Miércoles, 14 Nov,2018

Región / OCT 01 2018 / Hace 1 Mes

Jemay Parra: una lotería merecida para un señor y decente servidor público

Son muchos los quindianos que sin inclinarse de rodillas a la politiquería y sus mezquindades, bien pudieran hacer un gran papel por la región y su desarrollo.

Jemay Parra: una lotería merecida para un señor y decente servidor público

Jemay Parra fue llamado a ocupar la gerencia de la lotería de Bogotá por el alcalde Enrique Peñalosa, un hecho que demuestra que en la región sí existe gente capaz.

Cuando el abogado Jemay Parra incursionó en lo público, el Quindío tenía una muy clara efervescencia en la vida política y social. Es decir, comenzó cuando los políticos en el departamento todavía trabajaban de la mano del civismo con el propósito transparente de servir los intereses de la región.

Lo hizo al lado del más importante dirigente liberal en lo que va de la historia del departamento, Ancízar López López. Parra estaba demasiado joven, cursaba tercer año de derecho, sin embargo, se veía en él inteligencia y condiciones para emular en la política cuando estaba menos contaminada, sin el torbellino de placeres en el que saben vivir los políticos corruptos de los nuevos tiempos.

La gerencia de la lotería de Bogotá está en el grupo de los cargos más importantes del Distrito Capital, tiene el compuesto de una empresa gigante en el contexto estructural orgánico de la alcaldía capitalina, considerada como el segundo cargo más importante de Colombia. A ocupar la gerencia de esta institución fue llamado el quindiano Jemay Parra Moyano por el alcalde Enrique Peñalosa en un hecho que demuestra que en la región sí existe gente capaz y que la importación de funcionarios y candidatos al congreso hace parte del cáncer de la corrupción que se refleja en dirigentes y gobernantes. (Lea: “Es satisfactorio que vieran en mí las condiciones para gerenciar la entidad”: Jemay Parra)
 

Trabajo más visión

Le gustó, sin duda, el trabajo en el sector público y se inició como jefe de contratos y juicios fiscales de la Contraloría municipal de Armenia donde permaneció un relativo breve tiempo. Joven de aspiraciones legítimas, se valió de su primer puesto, —y con el sueldo que devengaba— optó por viajar a Bogotá con alguna frecuencia con la intención de vincularse a otros niveles políticos, hacerse conocer de líderes y hacer la carrera que le ha permitido mantener un nivel permanente y trabajo público en ascenso.

Uno de sus primeros amigos, fue Julio César Sánchez, quien alcanzó a ser alcalde de Bogotá después de una lucha incesante que inició en sus años mozos como mesero del hotel Tequendama. —Se destaca este punto que corresponde a la vida de Sánchez dada la importancia política que alcanzó; fue ministro y movilizador de masas, don que lo llevó a convertirse en uno de los políticos más reconocidos del país—.

Jemay Parra se amistó con el exalcalde y exministro gracias a las ganas de moverse con quienes estando en la política, se dedicaban a la perpetración del bien. Soportado en su propio talante y personalidad, Jemay Parra Moyano nos hablaba a sus amigos de la necesidad de promover tareas que hicieran del progreso un vector resplandeciente e inmutable para el Quindío. De ahí que en Armenia haya sido fundador de una empresa de transporte, estructuró la estación de servicio La Metro en Calarcá, fundador y gerente de la sociedad de inversiones Jepar SAS, que maneja negocios de combustible entre otras actividades, que lo han hecho notorio en los medios empresariales del departamento.

Luego vinieron otros cercanos amigos, verbigracia el exvicepresidente Carlos Lemos Simmonds, canciller de la República cuando el conflicto Argentino-Británico por las islas Malvinas. Quienes como Jemay Parra tuvimos la feliz oportunidad de conocer a Lemos, pudimos saber el porqué del prestigio nacional de este periodista multifacético que fue el caucano Lemos Simmonds.
 

Secretario general de la Policía Nacional

Siendo ministro de Defensa otro de sus amigos, Fernando Botero Zea, lo presentó en la nómina del Estado como asesor del comisionado nacional para la Policía, cargo del cual fue promovido dos meses después a la secretaría general del comisionado nacional para la Policía.

Ha sido clara la ruta por la que Parra Moyano ha recorrido el camino de los saberes y las entendederas de la política colombiana. A pesar de estar en la mitad de la vida, la juventud del abogado pulcro al vestirse, y caballero al hablar, consiguió muchas otras manos amigas.

Abelardo Forero Benavídez, avezado político fallecido hace muchos años, fue ministro de Estado y mantuvo en la televisión colombiana un programa cultural del más elevado nivel, del cual se sirvió el país gracias a la sabiduría de Forero Benavídez. La lista de los patricios amigos de Jemay es extensa, aunque es de relevar los lazos que ha mantenido durante más de 20 años con el actual alcalde de Bogotá Enrique Peñalosa y con Camilo Sánchez, el último ministro de Vivienda del gobierno Santos. Sánchez llamó a Parra a formar parte de su equipo de trabajo convirtiéndolo en el más cercano e importante de sus funcionarios, fue el secretario general de ese ministerio.
 

La diplomacia lo tocó hace 22 años

En el gobierno de Ernesto Samper Pizano, cuando corría el año de 1997, fue llevado de embajador extraordinario y plenipotenciario de Colombia ante el gobierno de la República de Haití, cumpliendo en el hermano país una labor social trascendental. “Embajador Ud. dejó el listón muy alto para todos nosotros”, le dijo el embajador de Estados Unidos en Haití en carta que a manera de despedida del cargo le dirigió el diplomático norteamericano al embajador quindiano.
 

El día del terremoto

Mediante autorización de la Cancillería, Jemay Parra se vino en enero de 1999 a Colombia movido por el deseo de ver nacer en su tierra a la primera de sus hijas. El lunes 25, nos citamos en el restaurante La Fogata a la 1:00 de la tarde. La reunión de amigos comenzó a la 1:10 p. m., con muy corta duración, la furia de la naturaleza sacudió terriblemente al Quindío, todo fue pánico y desesperanza en cuestión de segundos, todos, cada uno de los comensales meridianos del restaurante, salimos despavoridos mientras de las estanterías del establecimiento caía la oferta de licores surtida por Alfonso López, su propietario.

No hubo tiempo para despedidas, la avenida Bolívar era un caos, no se veía a 20 metros, el gris oscuro producido por los escombros se elevaba empeorando el panorama de desolación que dejó el primero de los dos sismos del día que destruyeron parcialmente la ciudad y a algunos de los municipios del departamento. De regreso al cargo, el embajador ante el gobierno de Haití permaneció hasta octubre del año 2000.
 

En su afán de volver a la tierra natal

No vaciló en regresar para tomar asiento laboral en la tierra de los mayores, surcada de recuerdos. Asumió como secretario general de la alcaldía de Armenia, luego la secretaría de Gobierno para la que fue nombrado por el alcalde Mario Londoño Arcila, cargo desde el que orientó políticas de acción pública que le permitieron al alcalde, disminuir los problemas que debió afrontar ante la Procuraduría y la Fiscalía hasta la muerte de quién fuera también senador de la República Mario Londoño Arcila. ‘Mano derecha para el bien’ fue Jemay Parra en esa administración municipal.
 

Gestor de recursos públicos

En su reciente paso por la secretaria general del ministerio de Vivienda y por las juntas directivas de Findeter y el Fondo Nacional del Ahorro gestionó recursos para el proyecto de optimización de alcantarillados para los barrios La Miranda, Ciudadela, Nuevo Armenia y La Linda por valores de 2 mil 200 millones de pesos, y mil 300 millones para un parque aledaño al estadio San José. Coadyuvó a la concesión de crédito para el colegio GI por 6 mil millones de pesos de los cuales 4 mil 900 corresponden a tasa compensada.

Se puede ser optimistas en el Quindío porque al contrario de lo que algunos políticos de oficio han creído son muchos los hombres y mujeres quindianas que sin inclinarse de rodillas a la politiquería y sus mezquindades, bien pudieran hacer un gran papel por la región y su desarrollo.


Jorge Eliécer Orozco Dávila
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net