Inicio / Región / NOV 04 2018 / 1 año antes

Me encontré en la vida con… Octavio Arbeláez Giraldo

Favorito

Autor : Gabriel Echeverri González

Me encontré en la vida con… Octavio Arbeláez Giraldo

En dos ocasiones fue el rector de la universidad La Gran Colombia en Armenia.

Destacado rector, notable abogado y empresario agrícola nacido en Calarcá el 15 de noviembre de 1933, sus padres Luis Enrique Arbeláez Arbeláez y Rosalía Giraldo Giraldo. Nueve hermanos: Esther, Eulogio, Lilia, Octavio, Fabio, Ligia, Nidia, Libia y Ersilia.

Cursó estudios primarios hasta cuarto elemental en la Escuela Santander de Calarcá y en la escuela complementaria de Armenia hizo quinto, entre otros, con su inolvidable amigo David Bersh. Ingresó al colegio Rufino José Cuervo donde hizo hasta segundo de bachillerato, los años restantes hasta su grado en 1956, los cursó en el Colegio Agustiniano de Bogotá, célebre institución regentada por los hermanos Agustinos.

Vea también: Me encontré en la vida con… Eduardo Montoya Betancourt

Ingresó a la magna universidad Nacional de Colombia con el fin de estudiar derecho y ciencias políticas y sociales en 1957 pero en 1959 se pasó a la universidad Libre porque los consecutivos paros de la época lo llevaron a tomar esta decisión; terminó materias en 1961 y se graduó con honores en 1964.

En 1960 contrajo matrimonio con la distinguida señora Silvia Giraldo Arcila, en una elegante ceremonia en la iglesia Porciúncula de Bogotá, tres hijos: Silvia Liseth, abogada especialista de la universidad del Rosario, casada con el exsenador y abogado Janil Avendaño Hernández, dos hijos; María del Pilar, médica especialista en Francia en dermatología clínica, casada con el médico especialista en Francia, Jorge Mario Gómez Ibáñez, tres hijos; y Octavio Enrique, abogado de la universidad del Rosario, especialista en negocios y finanzas, casado con Carolina Hoyos, tres hijos.
 


Octavio Arbeláez Giraldo con su señora esposa.
 

Beca Charles de Gaulle

El gobierno de Francia en asocio con la Escuela Superior de Administración Pública, Esap, otorgó 15 becas para estudiar alta gerencia y administración pública y para tal efecto hizo la correspondiente convocatoria pública, a la cual se presentaron más de 350 personas, Octavio quedó entre los primeros y aparte de la beca pagada en pesos por el gobierno de Colombia y en dólares por el gobierno de Francia, incluía dos años de estadía en Colombia y un año en París.

Arbeláez aprovechó muy bien su bien ganada beca, con dedicación y paciencia alcanzó alto nivel académico y conoció por primera vez París, ciudad a la que siguió amando y a la que con frecuencia acude en sus viajes de estudio o turismo. La formación rigurosa que recibió en estos años fue muy importante para sus actividades profesionales y su notable gestión en los negocios y la vida universitaria. Recibió cursos de grandes profesores vinculados a la Unesco y a universidades francesas y una buena plana de catedráticos colombianos de alto nivel.

Vea también: Me encontré en la vida con… Horacio Gómez Aristizábal
 

Abogado de postín

Después del período de formación en Europa, decidió no aceptar cargos públicos y abrió su oficina como abogado y uno de los primeros trabajos fue como abogado externo del Banco Agrario en Cundinamarca; en 1966 conoció a Darío López Ochoa, flamante dueño del Banco Panamericano, quién le entregó a su vez los negocios de cartera igual que Fabio Lozano Simonelli, gerente del Banco Popular. En 1966 recibió la noticia de la muerte de su padre y por decisión de toda la familia fue designado administrador de los bienes.
 

Oficina en Armenia

Ante la dolorosa realidad asumió el encargo familiar y abrió oficina en la ‘Ciudad Milagro’, sin cerrar la existente en Bogotá. Recibió inicialmente los negocios de la Caja Agraria y en 1970 Ariel Jaramillo reputado ciudadano de nuestra tierra, en calidad de gerente del Banco Cafetero le comenzó a mandar los negocios, la oficina fue creciendo gracias a la enorme capacidad de trabajo y notoria amabilidad, su don de gente y su calidad humana.

Le puede interesar: Me encontré en la vida con… Ramón Gómez Salazar
 

Colegio de Abogados

En 1970 resolvió reorganizar el Colegio en compañía de César Hoyos Salazar como secretario, Haydé Valencia de Urina tesorera y otros profesionales; desempeñó la presidencia hasta 1993 y a través de diversas actividades, la junta directiva consiguió sede propia en el cuarto piso del edificio Grancolombiano, como se recuerda el terremoto tumbó el edificio y Arbeláez y sus asociados dieron paso a otros directivos.
 

Universidad La Gran Colombia de Armenia

En 1971 un grupo de profesionales entre los cuales se encontraba Arbeláez apoyó la posible creación de la sede de la universidad en Armenia, primero con derecho y después con economía, en efecto, con la decanatura del recordado José Jota Jiménez Alzate, comenzó a funcionar en el segundo piso del famoso Bartenón, situado en la carrera 17 entre calles 22 y 23, más tarde ocupó la sede de la antigua sede episcopal que hoy ocupa. Los primeros años de la UGC fue de organización y afianzamiento y en noviembre de 1979 fue llamado a ocupar la rectoría; reacio a ocupar cargos, lo aceptó por seis meses pero con total autonomía, con todas las facultades administrativas, al final los seis meses se convirtieron en 14 años hasta 1993.

Lea también: Me encontré en la vida con... David Bersh Escobar
 

Primera rectoría

Con su visión estratégica y su valiosa inteligencia, modernizó la facultad de Economía, fundó en 1983 la facultad de Arquitectura, en 1985 la facultad de Ingeniería Agroindustrial con la asesoría de expertos extranjeros y del ministerio de Agricultura, las primeras promociones fueron de puros pilos pues se presentaron más de 850 inscripciones; en 1987 creó la facultad de Administración de Empresas y estableció la importancia de varias especializaciones y dos maestrías, todo ello, con su impronta majestuosa: “Formamos para la excelencia”. Al cabo de estos años le presentó la renuncia al rector general José Galat, alegando cansancio y se dedicó a viajar, uno de sus placeres más gozados y vividos. 

Fue encargado el conocido abogado Alcides Londoño Fernández ya fallecido, quien realizó una buena gestión hasta el nefasto terremoto de 1999; para sucederlo fue designado el abogado Henry Valencia Naranjo, de corta duración en su cargo. (De archivo: Murió Alcides Londoño, exrector de la universidad La Gran Colombia)
 

Segunda rectoría

El propio rector Galat lo llamó nuevamente a regir los destinos de la sede de Armenia en el año 2000.

En este período puso en funcionamiento la facultad de Contaduría Pública y el Instituto Internacional de Idiomas que comenzó con cuatro mil alumnos; la parte de construcciones físicas se expandió con la compra de 18 cuadras en la vía al aeropuerto, donde funcionan en bellas edificaciones, la facultad de Arquitectura y otras oficinas. Además compró un edificio de ocho pisos en la avenida Bolívar, donde funcionan las Ciencias Económicas y un edificio en la plaza de Bolívar para el consultorio jurídico.

En 2007 la nueva vicerrectoría académica en Bogotá resolvió a motu propio eliminar el himno de la universidad en la sede Armenia, cambiar el sistema de gobierno y otras medidas en desacuerdo con el rector de Armenia; el doctor Octavio se quejó del acoso que recibía y ante la negativa del doctor Galat, renunció mejor en 2008. En 1978 fue nombrado por el Comité Departamental de Cafeteros miembro del Comité Nacional hasta 1993.

Le puede interesar: Recordando al Cacique Ancízar López López

Octavio Arbeláez Giraldo es un ciudadano sin tacha, vigoroso e imaginativo, general de la reserva impuesto por el presidente Barco; dos veces condecorado por el Congreso de la República, galardonado por el gobierno departamental y municipal, rector emérito perenne de la UGC, presidente honorario de los fruticultores de Colombia, en síntesis, un vigoroso empresario, un excelente y amoroso padre de familia y un rector brillante.

Con la compañía de su señora esposa Silvia y el calor constante de sus hijos, recorro el espacio amable y bucólico de su Quindío del alma; con su finura y amabilidad que nunca lo ha abandonado, sonreímos al concluir sobre su deber cumplido: ciudadano probo y decente a carta cabal, me complazco en lo personal de escuchar sus palabras, una vida labrada con sudor y trabajo. 

¡Misión cumplida gran señor!


Gabriel Echeverri González
Especial para LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net