlos Enrique Cardona, alias Braulio Herrera, quien fue miembro de las Farc, fue dirigente comunista en el Quindío, concejal de Calarcá en 1974, y de Armenia en 1976.

Vea también: Holocausto del Palacio comenzó en el Quindío, parte 1 y parte 2

En 1987, el narcotraficante de Armenia, Carlos Lehder Rivas, se convirtió en el primer colombiano en ser extraditado a Estados Unidos, donde fue sentenciado a cadena perpetua, más de 135 años.

Le puede interesar: Lehder hizo llover plata sobre Armenia

La región también vio nacer a miembros fundadores del Partido Comunista Colombiano, como Luis Vidales, de Calarcá, e Ignacio Torres Giraldo, de Filandia.

Es necesario recordar un duro golpe que le asestó el conflicto armado al departamento, cuando en 2002 fue secuestrado el primer gobernador y líder liberal Ancízar López López. El reconocido ciudadano, que luchó por la inversión social y la autonomía del Quindío nunca regresó del cautiverio.

Jhon Salinas piensa que el Quindío tiene que convertirse en un laboratorio de paz para que toda esa historia no se repita. “Colombia no ha llegado a una paz estable y duradera por la mezquindad política de los dirigentes. No han estado a la altura de las necesidades del pueblo. No se puede concebir la paz con corrupción. Todos los billones de pesos que se roban cercenan los derechos fundamentales de los colombianos. El sistema de salud, en el que se dejan morir pacientes por no tener recursos, es una violación en contra de los derechos humanos”.

La paz no se logra solamente silenciando fusiles sino dando plena garantía de derechos fundamentales al pueblo colombiano.


Redacción
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net