Jueves, 12 Dic,2019
En profundidad / OCT 27 2019 / hace 1 mes

Me encontré en la vida con… Eduardo Fajardo Molina

Me encontré en la vida con…  Eduardo Fajardo Molina

Eduardo Fajardo Molina, afamado arquitecto y exalcalde de Armenia.

La vida y la obra de un excelente profesional que enaltece al Quindío.

Afamado arquitecto y exalcalde de Armenia, nacido en Cali el 5 de abril de 1935. Un mes después de su natalicio, su familia asentó su hogar en Armenia. 

Sus padres Miguel Fajardo Casasbuenas, oriundo de Chiquinquirá, había sido nombrado gerente de la compañía exportadora de café Trilladora Armenia y La María, pioneras de la empresa alemana Stienwander Stawpregen, y Margarita Molina Moreno, distinguida matrona nacida en Medellín.

En total cinco hermanos: Gustavo, ampliamente conocido , ingeniero y socio en la renombrada empresa constructora Fajardo Molina Hermanos ; Mario; Hernando, el famoso ‘Negro’ figura estelar del civismo; Beatriz y Eduardo. Mario, Hernando y Beatriz ya fallecidos.

Eduardo Fajardo Molina cursó sus estudios básicos en el colegio San José de los Hermanos Maristas; en 1949 fue internado en el colegio Nuestra Señora de la Diócesis de Manizales, culminando su bachillerato en 1953.

Vea también: Me encontré en la vida con Jorge Eliécer Orozco Dávila

Se radicó en Medellín con el fin de estudiar arquitectura en la universidad Pontificia Bolivariana, con mucho éxito y énfasis en temas de urbanismo, una vez graduado trabajó con dos firmas de la capital de la montaña: Calle, Jaramillo Londoño arquitectos, constructores del primer edificio inteligente y oficina de Raúl Fajardo Vélez, padre del dirigente y candidato presidencial Sergio Fajardo —su patrón y profesor en la facultad, de grata recordación—.

Fajardo Molina Hermanos

Llamado por su hermano mayor Gustavo, regreso a su querencia en 1963 y durante 45 años conformó una vigorosa oficina constructora de amplio espectro y mucho reconocimiento, con la cimentación de obras que son orgullo del crecimiento urbanístico, como el Banco de la República, el banco Popular, Davivienda —antes Cafetero—, el edificio del Banco Central Hipotecario —donde actualmente tiene su sede la Dian—, la variante de la Cooperativa de Cafeteros de Calarcá y la construcción del museo del Oro Quimbaya.

Con Enrique Álvarez y Ómar Nieto edificó el barrio Laureles de Armenia, uno de los más bellos, el barrio la Campiña, la urbanización El Edén, y muchas más obras. 

Es de anotar que en el terremoto del 25 de enero de 1999, sus obras permanecieron incólumes, clara demostración de seriedad, eficacia y alto nivel técnico. Por su vinculación afectiva con Barranquilla, construyó sedes de instituciones en dicha ciudad y un edificio. 

Incursionó en la docencia como profesor de diseño en la facultad de arquitectura de la universidad La Gran Colombia de Armenia.

Lea también: Me encontré en la vida con… Napoleón Chacón Coca
 

 

Esposa e hijos

El 24 de junio de 1967 contrajo matrimonio con la distinguida barranquillera Miriam García Ruffo, virreina nacional de belleza en Cartagena en 1965, mismo año en el cual la hermosa reina del Quindío, Clarena Gómez Gómez fue princesa. De esta unión nacieron: Silvia Helena, casada con Fernando Tobón, hace 30 años, tres hijos, excelente anfitriona del turismo con su formidable restaurante Rancho Edén; Carlos Eduardo, economista, casado con Natasha Monsalve, dos hijos y Mauricio.

Museo del Oro Quimbaya

Inaugurado en julio de 1986 —gracias al empeño del gobierno del expresidente Belisario Betancur, en particular del exministro y gerente del Banco de la República de ese gobierno, Hugo Palacios Mejía, ilustre hijo del Quindío— con la colección arqueológica más importante del Eje Cafetero, diseñado por el reconocido arquitecto Rogelio Salmona, con la construcción de Fajardo Molina Hermanos, una obra majestuosa que ha recibido, entre otros, el premio nacional de arquitectura 1985-1987. Con Salmona la relación fue muy estrecha y sin falta se reunían todos los jueves para examinar el curso de la obra , incluyendo almuerzo y charla inacabable. Actualmente el Banco de la República está restaurando a un alto costo el museo, una noticia extraordinaria para nuestra ciudad y el país.

Alcalde de Armenia 

Nombrado por el gobernador Carlos Alberto Gómez Buendía en enero de 1988, fue el último burgomaestre en la modalidad de designación, antes de la elección popular de alcaldes que comenzó a regir con la elección de Fabio Arias Vélez.

En los seis meses de su gobierno, Eduardo realizó una vasta tarea administrativa con obras significativas, entre las cuales debo mencionar: Terminación del Coliseo del Café, con la colaboración estrecha de la gobernación y el Comité Departamental de Cafeteros, dirigido por Diego Arango Mora —presidente— y Óscar Jaramillo García —director ejecutivo—; construyó y puso en funcionamiento seis Centros de Atención Inmediata, Cais; adelantó parte de la iluminación de la carrera 14 entre calles 12 y 20; inició la pavimentación de varias vías y andenes del estadio Centenario; la iluminación de buena parte de la avenida 19; preparó con austeridad, pulcritud e imparcialidad las elecciones para el nuevo alcalde por escogencia popular. A pesar de ofrecimientos como la gerencia del antiguo ICT y la Secretaría de Obras del departamento, nunca aceptó.

Le puede interesar: Me encontré en la vida con… Luciano Gómez Gómez
 

 

Club Campestre

De 1990 a 1995 fue presidente de la junta directiva y gracias a su calidad de golfista y sus conocimientos sobre el tema, construyó los nueve hoyos finales, con la asesoría del experto bogotano Fernando Gamboa; recuérdese que su hermano Gustavo fue el fundador del golf en el Club. Muy cercano al Club y a sus amigos, durante años practicó con eficacia el tenis de campo.

Es de destacar que, en asocio de su hermano Gustavo, Octavio Giraldo Ramírez y otros profesionales, fue fundador de la Sociedad Colombiana de Ingenieros y Arquitectos , seccional Quindío.

Condecoraciones y reconocimientos

Recibió la medalla del centenario otorgada por la SMP; reconocimiento especial de la Sociedad de Arquitectos, por su tesón y visión como uno de los fundadores; en 2003, el alcalde de la época, Mario Londoño, le entregó la medalla del Centenario. Ha sido galardonado por el departamento, el Club Campestre y la ciudad de Armenia, entre otros.

Eduardo Fajardo Molina ha sido un ciudadano valioso, entregado a su trabajo y a su maravillosa familia; arquitecto de renombre, sus obras constituyen uno de los más importantes impulsos urbanísticos de la región.

Como alcalde de la ciudad de nuestros amores, se preocupó, en tan corto tiempo de su administración, por ejercer con civismo y seriedad el camino del nuevo alcalde popular y fomentar estrategias para la seguridad ciudadana. Bajo la mirada de su dignísima esposa recorremos los espacios donde transita su madurez activa: lee, arregla casas, hace planos, monta en bicicleta, camina y permanece activo y alegre. Una panorámica deslumbrante hace de este encuentro con el gran amigo una mañana de solaz y de recuerdos, en la vida y la obra de un excelente profesional que enaltece al Quindío.

 

Gabriel Echeverri González
ESPECIAL PARA LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net