Inicio / Al descubierto / JUN 25 2020 / 1 semana antes

Hernando Franco le saca el jugo a sus inventos

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Hernando Franco le saca el jugo a sus inventos

Hernando Franco Alzate —de gafas— al lado del cestosapo en el mirador de Filandia.

Creó el cestosapo, el cual mezcla las artesanías, la rana y los juegos tradicionales, pero al que también le ha dado utilidades pedagógicas. Además, diseñó una cartilla para enseñar matemáticas a los sordos.

 

En el filandeño Hernando Franco Alzate se fusionan la sencillez, es de origen campesino, la inquietud por investigar para mejorar vidas, la inteligencia y un espíritu emprendedor y transformador, que lo convierten en un ser versátil. 

Este licenciado en matemáticas y computación, de 47 años de edad, es docente del colegio Sagrado Corazón de Jesús de la ‘Colina iluminada’. En 2014 se ingenió un juego llamado Cestosapo, que combina elementos de la cestería, la biodiversidad y el juego tradicional conocido como la rana. Es una estructura construida en bejucos, que tiene la forma de un sapo con la boca abierta y cuyo interior contiene 5 canastas pequeñas y una más afuera. Las personas tienen que encestar allí esferas. El juego se convirtió en un valor agregado para los turistas que visitan el mirador de ese municipio. Es único en el mundo. 

Inspirado en la tradicional cartilla Nacho lee, en la que muchos aprendieron a leer cuando eran niños, este quindiano creó una cartilla de 176 páginas llamada Señas matemáticas, en la que enseña esa área del conocimiento a personas sordas para que sus clases sean incluyentes. Sobre sus 2 creaciones, este hombre, con hablado de culebrero, dialogó con LA CRÓNICA. 

Vea también: Cocuy, el servicial andariego confinado

¿Cuál es la historia que tiene la creación del cestosapo? 

Surgió en un festival Camino del Quindío y en el proyecto de innovación social de ondas de la Universidad del Quindío. Mis amigos Álvaro Camargo y Gloria Giraldo me invitaron a una reunión en la que se iba a hablar sobre juegos tradicionales. Ahí fue que me surgió la idea, porque me preguntaba, ¿cómo hacemos para que confluyan en un juego la cestería, los artesanos, los juegos tradicionales y la biodiversidad? Entonces fue cuando nació el cestosapo, cesto de cestería y sapo en honor a la rana cristalina, endémica de Filandia, que es transparente y se le ve el corazón, las arterías y la sangre. Allí me surgió la idea. En ese juego confluyen todos los elementos. Este es para Filandia lo que el tejo es para Turmequé, Boyacá. Yo no era artesano, pero tenía amigos que sí lo eran, por lo que hablé con don Miguel Marín y le di las características de lo que tenía en la mente. 

Él y su esposa, doña Celina Caro, se le midieron a fabricarlo con 6 canasticos, 5 en el interior y uno afuera e íbamos a lanzar esferas hechas con bejuco. Yo hice el diseño mental y don Miguel Marín fue el arquitecto. 

 

¿Usted terminó convirtiendo al cestosapo en un juego para los visitantes del mirador de Filandia? 

Le pedí permiso al alcalde para llevar el juego al mirador, que tenía pocos atractivos turísticos. Llegaban los turistas americanos y holandeses y eran fascinados con el juego. 

Cuando la gente acertaba en una cesta, yo los premiaba con chocolatinas y bombones, los animaba y les contaba la historia del sapo de una manera muy humorística, les echaba la historia y la gente no sabía si jugar o ponerse a reír. Gracias al cestosapo, la secretaría de Educación del Quindío me regaló una maestría en ciencias de la educación. 

Hoy en día es la parte emblemática de los juegos en el mirador. Ahora en cuarentena le pusimos un poncho que le cubría toda la boca. Yo hablé con el artesano y le dije que hiciera un cestosapo con patas, que es el padre, y uno de mesa, que es el hijo. Este invento también lo he llevado al hogar del adulto mayor y allá durante mucho tiempo he buscado que los abuelos se distraigan y que se diviertan. Además, lo implementé en las clases de matemáticas para hacer talleres de estadística y de probabilidad con los estudiantes. Es interdisciplinario, porque no solo toca la vida social, sino la parte académica. 

No solo es didáctico, sino matemático y geométrico, porque las esferas son figuras geométricas. Lanzó 6 veces, de esas acertó 3, ¿cuál es el porcentaje de acierto? Son algunos de los ejercicios que les pongo a mis alumnos. 

Vea también: El coronavirus la dejó como empleada doméstica de su casa

¿Cómo surgió lo de la cartilla de matemáticas para sordos llamada Señas matemáticas? 

Me gané una beca para estudiar en la Universidad del Quindío por ser atleta. Yo entrenaba con un hombre sordo, quien manejaba el cronómetro. Me preguntaba, ¿cómo era posible que él siendo así, hiciera eso? ¿Quién le enseñaba los números? ¿Cómo hicieron para explicarle el manejo de ese reloj si no escuchaba? Como yo estudiaba matemáticas, el profesor me estaba pidiendo una idea para el proyecto de grado. Ahí surgió la cartilla de matemáticas para sordos en el año 2002. Eso fue el boom en la Universidad del Quindío, nadie había trabajado ese aspecto. En matemáticas para sordos a nivel mundial soy el único latinoamericano que ha diseñado una cartilla de ese tipo. Estuve en Lima, Perú, hace 2 años, hace un año estuve en Cuba y he estado en 10 congresos internacionales hablando de la cartilla. En uno de esos publiqué un artículo y una editorial española se ofreció para publicarme el libro en Amazon. Yo lo he regalado en PDF en todas las ciudades en las que he estado. Fenascol tiene un lenguaje léxico gráfico de las matemáticas.  En los libros de ellos aparecen las fotos para mencionar los números, para decir suma, resta, multiplicación y división, volumen, porcentaje, estadística, pero no aparece la imagen de matemática que represente esa seña. Lo que hice fue agrupar las señas de Fenascol más las señas matemáticas con ejemplos didácticos para enseñar con ejercicios matemáticos. En la cartilla de Nacho lee aparece la palabra mamá y al frente aparece la figura de una señora con un niño para que los niños capten que les están hablando de una mamá. Si esa cartilla tenía una imagen para las palabras, la mía debía tener una para las señas.

 

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net