Miércoles, 21 Nov,2018

Armenia / SEP 04 2017 / Hace 1 Año

Kervin, el venezolano que vino a probar suerte en Armenia

En una noche desolada, Kervin Darío Hernández Pérez decidió dejar Venezuela. Tomar la decisión de apartarse de sus padres y sus dos hijas no fue nada fácil, pero sabía que tendría que salir del Estado de Trujillo lo más pronto posible para ayudar con la situación económica en su hogar. 

Kervin, el venezolano que vino a probar suerte en Armenia

Kervin Dario Hernández contó a LA CRÓNICA lo que ha tenido que hacer desde que salió de su país, Venezuela, para poder sobrevivir.


Hoy, 5 meses después de la decisión que partió su vida en dos, recuerda lo que tuvo que hacer para probar suerte y lograr subsistir. 

“Decidimos llegar a la ciudad de Armenia porque mi pareja es de aquí, pero se fue a vivir a mi país muy pequeña.  No es un secreto que la situación allá está muy compleja, entonces decidimos empacar maletas y partir de la tierra que me vio nacer”, relató.

Vea también: Crece rechazo a Constituyente venezolana tras toma de funciones de Parlamento


Llegar a la ‘Ciudad Milagro’ directamente desde Cúcuta era imposible para su bolsillo, pues aunque pidió en el trabajo su liquidación y tomó algunos ahorros que tenía, ese dinero no le alcanzaba para lograrlo. 

“Nos tocó hacer escala en Bogotá porque el pasaje era muy costoso. Yo salí de Venezuela con 600 mil bolívares y cuando llegué a cambiarlos a Colombia solo me dieron 200 mil pesos. Me sentía mani-cruzado, sin salida alguna. Como pudimos llegamos a Armenia y desde entonces ha sido muy difícil conseguir trabajo”, relató. 

Diez días después de estar en tierras cafeteras empezó a laborar en una finca recogiendo maracuyá. 

“Las cosas se pusieron mal porque no me querían pagar, entonces decidí buscarme otro empleo. Caminé muchas veces las calles de la ciudad con la esperanza de encontrar algo que me ayudara a sobrevivir. Por fortuna encontré un trabajo como mecánico”. 

La profesión realmente no es desconocida para Kervin, pues fue en este campo donde empezó a tener experiencia en el Estado de Trujillo. 

“Empecé a trabajar muy joven mecánica automotriz. Allí estuve varios años y ya luego hicieron un cambio y era conductor de una ambulancia. Llevaba 12 años en mi trabajo hasta que me tocó salir casi que corriendo”, recordó con tristeza el hombre de 33 años de edad. 

En Armenia ha tenido cantidad de inconvenientes para conseguir una casa donde pueda hospedarse con su esposa. 

“Nadie nos quiere arrendar nada porque todo es con inmobiliaria. Además, he presentado problemas de salud y no ha sido fácil lograr que me atiendan. Es una de las cosas que más extraño de Venezuela porque allá, así no se tenga un carnet, atienden en cualquier centro de salud”, contó a LA CRÓNICA.

Le puede interesar: 
Un venezolano requiere 22 salarios para pagar canasta básica, dice estudio

Dijo que después de medio año de estar en esta parte del país se siente agradecido con los armenios porque lo han recibido muy bien. 

“La gente de la ciudad es muy amable.  Tanto así que como no tengo dónde vivir, mi jefe me dio posada por algún tiempo”. 

Todos los días cruza la ciudad, desde Puerto Espejo,  para llegar a su trabajo. “Me siento agradecido por tener un empleo. Estoy reuniendo dinero para así enviarle a mis hijas porque con el problema financiero que hay en mi país la plata no alcanza para nada. Una libra de arroz cuesta 20 mil bolívares,  esta cifra en Colombia representa 5.863 pesos”, contó el hombre que un año atrás pesaba 116 kilogramos y que hoy está en 86 kg.

De su país extraña todo. Mientras recuerda el “caos” de la nación vecina, llora como un niño, implorando que el gobierno haga acuerdos con la oposición. 

“Me da mucha tristeza. Solo pido que ellos lleguen a un acuerdo con la oposición. Maduro no me parece una  persona mala porque él allá ayuda a los pobres. Yo solo sé que quiero ver a mi familia. Quiero abrazar a mis padres y mis hijas”.
 

Colombianos repatriados de Venezuela 

Catalina Naranjo Leal contratista de la secretaría de Gobierno de Armenia y quien está a cargo del programa de Migraciones, señaló que a la capital del Quindío han llegado más de 200 colombianos que vivían en Venezuela.

“Estamos convencidos que tenemos un número mayor son de este país y que han vuelto. Por eso, hemos creado una ruta de atención básica para ellos. Deben acercarse a nuestra dependencia para guiarlos”, dijo.

Vea también: Asamblea Constituyente de Venezuela destituyó a la Fiscal General

Frente a los venezolanos que están en esta parte del país, señaló que: “Las condiciones de ilegalidad les hace creer que si llegan a  las instituciones formales los van a hacer devolver y no es así. Sabemos que nuestra situación es compleja, pero no podemos hacerlos a un lado”. 

La contratista recordó que la población puede acceder al beneficio del Permiso Especial de Permanencia, PEP.  

“El ministerio de Relaciones Exteriores dio a conocer la medida de facilitación migratoria a los venezolanos que se encuentran en Colombia. Se trata del PEP, cuya inscripción se realiza, únicamente, a través de la página web www.migracioncolombia.gov.co”, aseguró.

Agregó: “Una vez el extranjero sea portador del permiso, quedará autorizado para ejercer cualquier actividad u ocupación, incluso con vinculación laboral”.

Luz Marina Correal Barrios, jefe de la oficina de Seguridad de la secretaría de Salud de Armenia, señaló que desde el año pasado y hasta la fecha han ingresado 117 venezolanos.

“Nosotros lo que hacemos es que si son colombianos les damos las encuestas al Sisbén y les entregamos un documento donde certificados que por 6 meses se les asiste la atención en salud”, aseguró.

Recomendado: 
Trump dice que no descarta una “opción militar” para Venezuela

Elsa Adriana Sánchez, directora de Poblaciones de la gobernación del Quindío, dijo que en el momento hay cerca de 75 personas del vecino país en proceso de atención. 


María Fernanda Ramírez Tejada 
LA CRÓNICA 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net