Jueves, 20 Feb,2020
Región / MAY 24 2017 / hace 2 años

Medida de aseguramiento para la madre que golpeó a su bebé

Tras más de seis horas de audiencia, un juez de Buenavista dictó medida de aseguramiento en contra de Paola Andrea Pineda Muñoz, de 21 años, quien golpeó a su hija de 11 horas de nacida.


En contexto: Niña de 11 horas de nacida fue golpeada por su madre

En la diligencia, el fiscal 13 de Calarcá imputó los cargos de tentativa de homicidio agravado, teniendo en cuenta la intención de la joven de dar fin a la vida de la niña que acababa de dar a luz. La mujer, por asesoría de su abogado, no aceptó el delito del que es acusada.

Con el fin de argumentar los deseos de matar de la acusada, y por tanto demeritar una posible violencia intrafamiliar, el fiscal expuso una entrevista hecha a una amiga cercana de ella, en la que manifestó que Pineda Muñoz le había dicho, días antes, que quería abortar a la pequeña que crecía en su vientre.

La conocida puntualizó que el día de los hechos Paola Andrea le escribió un mensaje, que incluía un video de la menor golpeada, en el que decía: “Si la hubiera botado a la basura me habría ahorrado el problema judicial”.

Vea también: Capturaron mujer que golpeó a su bebé de 11 horas de nacida


Enfatizó en el hecho de que su víctima fuera su hija, lo que le dio el agravante al delito cometido.

En medio de la presentación de las pruebas por parte del ente acusador, el abogado defensor intentó ilegitimar los hallazgos de la Policía Judicial en medio del allanamiento realizado en la vivienda de Pineda Muñoz, en Córdoba, asegurando que se había violado una norma en la que se especifican 12 horas para entregar los resultados al fiscal del caso.

Sin embargo, gracias al testimonio de uno de los uniformados que hizo parte del operativo, el juez legalizó las pruebas, ya que este aseguró que se entregó la información al funcionario de manera verbal.

A la hora de pedir la medida preventiva, el trabajador público indicó que la mujer era un peligro para la sociedad, teniendo en cuenta que había atentado en contra de la vida de su propia hija.

Afirmó que, al no encontrarse en su casa el día de la captura, se podría tomar como un intento de evasión a la justicia, lo que infiere que podría volver a hacerlo.

A pesar de aceptar la solicitud de la medida, el defensor pidió que se diera en prisión domiciliaria, argumentando que hace apenas cuatro días dio a luz a su hija y es necesario amamantarla.

A esto, no solo el fiscal, sino el personero municipal y la representante de la víctima, se opusieron, explicando que sería poner en riesgo la vida de la bebé.

El ente acusador aseguró que dar ese beneficio sería premiar a una mujer que atacó brutalmente a su hija y sería un mal mensaje para la sociedad.

Tras un conmovedor discurso, el juez calificó como aberrante el hecho, pero además agregó que no tendría sentido entregar de nuevo la niña a la madre para su alimentación.

“El alimento no es solo la leche, es el amor, el respeto y el cariño de una madre. Cómo puede esta mujer brindar esas condiciones a una niña que nunca quiso y que, además, podría enviarla más de 15 años a la cárcel. No vamos a cambiar la seguridad de la menor por un tetero, cuando en el Icbf hay todos los que ella necesita”, afirmó el togado.

Puntualizó que este proceso podría tener como fin una pena superior a los 15 años de cárcel.

Al finalizar la audiencia, en el momento en que era conducida Paola Andrea al carro en el cual sería conducida a Córdoba, habitantes del municipio le gritaron y abuchearon, utilizando calificativos como “monstruo” y “desgraciada”.

 

“No me di cuenta de lo que pasó”: padrastro

El padrastro de Paola Andrea Pineda Muñoz, señalada de haber golpeado brutalmente a su hija de 11 horas de nacida en Córdoba, aseguró que no se dio cuenta de lo que pasó esa noche en la casa.

“Si yo me hubiera despertado, nunca la habría dejado hacer eso. Cuando me di cuenta, a eso de las 3:00 de la mañana del viernes, Paola tenía la niña en la cama y la estaba acariciando”, afirmó Fausto Villanueva a LA CRÓNICA.

Con cara de desconcierto, el hombre mayor presenció el martes como las autoridades detenían a su hijastra, con la que vive hace un poco más de dos meses en el municipio cordillerano, y hacían pruebas en su casa, donde ocurrieron los hechos.

“Yo trabajo en una finca, en la zona rural. Ese jueves, no sé por qué, bajé a la casa a traerle unos plátanos a ella. Cuando llegué, ella venía caminando con su hija grande. Yo tenía mucha hambre, le pregunté por la comida y me dijo que no había panela ni huevos. Hay una señora que a veces me presta plata, entonces fue hasta allá, le dieron $5.000 y con eso compró lo de la comida”, narró.

Además, indicó que, aunque muchas personas le había dicho que ella estaba embarazada, él no estaba seguro, ya que no permanece en la vivienda.

“En el ancianato donde almuerzo, muchas personas me dijeron que Paola estaba embarazada, entonces yo le pregunté y ella me juró que no. Yo fui el que la crió a ella y a la hermana, porque su papá murió hace muchos años. Hace un poco más de dos meses le ayudo con el arriendo y la comida, para ella y la hija”.

Le puede interesar: “Me amenazaron con quitarme a mi hija si quedaba embarazada”

Don Fausto continúo narrando lo que pasó ese infortunado día. “Después de que ella hizo la comida me quedé dormido. Estaba tan cansado que caí como muerto. Aproximadamente a las 3:00 de la mañana me desperté porque tenía ganas de ir al baño. Cuando abrí los ojos, lo primero que sentí fue un bebé llorando, pero como la casa tiene una pared cercana a otra, yo pensé que era un niño del vecino”.

Tremenda sorpresa se llevó cuando, al prender la luz, se encontró con su hijastra acariciando un recién nacido en su propia cama.

“La vi a ella en la cama con un bebé. Lo estaba acariciando, pero estaba rasguñado y no dejaba de llorar. Yo me sorprendí mucho, sin embargo, le dije que lo arropara, que de pronto tenía frío. Al preguntarle, me dijo que se había despertado a la 1:00 de la mañana y había escuchado a un bebé llorar a la entrada de la casa, que salió y lo encontró. La verdad es que yo me quedé callado”.

A pesar de los rumores que corren por el municipio, sobre la forma en que llegó la niña al hospital, ya que hay quienes dicen que la llevó en una bolsa, don Fausto hizo énfasis en la falsedad de las afirmaciones.

“En el momento en que la vi, después de escuchar su versión, me dijo que iba a esperar hasta las 6:00 de la mañana para llevarla al hospital. A esa hora yo mismo le abrí la puerta de la casa, y puedo asegurar que la bebé iba arropada en una cobija, no en una caja ni en una bolsa”.

Finalmente, el señor manifestó que sí le dijo a la joven madre que no la apoyaría en caso de tener otro hijo.

“A mi me queda muy difícil sacar la cara por las tres. Sí le dije que si tenía otro hijo ya no le iba a alcahuetear, que llamara a la mamá y que mirara qué iba a hacer, pero nunca me imaginé que fuera hacer una cosa de esas. No sabemos nada del papá de la bebé. Ella estuvo trabajando un tiempo en un piñal en Pueblo Tapao y creemos que llegó embarazada de allá”.


Tatiana Palacio Mejía
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net