Inicio / Al descubierto / SEP 12 2020 / 2 semanas antes

Logró triunfos en un deporte al que nadie le apostaba

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Logró triunfos en un deporte al que nadie le apostaba

Juan Alejandro Beltrán Ortiz recibió el reconocimiento por su trabajo como entrenador.

Se formó como técnico de balonmano en Guatemala con una beca de la Federación Española de ese deporte.

Desde niño mostraba su amor por el ejercicio físico en sus diversas manifestaciones. Practicó fútbol de salón, baloncesto, atletismo, ciclismo y hasta bicicrós. Luego decidió hacer una apuesta de vida por el balonmano y se dedicó 5 años a jugarlo. “Es fundamental conocer lo que se vive jugando para luego enseñarlo y hablar con autoridad”, aseguró. 

Juan Alejandro Beltrán Ortiz ha logrado que los amantes del deporte en Quindío vuelquen su mirada y su gusto por practicar el balonmano, una disciplina que con los triunfos que él ha liderado cada día viene ganando adeptos. 

Con las selecciones Quindío femenina y masculina, que estuvieron en los Juegos Nacionales y Paranacionales Bolívar 2019, logró 2 medallas de plata que el pasado miércoles lo hicieron merecedor al reconocimiento de mejor técnico Acord del departamento. Su triunfo es producto del esfuerzo personal, pero reconoce que detrás han estado directivos, padres de familia, jugadores y bastantes personas que lo han apoyado en esta aventura que ha requerido de grandes esfuerzos y sacrificios. Este entrenador destacado dialogó con LA CRÓNICA. 

¿De dónde le nació ese amor por una disciplina deportiva que no es tan común en el departamento? 

He practicado muchos deportes y estaba con baloncesto, trabajaba con Visión Mundial, habíamos quedado campeones nacionales con los niños, pero con esa práctica veía que no pasaba nada. En 2008, una persona cercana me dijo que cambiara de actividad física y en ese momento había visto por la televisión española el balonmano y entonces pensé que sería bueno implementarlo en la región. Cuando empecé a averiguar, la liga estaba creada, pero no se hacía nada por sacarla adelante. En el país se jugaba en Antioquia, Risaralda, Valle del Cauca y Santander. 

Decidí iniciar trabajos y eso me cambió la vida totalmente porque todo ese empeño por el balonmano ha dado buenos resultados y he podido salir a nivel internacional a representar a Colombia con la selección. Fui segundo entrenador del equipo de mujeres entre 2015 y 2017. Además, muchos deportistas nuestros están en selección. Poco a poco posicionamos esta disciplina y en los Juegos Intercolegiados somos uno de los equipos más fuertes a vencer a nivel nacional. Creo que cuando uno hace las cosas con amor se ven reflejados esos frutos. 

¿Cómo se siente de haber sido elegido por Acord Quindío como el mejor entrenador del departamento en 2019? 

Muy contento de que Acord Quindío me haga este reconocimiento, que es producto de la lucha por posicionar el balonmano en este territorio y llevarlo a los más altos lugares en el país. Esto es una motivación para seguir trabajando y tratar de hacer muy buenas cosas para los juegos nacionales de 2023, pero también eso depende de muchos factores, de si contamos con el apoyo y con todos los escenarios para las prácticas. Es muy bueno saber que le valoran a uno el trabajo con esta distinción, que no solo es mía, es de mi grupo de labores, de los deportistas, de los padres, de doña Yaneth Plata Plata, la presidenta de la liga en el departamento, quien ha tenido que hacer mucho para rescatarla.   

¿Dónde fueron sus inicios en el balonmano en Quindío? 

Empecé en el colegio Teresita Montes, donde laboro, pero ya hay más instituciones del departamento que lo están practicando y ojalá siga creciendo. Hay muchos jóvenes que están terminando la licenciatura en educación física y se están iniciando como entrenadores de balonmano. Quiero que este deporte llegue a más personas y que en unos años sea uno de los más practicados junto con el fútbol. 

¿Cómo están trabajando para salir triunfadores en los juegos nacionales de 2023? 

Está bastante difícil porque todos los departamentos se están preparando mucho, hay unos que están repatriando jugadores. Valle del Cauca, por ejemplo, tiene 4 jugadores que están en equipos de Europa. Tenemos buenos grupos femenino y masculino. Se nos fueron 4 niñas para Antioquia, lo que es una baja importante, pero vamos a trabajar con confianza. Indeportes Quindío nos ha ofrecido su apoyo, queremos contar con todas las garantías para tener los beneficios que se puedan dar para que estos deportistas cumplan un buen papel en los juegos. La idea es hacer todo lo posible, no garantizamos nada, pero sí vamos a esforzarnos mucho. Lo dije desde las justas  pasadas que así iba a hacer y los resultados se dieron porque estuvimos en las finales con los 2 equipos y fue muy positivo. 

¿Qué mensaje le envía a los jóvenes quindianos para que aprecien esta disciplina deportiva y la practiquen? 

Los invito a que practiquen el balonmano porque es una disciplina nueva, que tiene mucha emoción y es muy rica en movimientos, es de mucha inteligencia y va a crecer muchísimo. El próximo año empezamos con el torneo amateur. En Quindío es fuerte y los procesos son serios y se han conseguido buenos resultados a nivel nacional. Quedan cordialmente invitados a que se prueben en el balonmano y que ojalá podamos tenerlos en nuestras canteras. 

Vea también: Himno al túnel de La Línea, un trabajo entre madre e hija

¿Qué es lo que más les exige a sus jugadores? 

Esfuerzo es fundamental y que le sumen disciplina y responsabilidad. Cuando estamos jugando es un trabajo colectivo y a mí no me gusta tener como figura a un solo jugador, porque yo quiero que todos se destaquen. Claro que eso tiene que ver mucho con la confianza que cada uno tenga en sí mismo. 

¿Qué lo pone triste? 

Muchas cosas, uno quiere mucho a esta patria y la desigualdad social que hay me da tristeza. He salido bastante de Colombia y acá nos venden cosas que no son ciertas como que somos el país más feliz del mundo. Me duele que no apoyen a la juventud porque ahí es donde está el futuro. A nivel deportivo he derramado lágrimas por la falta de apoyo. Por ejemplo, en los pasados juegos éramos 13 equipos y no contamos ni con el escenario, que es lo básico. El Imdera no nos pudo apoyar y nos tocó entrenar en una cancha de un cuarto del tamaño de la real de balonmano en la que no teníamos nada, pero aun así fuimos. Eso me dejó muy triste. Que se muevan más los asuntos políticos que los profesionales y de resultados, no es justo. Nadie sabe los sacrificios que el equipo hace y que muchas veces nos toca aguantar las humillaciones de los entes deportivos para que nos den algo para poder representar al departamento.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net