Inicio / Región / MAR 17 2019 / 1 año antes

Me encontré en la vida con… José Fernando Ramírez Gómez

Favorito
Me encontré en la vida con… José Fernando Ramírez Gómez

Doctor José Fernando Ramirez Gómez.

Nacido en La Tebaida, Quindío, de profesión abogado Destacado magistrado y docente universitario.

Ilustre jurista y magistrado colombiano, nacido en La Tebaida, Quindío, el 15 de mayo de 1949. Sus padres José María Ramírez Jiménez, agricultor y cafetero nacido en Rionegro y Yolanda Gómez de Ramírez, hermana del exgobernador, exparlamentario y líder social Mario Gómez Ramírez; Yolanda ya fallecida, exalcaldesa en dos oportunidades y destacada como miembro de la junta procreación del departamento del Quindío. Debo señalar que los abuelos paternos de Mario y Yolanda fueron Luis Eduardo Gómez Gómez, primer notario del famoso ‘Edén del Quindío’ y Carolina Ramírez Botero. Hijos: Luis Alberto, médico especialista en reumatología, premio nacional en esa materia en 2007 y autor de un tratado de lectura universitaria sobre Reumatología, dos hijos; Luz Piedad; Beatriz Elena, bióloga fallecida en plena juventud; Juan Carlos, notable jurista, notario, escritor y cuentista; Guillermo León, administrador de empresas, una hija; Diego Alonso, administrador de empresas y profesor universitario; y José Fernando.

José Fernando hizo sus estudios básicos en el colegio Antonio Nariño de su ciudad natal y culminó con honores el bachillerato en el Instituto Tebaida en 1968, con un promedio de notas no superado hasta la fecha.

Ingresó a la universidad de Antioquia, facultad de Derecho y Ciencias Políticas, donde se gradúo en 1973, cursó con éxito una maestría en derecho privado y una especialización en derecho procesal, en la universidad Pontificia Bolivariana; en Barcelona, España, estudió una maestría en derecho comparado privado, un diplomado en tutela en la universidad Externado de Colombia, innumerables seminarios, cursos y capacitaciones.

Casado con la distinguida abogada antioqueña María Fanny Uribe Montoya, tres hijos: Diana Carolina, odontóloga, especialista en endodoncia, un hijo; Luciana Victoria, publicista, propietaria de la agencia de publicidad y eventos Amarilla; Juan José, administrador de empresas, con maestría del famoso MIT en tecnología del entretenimiento, actualmente director de programa de entretenimiento de Amazon en Seattle, un brillante colombiano premiado a los 23 años por la Andi, como joven emprendedor.

 


Los padres del doctor Ramírez Gómez Yolanda y José María. Pequeños José Fernando, a la izquierda, y Luis Alberto, a  la derecha.​

 

 Juez dotado para la excelencia

Comenzó su brillante carrera como juez promiscuo municipal de Remedios, Antioquia, en 1974; en 1976 fue nombrado juez civil municipal en Puerto Berrío; de 1977 a 1978, juez civil municipal en Salgar, Antioquia; en 1979 juez civil del circuito en Andes y en 1980, juez civil del circuito en Medellín.
 

Magistrado del Tribunal Superior de Medellín

Como consecuencia de su ejercicio profesional eficiente fue nombrado magistrado de la sala civil, con solo 31 años de existencia y a los 32 alcanzó la presidencia del Honorable Tribunal; durante 14 años el notable jurista quindiano ejerció con calidad jurídica y solvencia intelectual en este Tribunal de Antioquia.
 

Corte Suprema de Justicia

En 1996 alcanzó la dignidad de magistrado de la CSJ en la Sala de Casación Civil, del 16 de marzo de 1996 al 15 de marzo de 2004; ocupó la presidencia de toda la CSJ en 1998 y también fue presidente de la Sala de Casación Civil en 1997; permaneció hasta 2004 en la augusta alta Corte, cuando se retiró pensionado. Se puede afirmar que fue una época maravillosa de gran producción intelectual, con jurisprudencia valiosa surgida de su inteligencia de jurista consagrado y brillante.
 

Carrera docente

A su encomiable tarea de juez de la República, acompañó su loable labor pedagógica como profesor de la universidad de Antioquia, de la UPB, de la universidad de Medellín, entre 1980 a 1986, en los cursos magistrales de derecho procesal civil y pruebas; en Bogotá en la universidad Javeriana, Externado de Colombia, universidad de Los Andes y universidad del Rosario, dictando las mismas asignaturas. En las universidades mencionadas y en la Sergio Arboleda, fue profesor en las especializaciones en derecho procesal civil.
 

Tratadista

Gracias a su excelsa y exquisita formación académica, su talento y sus lecturas, a la experiencia de la cátedra y a su carrera judicial, escribió libros de consulta, entre los cuales, menciono: La Prueba Documental. Señal editora. Medellín; Los Principios Constitucionales del Derecho Procesal. Señal Editora. Medellín; Arrendamiento de Locales Comerciales. Editorial Temis. Bogotá; Código de Procedimiento Civil, comentado. Editorial Pequeño Foro; Responsabilidad Médica. Editorial Temis; diversos artículos especializados en revistas y publicaciones jurídicas.
 

Condecoraciones

Personaje de talla nacional, estudioso y hogareño al extremo, ha sido reacio a los halagos y las distinciones, no obstante no pudo rechazar a la Fundación Pro-Antioquia que lo destacó como el ciudadano más eximio, vinculado al departamento en el cual desarrolló sus estudios, parte de su trabajo, donde está su querencia y en donde vive; fue exaltado con la condecoración José Ignacio de Márquez, por sus méritos como juez y magistrado.
 

Ejercicio profesional

En la flor de su madurez y de su sapiencia ejerce con mucho éxito su profesión de abogado que alterna una semana en su oficina de Medellín y otra, en Bogotá; en la ciudad de la montaña goza de la confianza de empresas del llamado sindicato antioqueño y en Bogotá es árbitro de la Cámara de Comercio de Bogotá.

José Fernando Ramírez Gómez es uno de los ciudadanos más destacados de nuestra región, a la cual ha hecho quedar muy en alto, con el ejercicio eficaz y honrado, de sus diferentes responsabilidades jurídicas; afable y humilde, trabajador en sus lecturas y estudios, en el ejercicio responsable de su profesión, ha sabido manejar su enorme prestigio bien construido, con suma tranquilidad, haciendo con pulcritud y honradez sus labores de juez o abogado de postín; un buen hijo de una familia ejemplar que ha dado lustre a la tierra en las distintas responsabilidades asumidas.

Consejero estupendo, buen padre de familia, un personaje que se ha hecho a pulso a base de especial dedicación y esfuerzo; lector de vocación desde la infancia, conserva una biblioteca en Llano Grande y otra especializada en la oficina de Bogotá. Amante de la música, boleros y tangos, prefiere la vida íntima de su hogar, al halago y el bullicio de la vida pública.

Con Juan Carlos Ramírez, notario tercero de Armenia, la evocación se torna sentimental al recordar los méritos alcanzados por su distinguido hermano, desde las aulas de la escuela pública de su ciudad natal, hasta los altos estrados de la jurisprudencia colombiana. El notario exhibe toda su inteligencia y trae a cuento al meritorio tío común Mario Gómez Ramírez, cuya comunicación telefónica torna cálida y amable la tarde sabatina; un legado familiar indiscutible de una familia maravillosa, en la cual se destaca con sobrados méritos, el magistrado formado en las calles de La Tebaida, don José Fernando Ramírez Gómez, gran ciudadano y figura ejemplar para las nuevas generaciones. En su momento El Tiempo trajo como frase del día, la respuesta de Ramírez Gómez a Ernesto Samper: “Si hay un choque de trenes es porque uno de los dos viene en contravía”.


Gabriel Echeverri González
Especial para LA CRÓNICA 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net