Miércoles, 14 Nov,2018

En profundidad / MAR 25 2018 / Hace 7 Meses

Me encontré en la vida con… John Jaramillo Ramírez

Creó el reinado de la Chapolera y la famosa Familia Castañeda, singular desfile de personajes típicos que en su recorrido por las calles, propiciaba alegría y jolgorio al pueblo.

Me encontré en la vida con… John Jaramillo Ramírez

John Jaramillo Ramírez, un invaluable gestor cívico y cultural que ha entregado su vida a su ciudad natal Armenia.

Historiador, publicista, líder cívico nacido en Armenia el 13 de octubre de 1944, sus padres Juan Jaramillo Arango y Diana Ramírez Botero, ya fallecidos, hijo único. Padre de crianza de Carolina Zúñiga.

Hizo sus estudios básicos hasta tercero en el Colegio Liceo Montesori dirigido por la señora Esther Franco de Escobar y después entró al colegio San José donde culminó su bachillerato clásico en 1962; se formó como bachiller técnico comercial en 1963, en el Instituto Superior de Comercio del Quindío, regentado por Don Manuel Sanín. En 1965, con motivo de la creación del Sena Comercial, John cursó Ventas y Vitrinismo, en compañía de Argelia Palacio de Echeverri, Aurita Gómez de Echeverri, Amparito Arroyave Ochoa y Lucy Jaramillo Quintero.

En 1965 ingresó a la Universidad del Valle a estudiar Ciencias de la Educación que no culminó y viajó a Bogotá con el fin de cursar Publicidad en la Universidad de América que terminó en 1971, con tesis laureada sobre Vitrinismo como medio publicitario.
 

Publicista exitoso

Jaramillo comenzó a trabajar en Bogotá en la agencia Aser Publicidad, antes de graduarse, empresa de Jorge Arenas Lamus, para la época, así mismo en Atenas Publicidad de Alberto Casas Sáenz de Santamaría en donde era copywriter, es decir redactor de textos publicitarios; se recuerda su famosa frase: Turista satisfecho trae más turistas, de su autoría .

A raíz de su tesis laureada fue llamado por Almacenes A. Pamp como director de publicidad, pero debido a que la empresa se quebró resolvió volver a su tierra.
 

Regresó al terruño

Ayudó a sus padres en sus labores agrícolas y en 1974 fue llamado por Narciso Concha Aguirre en su calidad de gerente de la Lotería del Quindío, como jefe de publicidad y supervisor de devoluciones, cargo que ocupó hasta 1987, más tarde Concha, ilustre calarqueño y fundador de la Escuela de Administración y Mercadotecnia del Quindío, ya fallecido, lo llamó a la Escuela donde John dictó varias materias y fue decano; entre las diversas asignaturas debo mencionar: Profesor de publicidad en la facultad de Administración de Empresas; Historia del Arte, en la Academia de Artes; Geografía turística de Colombia, de América, Ética y Protocolo en la facultad de Administración Turística que el propio Jaramillo abrió en dicha universidad; un largo período de actividades al servicio de la institución que le hizo acreedor al Honoris Causa en Administración de Empresas.

Durante tres años trabajó en el Instituto Popular de Cultura Euclides Jaramillo Arango.
 

¡Rumbo al Centenario!

El primer alcalde popular, Fabio Arias Vélez, nombró a Luis Fernando Ramírez Echeverry, ciudadano de amplia trayectoria cívica y actual Presidente de la S.M.P., como jefe de Fomento y Turismo; Ramírez llamó a John, su amigo del alma, como asistente de la dirección; en 1988, las fiestas rumbo al Centenario fueron excelentes, abrebocas de la recordada celebración de 1989, veamos algunos eventos: cien murales, cien años, ornamentación escultórica por toda la ciudad, edición de dos libros majestuosos: Fotos y Poemas de Armenia y Libro de Oro del Centenario.

Este año de efemérides especiales volvió a relucir el reinado popular de otras épocas, creó el reinado de la Chapolera y la famosa Familia Castañeda, singular desfile de personajes típicos que en su recorrido por las calles, propiciaba alegría y jolgorio al pueblo.
 

El yipao

Con el fin de programar el día viernes, aún sin incluir una celebración especial, propuso este desfile que alternó con las Hermanitas Calle, como show central. La primera vez que se efectúo fue el viernes 13 de octubre de 1988 y actualmente es un evento de transcendencia mundial; hace parte sustancial de las fiestas lugareñas y es un atractivo turístico invaluable. Permaneció en Fomento y Turismo hasta 1990 pues la muerte de su señora madre, pilar de su vida, le exigió retirarse al seno de su hogar.

En 1993 la alcaldesa Alba Estella Buitrago Pérez, quien murió hace poco, lo nombró como jefe de Fomento y Turismo, cargo que ocupó brevemente. No obstante, por mucho tiempo Jaramillo ha pertenecido a la junta directiva aportando sus luces e inteligencia en los asuntos de la ciudad.
 

Jefe de Protocolo

En 2002 el gobernador Luis Fernando Velásquez Botero lo nombró jefe de Protocolo de la gobernación.
 

Cronista y escritor

Jaramillo Ramírez es uno de los cronistas más conocedores de la historia costumbrista de la ciudad, de sus habitantes y sus antepasados, de sus leyendas y de sus actividades cotidianas; autor de varios ensayos publicados en la Biblioteca de Autores Quindianos, volúmenes a cargo de la Academia de Historia del Quindío, debo mencionar, Braulio Botero, un hombre que fue flama y otros de igual valor histórico. Mención especial merece su libro: “Pieza del Reblujo” un trabajo editado por la alcaldía de Armenia en 2006, en la administración de David Barros Vélez. El propio autor señala: “Son un vistazo retrospectivo del Armenia grato de mí ya lejana infancia, cuando no montábamos en bus, sino que montábamos en “línea”, donde las señoras no usaban falda y bolso sino “saya”y “escarcela”, cuando no escribíamos con esfero sino con pluma y encabador, cuando en las tiendas no daban ñapa sino encima, cuando en los graneros no vendían por kilos sino por puchas y almudes, cuando no se tomaban fotos con cámara fotográfica sino que se tomaban vistas con la cámara de retratar …” [1]; una colección magnífica de expresiones, vocablos, giros y su especial memoria cabalgando sobre eventos y circunstancias de la bella ciudad milagro que se fue.
Un tema en especial que siempre ha hecho parte de su vocación cívica inigualable: La procesión de la Soledad, cien años en el corazón de un pueblo, como lo denomina el cronista. En efecto, se refiere a la señora Rosarito Mejía de Jaramillo, Saringa, quién costeó la imagen de la Virgen de los Dolores y luego se la donó a Armenia: “A principios de 1907, y a lomo de mula, envuelta en encerados, le llega a Rosarito su encargo, la imagen deseada, la cual mostró a los armenios por primera vez, el viernes de dolores…” [2].

John Jaramillo Ramírez miembro de número de la Academia de Historia del Quindío y actualmente miembro honorario, galardonado con diversas condecoraciones por su contribución al desarrollo cívico de la región, es un ciudadano que ha servido a la región en forma admirable; publicista de talla nacional, decidió esparcir sus luces en las entidades locales y en el fomento de su ciudad natal; su contribución a la exaltación de los valores, la cultura y las distintas expresiones artísticas, se une a su interés por publicar crónicas de inmenso valor costumbrista e histórico, proyectando su figura como un ciudadano integral que ha servido bien a la tierra de sus amores.

En la plenitud de su existencia todas sus obras de fomento cívico hacen parte del arsenal de actividades diarias, así como su apoyo constante a la fundación Anita Gutiérrez de Echeverri, cuya junta directiva aún preside. Un cuyabro cocido a su pueblo, abanderado sin descanso de las causas cívicas. Un ciudadano a carta cabal.

[1] Jaramillo Ramírez, John. 2006. Pieza del Reblujo. Publicado alcaldía de Armenia. 248 páginas, Pág 14
[2] Opus. cit. página 228


Gabriel Echeverri González
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net