Martes, 15 Oct,2019
En profundidad / AGO 04 2019 / hace 2 meses

Me encontré en la vida con... James Padilla Motoa

Reconocido periodista deportivo cuya voz lo llevó por un largo trasegar en diversas emisoras de la región y el país.

Me encontré en la vida con... James Padilla Motoa

Periodista valioso y multifacético, comentarista  brillante, nació en Cartago Valle  el 20 de febrero de 1947, sus padres Félix Enrique Padilla Gutiérrez  y Matilde Motoa, ya fallecidos, cuatro hijos: Jaime, Fabio, Luz Miriam y James.

Entró a segundo elemental en la escuela Agustín Nieto de la vereda Morrogacho de Cartago, eximido de estudiar el primer año, porque ya sabía leer gracias a la influencia de su abuelo materno Jesús Antonio Motoa, quién poseía  buenos libros en un gran baúl casero; a esa edad James leyó ‘Las Mil y una Noches’, libro que le marcó su existencia para siempre.

Tercero de primaria lo cursó en la escuela Heliodoro Peña Piñeiro y cuarto y quinto en la escuela Manuel  Quintero Penilla, en Cartago; concluyó su bachillerato en julio de 1967 en el Colegio Nacional Académico de Cartago.

Vea también: “Le di mi vida a la radio y al Quindío”


La magia de la radio

Desde los 14 años de edad lo atrapó la radio para toda su vida, por los afanes de trabajar para ayudar en las necesidades de su hogar paterno y por el deseo de sobresalir, que bien se lo permitía su bella voz y sobre todo su aguda memoria e inteligencia.

Comenzó como locutor y periodista deportivo en Ondas del Valle de Caracol durante tres meses, fue llamado por Radio Cartago de Todelar de 1961 hasta 1966 y regresó nuevamente a Ondas del Valle en 1967, desde donde transmitió su propia ceremonia de graduación, ese año.

En enero de 1965 contrajo matrimonio con Orfilia García Dilarion, su novia de la infancia, tres hijos: Rosita, licenciada en biología y química, docente en un colegio en Pereira, dos hijas; James abogado, jugador profesional de fútbol  colombiano  y actual gerente de las Empresas Públicas del Quindío, casado con Sandra Liliana Lopera, dos hijos; Mauro Alberto, médico  cirujano pediátrico, casado con Juliana Victoria Duque, dos hijos, actualmente residenciados en España.

Recomendado: Me encontré en la vida con… Luis Eduardo Jaramillo Mejía


Alianza para el progreso

Durante 18 meses y desde 1967 fue invitado a colaborar en actividades de capacitación para el desarrollo autosuficiente  y ayudas  efectivas a la comunidad, gracias a su amistad  con John Francis Keane, en Cartago, Cali y el Valle del Cauca. Una experiencia que James recuerda con mucho afecto por el servicio que realizó. En 1969 volvió a Ondas del Valle.


La Voz de Armenia.

El afamado locutor y periodista Arcesio Chica Suárez, director artístico  de la  conocida  emisora, buscaba para la época un periodista de condiciones integrales y conocedor de todos los campos de la radio, le llegaron informes  sobre Padilla y lo vinculó a partir del 2 de diciembre de 1969; en efecto hasta el 15 de diciembre de 1975 fue productor musical, locutor, relator de noticias, periodista deportivo, narrador, especialista en música argentina, es decir un todero magnífico que empezó  a hacer fama en la tradicional emisora de Armenia.


Radio Cadena Nacional

Álvaro Herrera Sanín a la sazón gerente de la emisora de Armenia Voz del Comercio, vinculó a Padilla Motoa desde el 20 de diciembre de 1975 hasta el 28 de marzo de 2014, cuando accedió a su pensión de jubilación, por su trabajo en la cadena del industrial Carlos Ardila Lulle. Un largo y productivo período de realizaciones personales en su campo de acción.

Le puede interesar: 
Me encontré en la vida con… Marino Restrepo M.


El fútbol, la pasión de una existencia.

Experto en todos los deportes por el ejercicio de su profesión, fue el fútbol su pasión y su quehacer  por herencia del padre,  un enamorado de todas las horas, y además  de su fervoroso ahínco como cronista de páginas deportivas, con Gustavo Domínguez, maravilloso narrador, lograron la audiencia de su apasionante  narración y comentarios de los partidos en los estadios acompañando al equipo de la tierra, el glorioso Deportes Quindío, con un imbatible 83.6 % de audiencia .

La real razón de su vida después de su familia fue y sigue siendo el equipo de fútbol Deportes Quindío, de sus triunfos, de sus derrotas, de muchos sinsabores, de inmensas alegrías: en todos los escenarios en su época de brillante comentarista y todavía ahora, desde su merecido retiro campestre, cuando se escapa  para el centenario a ver al glorioso Deportes Quindío, siempre leal  a su causa. No fue ajeno a otras luchas deportivas como la consecución de los juegos deportivos nacionales de 1988 de la mando del exgobernador Silvio Ceballos Restrepo y de la construcción del estadio Centenario. Se puede afirmar que fue un apóstol en defensa de los escenarios deportivos de la región, que considera al amigo Gustavo Moreno Jaramillo como el más importante dirigente deportivo de la región.

Vea otro perfil: 
Me encontré en la vida con… José Jaramillo Vallejo


Corresponsal deportivo

Lo fue desde 1979 hasta 1993 para el Tiempo de Bogotá; de La Patria de Manizales desde 1983 hasta el año 2001; del programa de televisión Cafegol por Telecafé de 1994 hasta 2018, comentando los partidos de la región semanalmente.


Condecoraciones, reconocimientos

Recibió múltiples homenajes de los círculos deportivos, del Colegio Nacional de Periodistas, de la colonia quindiana en Bogotá, la medalla Arcesio Chica Suárez otorgada por Acord Quindío; la Pluma de Oro del Círculo de Periodistas del Quindío; el Cafeto de Oro de la alcaldía de Armenia; numerosos reconocimientos de la afición y de las instituciones.

De su interés: 
Me encontré en la vida con… Mayra Vélez Uribe


El tango es una canción de cuna

Padilla es un amplio conocedor de la música Argentina y durante 46 años hizo programas de tango, melodía que conoció desde niño a través de tíos y familiares expertos en la música de la barriada, como bien lo señala: “lo que se adivina en el fondo del tango, ese soy yo”; experto en el lunfardo, la música de arrabal, en Carlos Gardel como máximo exponente y en Sur como la canción suprema, letra de Homero Manzi, música de Aníbal Troilo, y la voz suprema del gran Edmundo Rivero, para chuparse los dedos: San juan y Boedo antiguo y todo el cielo,/Pompeya y, más allá, la inundación,/tu melena de novia en el recuerdo,/y tu nombre flotando en el adiós…/la esquina del herrero barro y pampa,/tu casa, tu vereda y el zanjon/y un perfume de yuyos y de alfalfa/ que me llena de nuevo el corazón./Sur…paredón y después…/Sur…una luz de almacén…/Ya nunca me veras como me vieras,/recostado en la vidriera/ y esperándote,/ya nunca alumbrare con las estrellas/ nuestra marcha sin querellas/ por las noches de Pompeya./ Las calles y las lunas suburbanas/y mi amor en tu ventana/ todo la muerto, ya lo sé/…

James Padilla Motoa es un símbolo de la decencia y un buen ejemplo de profesionalismo en las actividades radiales y el periodismo deportivo; en su retiro después de una vida de trabajo y dedicación sin pausa al servicio de la sociedad y de la comunidad deportiva, su memoria prodigiosa permanece intacta para recordar los nombres, las circunstancias, los hechos del Deportes Quindío y del deporte en general; desde el primer momento le picó la lengua para el tango del cual es experto y desgranan los clásicos como ‘Naranjo en flor’, ‘Son cosas mías’, ‘Pasional’, y todos se los sabe, con letra, música, autor.

Un bacán formidable, un señor maravilloso, un ciudadano a carta cabal.
 

Por Gabriel Echeverri  González
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net