Sabado, 18 Ago,2018

La Salida / MAY 11 2018 / Hace 3 Meses

“Inclusión, una actitud que abre un lugar donde quepamos todos”: Fundamor

Amparo Rosas, representante legal de la fundación Fundamor Celmira Rosas de Vásquez, explicó que la discapacidad no es un asunto de pesar.

 

“Inclusión, una actitud que abre un lugar donde quepamos todos”: Fundamor

Con Música para todos, Fundamor activa la capacidad del canto y la interpretación musical.

Fundamor Celmira Rosas de Vásquez es una organización comunitaria de personas con discapacidad, creada en el año 2004 con el objetivo de generar apropiación de la condición de personas con limitaciones físicas. Amparo Rosas es la representante legal de la entidad, quien habló con LA CRÓNICA sobre el trabajo que desarrollan y el programa Música para todos, apoyado por el ministerio de Cultura con 17 millones de pesos.
 

¿Cuál es el objetivo de la fundación?

Hacer efectivo el goce de las personas con discapacidad, trabajando para que se apropien de su condición y con la comunidad para que abran los espacios de inclusión para ellos. 

¿Cuántas personas hacen parte de esta institución?

En diferentes programas somos unas 30 personas de base. Pero tenemos proyectos donde atendemos población con o sin discapacidad. Estos son talleres de música, danza, guitarra y propuestas desde la participación política, para que se haga inclusión y la validez de sus derechos.

Los integrantes de Fundamor, ¿qué tipo de discapacidades tienen?

Las personas que vienen acá tienen todo tipo de discapacidad, porque somos una propuesta incluyente, abrimos la puerta a todos sin fijarnos en qué falencia tienen, simplemente se adaptan los talleres a sus capacidades. 

¿Con qué personal cuentan para llevar a cabo los talleres?

En este momento contamos con docentes profesionales en sus artes.

Vea también: Actitud, la medicina para sobrellevar la discapacidad de un ser querido

¿Los docentes están capacitados para enseñar a personas con discapacidad? 

No, porque el tema de la discapacidad se aprende, no se debe tratar dentro de la universidad, pero la inclusión es un actitud, más que un proceso académico, algo que se va a volver un valor. Incluir es de toda persona. Tratar en su vida diaria de abrir el espacio para que quepamos todos sin importar lo diversos que somos.   

¿Cómo ha sido la aceptación de los integrantes del grupo?

El tema no es fácil porque hablamos de un asunto de derechos y apropiación de estos, no se trata del esquema mal interpretado del qué pesar, es una construcción colectiva donde todos apostamos desde nuestras capacidades. Así que hablar de ello en una sociedad excluyente como la nuestra es difícil.

Las personas con discapacidad tienen en su imaginario el existencialismo y quieren que los veamos así, pero nosotros no hacemos eso. Acá trabajamos con quienes están dispuestos a luchar. Mi condición la tengo que aceptar y puedo vivir como cualquier otra persona.

De los años que llevan trabajando, ¿qué acciones puede destacar?

No destacamos una persona porque somos un proceso comunitario. Resaltamos la puesta en marcha de la comunidad para salir adelante. La ganancia más grande es precisamente la propuesta de dignidad donde todos nos apoyamos.

Lea también: Inocencia y pureza, los mejores materiales para la obra de Cofilatinart

¿Cuál cree que es el problema más grande que evidencia en los quindianos respecto al tema de inclusión de personas con discapacidad?

El imaginario de desconocimiento basado en la indiferencia, el rechazo y el qué pesar. El miedo de las mismas personas con discapacidad y sus familias, la limitación más grande. Falta que los gobernantes implementen una política pública de inclusión.

Con el ministerio de Cultura tienen un proceso apoyado con $17 millones, ¿de qué se trata?

Música para todos es una propuesta que nace desde hace mucho tiempo de un ejercicio de las personas que les gusta cantar, y alguna vez un grupo de adultos se puso a hacerlo y le gustó, entonces presentamos el proyecto y lo aprobaron. Allí se usa la música como una herramienta para pasar rico. Tiene un segundo componente, que es una revista que se llama Pa’ todo el mundo, de edición anual y hablamos del tema de la discapacidad desde nuestra visión.

Le puede interesar: El instrumento, una extensión del cuerpo para los músicos

Además de Música para todos, ¿qué otros proyectos tienen?

Un proyecto de radio que se llama Pa’ todo el mundo, que se pasa por Ecos del Cacique todos los viernes a las 11:00 a. m., porque pensamos que la barrera más grande que tiene la inclusión es la actitud de las personas, cuando cambiemos y la podamos derribar, seguramente los ingenieros hagan edificios accesibles. 

¿Cómo se lleva a cabo el proceso de integración?

Unos vienen porque les contaron o porque los traen, de igual forma hacemos visitas sobre todo a los barrios más vulnerables y los traemos. Tratamos de que esto sea una apuesta y que si nos cuesta va a ser más valorado, entonces cobramos $10 mil por taller, o a veces algunos no pagan, eso depende de la discapacidad o la capacidad monetaria, pero si no se puede asumir el costo, colabora con el refrigerio, así sea a prepararlo, porque en Fundamor todos ponen. 

¿Quienes los quieran apoyar, qué deben hacer?

Nos pueden encontrar en el Facebook como Fundamor, en Calarca.net tenemos un espacio, o en los teléfonos 3006094914 – 7432785. En estos momentos una del as necesidades más sentidas es tener un comedor comunitario para nuestros niños con discapacidad. 


Lily Dayana Restrepo
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net