Armenia / ABR 08 2020 / 1 month before

Historias de quindianos que les tocó la cuarentena lejos de su tierra

Autor : LA CRÓNICA

Historias de quindianos que les tocó la cuarentena lejos de su tierra

La Loca Compañía durante una de las presentaciones en Guatemala, donde esperan por la apertura de fronteras.

Un empresario en África, un grupo de artistas en Centroamérica y una periodista en Alemania compartieron su experiencia.

 

 

Mientras el aislamiento preventivo obligatorio tiene a muchas personas ansiosas queriendo salir de su casa, en otras partes del mundo algunos sueñan con regresar al Quindío para poder, al menos, estar en su hogar.

Gladys Quintero Isaza y su esposo Rodrigo Jiménez, conforman el grupo de teatro La Loca Compañía, con sus títeres han recorrido casi toda América dejando en alto el nombre de la región, y fue precisamente en una de estas giras cuando los tomó por sorpresa el cierre de fronteras del país.  

“Recientemente participamos en el festival de teatro del lago de Atitlan, en Guatemala y, una vez terminado, aprovechamos para ir México, más exactamente a San Cristóbal de las Casas, pero estando allá luego de hacer 2 presentaciones nos avisaron del cierre de fronteras, entonces rápidamente nos devolvimos, pero de camino al lugar nos tuvimos que quedar en el pueblo de Panajachel, Guatemala, donde nos acogió un grupo de teatro, que ha estado en el Quindío y que se llaman Chúmbala cachúmbala”, relató Quintero Isaza.

Recomendado: Internos a la expectativa de posibles anuncios de libertad

Antes del cierre de las fronteras aéreas les avisaron de un vuelo humanitario, pero cuando les dijeron que debían pagar $6.000.000 en efectivo, tuvieron que resignarse a permanecer en el país centroamericano.  

“Acá nos están atendiendo muy bien e inicialmente pudimos aportar con los gastos de la comida, pero ya son ellos los que están asumiendo todo porque la situación económica está muy complicada”, agregó la artista quien tenía la esperanza en solucionar su situación el 13 de abril, pero ante la prolongación de la cuarentena, ahora deberá esperar hasta el 27.

La loca compañía está en Guatemala desde el 16 de marzo, en una zona de tradición Maya, que es visitada cada año por cientos de turistas extranjeros, pero donde curiosamente no hay reportes de enfermos por COVID-19.

“Acá tampoco podemos salir a la calle, por varias razones, porque estamos en cuarentena, porque somos extranjeros y porque soy una mujer de 70 años, así que me tengo que cuidar mucho. Estamos bien, pero tenemos muchas ganas de volver, porque amamos mucho a nuestro Quindío. Creemos que esto tiene que pasar y que va a traer algo muy positivo para todos”.  

Se trastocaron los planes


La periodista Milena Agudelo Trejos en compañía de su hija en la plaza central de la ciudad de Hamburgo, Alemania, días antes de que comenzara la cuarentena.
 

Al otro lado de Guatemala, en Hamburgo, Alemania, se encuentra Milena Agudelo Trejos quien vive una situación muy diferente. Ella es comunicadora social, periodista de la Universidad del Quindío y luego de varios años en el sector de las comunicaciones institucionales decidió ir a probar suerte a Europa donde cuenta con el apoyo de varios familiares radicados allí.

 A finales del mes de enero arribó al país germano, con las ganas de trabajar y ayudar a su familia en Colombia, pero durante el primer mes se dedicó a encontrarle colegio a su hija, que la acompañó en el viaje, pero tan pronto la matriculó se enteró de las medidas de aislamiento del gobierno alemán y todos sus planes quedaron a la espera de lo que pueda suceder con la economía.

“Mi hija empezó a estudiar la última semana de febrero, pero cuando salió al receso de marzo, por las pascuas, le enviaron un correo electrónico diciéndole que no debía volver a clases hasta que pasara la cuarentena, que inicialmente está programada hasta el 19 de abril”.

En el poco tiempo que lleva, Milena ha visto cómo el sistema sanitario alemán le lleva mucha ventaja al de países como Colombia, pero también ha comprobado que la disciplina alemana no es un mito. “Acá hay mucha conciencia con respecto al no salir a la calle, las distancias que se deben respetar. Sin embargo, como ya está llegando el verano y aquí el sol es una rareza, algunas personas sí han decidido salir, por lo que las medidas se han puesto más rígidas, las multas van de 150 a 25.000 euros”.

En cuanto al tener que adaptarse a una cultura tan diferente, en un momento tan atípico, la comunicadora asegura que se siente como si alguien la hubiera reseteado. “No sé qué va a pasar, cómo voy a hacer. Mi niña está en el colegio, pero todos los planes quedaron como en el aire. Se siente mucha incertidumbre de cómo va a quedar la economía, pues no es solo aquí, sino en todo el mundo”.

Finalmente, la periodista aseguró que, independientemente de donde se esté, lo importante es hacer caso de las recomendaciones dadas por las autoridades y tratar en lo posible de mantener una rutina saludable para el cuerpo y la mente. “Haciendo cosas que nos aporten positivamente a sobrellevar el remolino de emociones que ha causado esta pandemia”.  

Esperando en Sudáfrica

Fueron a competir en Sudáfrica, una de las carreras más importante del mundo del ciclomontañismo, pero, debido al coronavirus, la cancelaron y ahora están en cuarentena.

Muy lejos de allí, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, se encuentran el empresario quindiano Alexánder Rodríguez, su esposa Diana, su hijo Samuel y un par de amigos. Juntos llegaron a participar de Cape Epic 2020, una de las carreras de ciclomontañismo más importantes del mundo, sin embargo, debido al coronavirus, la competencia fue cancelada un día antes del inicio de la misma.  

“La carrera se cancela, pero como aún no habían cerrado el aeropuerto El Dorado, entonces aprovechamos el tiempo para adelantar otras actividades que teníamos pendientes. Inicialmente nos habían dado la posibilidad de regresar, pero solo a 5 integrantes del grupo inicial, así que le dimos la prioridad a un compañero que estando acá se había lesionado”.  

Días después, cuando se enteraron del cierre de fronteras aéreas, se fueron a pasar la cuarentena, ordenada por el gobierno sudafricano, a una casa que había rentado una compatriota para los días de la carrera.

“Acá en total estamos 11 personas. Para los gastos, estamos echando mano de las tarjetas de crédito, porque veníamos presupuestados para unos pocos días, pero eso ya se terminó”.  

Respecto a la posibilidad de vuelos humanitarios, Rodríguez mencionó que han estado en contacto permanente con el consulado colombiano, pero que la situación está muy compleja por el cierre de los cielos, ya que se requerirían 3 vuelos para poder regresar al país, y, en realidad son muy pocos los compatriotas que están allí para hacer un despliegue de tal magnitud.  

“Creemos que solo cuando se abran las fronteras aéreas podremos vislumbrar un posible regreso”, concluyó el empresario quindiano quien recalcó que él, su familia y amigos están cumpliendo a cabalidad con la cuarentena sudafricana y acatando todas las recomendaciones dadas por la Organización Mundial de la Salud.

 

 


Temas Relacionados: Cuarentena Aislamiento preventivo

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net