Inicio / Al descubierto / DIC 10 2019 / 7 meses antes

La navidad es un duelo para muchos

Favorito
La navidad es un duelo para muchos

La sicóloga Ruby Pardo Lozano expresó que el premio por su excelente desempeño la enorgullece a ella y a sus pacientes.

Hablar, leer y pintar son algunas de las maneras creativas de desahogarse. Todas son buenas, lo malo es aislarse. 

Si algo tenemos asegurado es la muerte, pero nadie está preparado para enfrentarse a la  de un ser querido ni a la propia. En esta época de fin de año el duelo suele incrementarse porque muchos de esos seres amados que estuvieron en navidades anteriores, ya no están. ¿Cómo tratar ese duelo? ¿Qué pasa con las personas que no exteriorizan el dolor?  Estas y otras cuestiones para sanar el corazón y gozar de salud mental las explica Ruby Pardo Lozano, sicóloga de la Unidad de Duelo del cementerio Jardines de Armenia, quien el pasado 30 de noviembre recibió del Colegio Colombiano de Psicología, en Pereira, un premio por su excelente desempeño profesional en el Eje Cafetero. 
 

¿Cómo llegó a este mundo de la atención del duelo por la muerte de un ser querido?
Tengo 58 años y soy egresada de la universidad Antonio Nariño. Llegué al duelo porque siempre me ha gustado hacer voluntariado, entonces en la pastoral social de la diócesis de Armenia empecé a ejercerlo y atendía a familias. De ahí me encontré con el sacerdote, que en ese momento era el gerente del cementerio Jardines, y él me propuso que trabajara allí como voluntaria y acepté. Luego me vinculó laboralmente hace aproximadamente tres años. 

¿El servicio de la Unidad de Duelo del cementerio Jardines lo brindan cuántas personas?
Existe un equipo que está conformado por cinco sicólogos, tres de planta y dos voluntarias. Cualquier persona que sienta que lo necesita puede pedir el servicio en el teléfono 7414393. 

¿Cómo manejar en esta época el duelo de esos seres queridos que estuvieron en años anteriores pero que para esta Navidad ya no están porque murieron? 
El duelo tiene un periodo de tiempo que es más doloroso, que es el primer año, que les toca vivir el primer cumpleaños sin esa persona, el primer día del Padre, Madre, la primera Navidad, porque se padecen muchos sentimientos y se reviven recuerdos que para la familia resultan dolorosos. Todos los miembros viven el duelo diferente. Incluso, cuando muere la mamá y deja tres o cuatro hijos, todos ellos viven el duelo distinto, así mismo se da la Navidad. Algunos van a sentir más la ausencia que los otros. Para llevar este tiempo, que es difícil, porque cada persona en la Navidad deja una huella especial, hay quienes arman el arbolito, hay quienes se encargan de los alimentos, otros de las novenas. Cada ser humano tiene como su tendencia especial. Por eso, es recomendable que entre todos asuman el rol que tenía la persona que falleció. Si hacía el pesebre, entonces entre todos acordar qué parte van a hacer. Es bueno y sano que mientras están cumpliendo con el rol de la persona que ya no está, pongan suave la música que le gustaba escuchar, esto inicialmente al hacerlo así puede pensar uno que se van a golpear más duro, pero para que la mente acepte esa ausencia es necesario hacerlo sentir allí, que no está físicamente, pero que existe en el corazón de todos y que lo que él desempeñaba en la familia lo van  a seguir haciendo en su honor. Que todos cooperen para que así vayan sanando ese dolor, porque si un solo miembro asume esa función, el resto de la familia puede sentir enojo, pues van a pensar que está queriéndolo suplantar. Por eso, es necesario la unión familiar. También es bueno para la noche del 24, que el regalo que le daban al muerto lo compren y se lo den, en su nombre, a alguien allegado al difunto o que sea un necesitado. De esa manera se va sanando eso de que ya no tengo a quién darle. 

¿Eso ayuda a calmar un poco ese dolor? 
Eso ayuda a sanar porque se hace lo que a esa persona le gustaba, segundo, cuando se le da a alguien necesitado se está haciendo una caridad en nombre de ese ser querido y se siente mucha paz. 

¿Quienes se quedan solos y no exteriorizan el dolor se hacen daño a sí mismos? 
Los ciudadanos que se encierran en sí mismos pueden correr el riesgo de volverse consumidores, alcohólicos, de condenarse a vivir en soledad y cuando la familia cae en cuenta, ya es un solitario en medio de mucha gente, porque se vuelven monosílabos, contestan simplemente con una palabra. Eso es muy dañino y es muy sano de que cuando las familias están en un duelo todos se involucren. Yo también trabajo hace seis meses con habitantes de calle y nunca pensé que existieran tantos de ellos en esa situación simplemente porque no elaboraron un duelo. Personas que llevan 15 años en la calle porque se les murió la mamá o la hija. Hubo un señor que me dijo: “Llegué al funeral de mi hija y nunca volví a la casa”. En la familia estaban de duelo y no se preocuparon por él. Eso lo llevó al consumo y a muchos peligros, entonces mire la importancia de elaborar este proceso y de que si en la familia todos están sufriendo es bueno que se ayuden mutuamente, si aquel está más callado o si lo ven muy mal, entonces que lo lleven al servicio de la Unidad de Duelo porque en muchos casos están dejando sus roles.


Redacción
LA CRÓNICA


 


Temas Relacionados: Noticias de hoy Salida Perfiles

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net