Armenia / ABR 09 2020 / 1 month before

Más quindianos lejos de la tierra durante la cuarentena

Autor : LA CRÓNICA

Más quindianos lejos de la tierra durante la cuarentena

Sandra Patricia Botero Carvajal es oriunda de Armenia. Hace 2 años vive en la ciudad de Manaos, Brasil, junto a su familia.

Una familia de vacaciones en el Perú y otra residente en Brasil, dos caras de un mismo drama. 

Siguen conociéndose las historias de quindianos en el exterior que requieren ayuda para regresar al departamento. En esta ocasión, 2 familias que, aunque han solicitado el respaldo de la Cancillería en varias ocasiones, no han obtenido ninguna respuesta satisfactoria.  

17 días sin poder trabajar

El próximo 25 de abril, Sandra Patricia Botero Carvajal cumplirá 2 años de haber llegado, junto a su familia, a la ciudad de Manaos, en el estado brasileño de Amazonas. Se fue de Armenia, su ciudad natal, en busca de nuevas oportunidades, en el país vecino trabaja como independiente en el comercio de ropa interior y bisutería, un negocio que se sostiene de las ventas diarias.

Razón por la cual, desde que se dio la alerta del avance del coronavirus y temiendo exponerse, decidió guardar un aislamiento preventivo, aunque en el Brasil, la cuarentena no ha sido decretada oficialmente.

“Estoy muy preocupada porque en este momento no tenemos sustento, llevamos 17 días sin poder salir a trabajar. Estoy con mi familia -mi esposo y 2 menores de edad-. A pesar de que la gente no está trabajando, aquí tampoco se ha determinado ningún tipo de alivio para las personas que dejamos de tener ingresos, ni se ha suspendido el pago de arriendos o de servicios públicos”, relató la quindiana.  

Botero Carvajal se ha comunicado con la Cancillería, con la embajada y le ha escrito hasta al propio presidente Iván Duque Márquez, pero hasta la fecha no ha conseguido que le ayuden a superar esta situación.

“Nosotros no queremos plata, pedimos que nos ayuden a regresar a Colombia, en Armenia tenemos dónde llegar. Sin embargo, desde el consulado nos dijeron que solo iban a poder ayudar a los 2 turistas que estaban acá por los días que se conoció del cierre de fronteras. Es decir, por estar trabajando, solo podemos pedirle ayuda al gobierno brasileño, a pesar de que seguimos siendo colombianos”, agregó.  

Ella y su familia tienen “ahorros” para sostenerse una semana más, pero eso podría cambiar en el momento en que llegue el arrendador de la casa en donde viven. “Cuando llegue la persona por el alquiler y le digamos que no tenemos plata, no sabemos cómo vaya a reaccionar. Esto me tiene pensando todos los días, es como esa incertidumbre sobre qué va a pasar, cómo vamos a hacer para salir de esta situación”.  

A pesar del panorama, Sandra Patricia guarda la esperanza de que el gobierno nacional programe un vuelo humanitario, tal como lo hizo con los colombianos radicados en Wuhan, China. “Puede ser con el Ejército, con la Cruz Roja, así como todos los días ayudan a los extranjeros que están en el país. Repito, seguimos siendo colombianos”, enfatizó.  

Recomendado: ‘Cuerpo médico del alma’ comenzó operaciones en Cenexpo
 

Ni siquiera con los tiquetes pagos

Otra quindiana que debió pasar la cuarentena en el exterior es Mariana López Restrepo, quien, desde el 13 de marzo, junto a su mamá, una tía y el tío político, se encuentra en Cuzco, Perú, sin poder regresar a Colombia.  

“Hasta la fecha no hemos tenido ninguna respuesta de la embajada, ni de la cancillería, a pesar de la gran cantidad de colombianos -80- que estamos acá”, señaló la joven, que es oriunda del municipio de Armenia.  

Cabe recordar que antes del cierre de fronteras aéreas -23 de marzo-, les ofrecieron un supuesto vuelo humanitario, por el cual debían pagar entre $3.000.000 y $7.000.000 por cabeza, costo que les resultó imposible de asumir.

Lo que más les preocupa es la incertidumbre de qué va a pasar con los tiquetes de regreso que tenían pagos y cuyos vuelos no se pudieron efectuar debido a la emergencia sanitaria.  

“Nosotros ya nos habíamos hecho a la idea de que el regreso no iba a ser antes del 26 de abril, porque suponíamos que la cuarentena se iba a prolongar, pero de ahí en adelante no sabemos qué vamos a hacer para poder aguantar más”, acotó.

La familia ha podido sobrevivir estos días en Cuzco porque tomaron una casa en alquiler, en compañía de un ciudadano antioqueño, que también  se vio atrapado en la ciudad, y porque lograron la comprensión de los arrendatarios que les facilitaron la estadía.  

“Acá el aislamiento preventivo es más exigente que en Colombia, 3 días -lunes, miércoles y viernes- pueden salir los hombres y 3 días -martes, jueves y sábado- pueden salir las mujeres, nadie puede salir los domingos”.  

Mientras permanece allí, a la expectativa de lo que pueda suceder, Mariana ha tenido que enfrentar el dolor de no estar al lado de uno de sus perros, que se enfermó y que se encuentra hospitalizado desde el martes. “Es muy duro no poder estar allá, junto a mis perros, ellos son como mis hijos”, concluyó.

Lea también: Historias de quindianos que les tocó la cuarentena lejos de su tierra

 


Temas Relacionados: Historias Cuarentena Aislamiento

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net