Jueves, 12 Dic,2019
En profundidad / NOV 03 2019 / hace 1 mes

Me encontré en la vida con… Clara Botero de Botero

Me encontré en la vida con…  Clara Botero de Botero

Fotografía de Clara Botero Botero.

 Una mujer valiosa de su siglo y de su época, paradigma de las nuevas generaciones.

Distinguida matrona y hacendada, nacida en la Unión Antioquia el 5 de mayo de 1889 y fallecida en Armenia el 8 de octubre de 1976, sus padres Ponciano Botero y María Jesús Botero. Nueve hermanas: Margarita, Albertina, Beatriz, Camila, Isaura, Claudina, Agripina, María Ignacia y Eva. Ponciano en primeras nupcias se casó con Aurelia o Amelia Botero Botero. Un hijo: Alejandrino. Debe destacarse que Ponciano fue bisabuelo de Jorge Londoño, Gerente de EPM, y de Juan Luis Londoño, exministro del primer gobierno Uribe Vélez. Fallecido en un accidente aéreo, por otra rama de su numerosa familia.

Cursó sus estudios básicos en la Unión, y a los 16 años de edad contrajo matrimonio con Jacobo Botero Bernal, en 1905. Conformo hogar y tuvo ocho hijos: Blanca, Arnulfo, Berenice, Libia, Hernán, Amanda, Alberto y Fabiola.

Blanca, se casó con Joaquín Botero Gutiérrez. De allí resultaron seis hijos: Jairo, Silvio, Humberto, Hortensia, Clarita y Diego; Arnulfo en su primer matrimonio con Alicia Jaramillo Botero, 7 hijos: Jacobo, Guillermo, Javier, Gloria, Marina, Ligia y Sonia; en su segundo matrimonio con Albeza Arango, 5 hijos: Alicia, Olga Lucía, Arnulfo, Liliana y Rodrigo.

Jacobo, en pleno acuerdo con texto de su hijo y dilecto amigo Jacobo Botero Ocampo, “por accidentes de la vida, llega a su casa— de mamá Clara y de su abuelo Jacobo— un nieto desahuciado por paludismo y con escasos tres años”; a partir de este momento este nieto será prácticamente su mano derecha y su noveno hijo.

Berenice, nupcias con Enrique Betancur, una hija adoptada Liliana Botero; Libia, casada con José Joaquín Botero Restrepo, 9 hijos: Luz Elena, Hugo, Iván, Amparo, Joaquín, Marina, Libia, Raúl y María Eugenia; Hernán, casado con Pastorita Botero Palacio, de allí 3 hijos: Hernán, María Mercedes y Blanca Inés; Amanda casada con Elías Velásquez Alzate, 3 hijos: Luis Fernando Velásquez Botero-ex gobernador del Quindío-,Gabriela y Clara Inés; Alberto, nupcias con Alicia Mejía Velásquez,3 hijos: Carlos Alberto, Alicia y María Elena; Fabiola casada con Milton Gaviria Londoño, 4 hijos: María del Pilar, Beatriz y Fortunato —exgobernador, asesinado en su finca en Pereira—y Adriana.

Una familia numerosa y descollante, valores de la saga Botero, de notable servicio a la región y a la patria. 

Recomendado: Me encontré en la vida con… Emilia Jaramillo de Jaramillo


La colonización antioqueña

Muy pronto la joven pareja viajó a lomo de mula durante quince días y llegó hasta Ibagué, donde permanecieron poco tiempo y resolvieron viajar al Quindío por la vía de Salento y en Pueblo Tapao fijaron su residencia; con notable visión y capacidad de trabajo, Jacobo comenzó a comprar tierras, a cultivar y hacer negocios de ganado; con el tiempo alcanzó a ser acaudalado, expandió sus tierras y forjó una riqueza gracias a su constancia y capacidad de trabajo, tarea en la que contó siempre con su amable esposa Clara; viajero y fundador del Club América . Un ejemplo valioso entre muchísimos colonos de diversas regiones de Antioquia.


Madre amantísima

Desde niños, la señora Clara unió su familia con su don de gentes, su insuperable amor y su dedicación, siempre el centro de un tronco familiar que es orgullo de nuestra tierra y de Colombia; no solamente supo administrar los cuantiosos bienes que heredó, además de ello, acrecentó su fortuna y los aumentó significativamente .

“Viajó desde la Unión Antioquia hasta Armenia a caballo y a caballo regreso innumerables veces a visitar sus hermanas a las frías tierras del oriente antioqueño. Se gastaban dos semanas en el recorrido, llevaban “ bestia de remuda” y “ peón de compañía”, saliendo de Armenia, camino a Manizales, Pacora, Aguadas, luego buscar el cañón del río Arma,continuar hasta llegar a la Unión. Unas veces viajaba con su esposo Jacobo y otras, sola con sus acompañantes de confianza. Cuando iba a visitar sus hermanas, “ las muchachas”, a la Unión, Isaura y Claudina, se requerían dos meses de descanso para recuperar las cabalgaduras, dándoles buen maíz y panela, antes de regresar al Quindío” 1.

Vea también: Me encontré en la vida con… Alberto Jaramillo Botero


La función social de la riqueza

Alucinados por la belleza y la feracidad de las tierras del edén mágico y dotados con su vigorosa capacidad de trabajo, los dos esposos hombro a hombro, fueron levantando la familia y trabajando el campo sin descanso, Clara asumió las riendas del hogar y de los negocios cuando su esposo Jacobo, murió en 1941. De las grandes haciendas se recuerda la Sonora en el sector de Pueblo Tapao, La Tolda en Pueblo Tapao, la Colonia en Calarcá, la finca simbólica la Palmera en la Victoria Valle, una de sus querencias afectivas donde la matrona pasaba sus vaciones y largas estadías, insignia de la ganadería de la región, desde luego muchas más. La señora Clara trabajó mucho con ahínco,el concepto de aparcería e igualmente fincas en compañía; lograba así que los trabajadores participaran en los negocios agrícolas y en sus réditos administrativos, poniendo en práctica una visión moderna de la propiedad, mucho antes de que en Colombia se impusiera la reforma agraria, excepto la ley de tierras de López Pumarejo en 1936.

Vea otro perfil: Me encontré en la vida con… Emilia Jaramillo de Jaramillo


Civismo y caridad

No fue ajena a fervorosa actividad cívica ayudando a la fundación Estercita Isaza de Gutiérrez, a la Acción Católica, las Damas de la Caridad, a las reverendas Hermanas de las Veladoras; ofrecía la ropa que ella misma tejía para niños pobres de la ciudad ; era muy conocida su febril actividad en semana santa y su colaboración estrecha con las obras de la iglesia: “ Siempre fue devota de la misa de cinco am en la catedral, acompañada de su nieto Jacobo…su residencia siempre fue en la carrera 14 entre calles 17 y 18. Nunca faltó a una semana santa completa, también participó en las procesiones mientras pudo…” 2.

Clara Botero de Botero fue una de las damas más extraordinarias del Quindío y una de las más importantes hacendadas de Colombia: caritativa y benevolente, su carácter y su don de mando le permitió ayudar a su esposo y en su ausencia, administrar con suma diligencia y eficacia los bienes heredados; fue una forjadora de riqueza con visión social, una luchadora de todos los días, que no ostentaba,ni viajaba en exceso, sin aspavientos ni ínfulas; austera en sus decisiones y en su vida misma, educó a sus hijos con mucho amor pero les inculcó la constancia y el tesón en el trabajo diario, circunstancia que explica que los bienes heredados, ganados y tierras,en buena parte, permanezcan en manos de sus descendientes, propiciando una base familiar amplia de propietarios que ha evitado la penetración de los dineros del narcotráfico en la tenencia de las tierras, en una buena proporción. Nunca abandonó a sus familiares más desfavorecidos y es conocido que regaló casas en la Unión y no pocas en su entorno familiar.

He contado con la amabilidad de Gabriela Velásquez Botero, Jaime Hernán Botero, José Fernando Botero y de Jacobo Botero Ocampo, biznietos de la brillante ganadera; ejemplo sin igual de coraje y pundonor admirable; una mujer extraordinaria en una época histórica que dejaba a la mujer un papel secundario. Me inclino con suma admiración ante su memoria y ante su maravilloso legado, en las manos de un amplio núcleo familiar que hace honor al Quindío. Una mujer valiosa de su siglo y de su época, paradigma de las nuevas generaciones.

 

1 Botero Ocampo, Jacobo. Clara Botero Vda de Botero. Texto inédito
2 Opus. Cit
 

Gabriel Echeverri González
Especial para  LA CRÓNICA


 


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net