Inicio / Región / DIC 01 2019 / 8 meses antes

Milllones de personas, víctimas de la esclavitud moderna

Favorito
Milllones de personas, víctimas de la esclavitud moderna

“Las buenas costumbres, y no la fuerza, son las columnas de las leyes; y el ejercicio de la justicia es el ejercicio de la libertad”: Simón Bolívar.

La humanidad siempre ha sido víctima de sus propios defectos o males, y el continente americano, desde nuestros aborígenes, ha tenido diversos tipos de problemas; pero desde que esta parte del planeta fue conocida por los europeos, surgieron otras dificultades. Alrededor del año 1600 las naciones europeas medían su poder por la fuerza laboral en el número de esclavos que tenían. Así que Portugal, España, Francia, Gran Bretaña y Holanda iniciaron la lucha por su comercio. 

Aunque este fenómeno es mucho más antiguo y desde siempre se ha luchado contra él, como la conocida rebelión de los esclavos en la antigua Roma, cuando Espartaco lideró uno de esos levantamientos. Infortunadamente en pleno siglo XXI, esa situación sigue teniendo presencia, pero disfrazada de diferentes matices. Por ello la ONU definió el 2 de diciembre como “Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud”.

Más de 40 millones de personas en el planeta son víctimas, según la Organización Internacional del Trabajo, OIT, siendo las mujeres y las niñas las más afectadas, representando el 71 por ciento del total, casi 29 millones; y cerca de 10 millones de niños, un 25% del total. La OIT destaca el trabajo y el matrimonio forzado, como rostros que presenta la esclavitud actual. Pero la sociedad es víctima, consciente o inconscientemente de otros tipos de sumisión: consumismo, tecnología, televisión tóxica, etc.

Vea también: 
Los adolescentes de minorías sexuales, cinco veces más propensos a sufrir depresión


El trabajo forzado sigue vigente

En 2016 se estimaba que unos 25 millones de personas eran víctimas de trabajo forzado, de las cuales 16 millones estaban en el sector privado, en ocupaciones tales como labores domésticas, construcción y agricultura; alrededor de 5 millones eran víctimas de la explotación sexual forzada, y poco más de 4 millones – 16% del total - del trabajo forzado impuesto por las autoridades del Estado. 

Ningún continente está libre de ese flagelo. El mayor número de niños entre 5 y 17 años víctimas del trabajo infantil, está en África, 72,1 millones; seguido por Asia y el Pacífico, 62 millones; las Américas,10,7 millones, Europa y Asia Central, 5,5 millones y los Estados Árabes, 1,2 millones. Esta explotación es peor cuando cerca de una tercera parte de los niños, entre 5 y 14 años está fuera del sistema escolar, 38% entre 5 y 14 años que realiza trabajos peligrosos.  

Por otra parte, entendiéndolo al esclavo como aquella persona que carece de libertad por estar sometida a la voluntad y dominio de otro; o que está dominada por un vicio que lo necesita para sentirse ‘bien’, entonces se puede tener otra clasificación de esclavitud. Por ejemplo, quienes consumen desaforadamente también son esclavos de esa pérdida de control en las compras de los productos innecesarios. 

Ese tipo de sumisión tiene el agravante de coadyuvar a la contaminación del planeta, además de los efectos económicos que se presentan cuando se compra sin control, o peor cuando la gente se endeuda sin medida y se pretende adquirir como sea la ‘felicidad’. Ese tipo de esclavitud es peor cuando se es víctima de la ’alimentación’ chatarra, porque no solo se contribuye a la contaminación ambiental, sino que se afecta la salud. Peor aún, cuando esa comida chatarra es la que ‘nutre’ a la niñez. 

De su interés: Lamida mortal: hombre murió días después de ser lamido por su perro
 

La tecnología va a controlar la sociedad 

Otro caso es la sumisión a la tecnología, aspecto que Albert Einstein lo señaló cuando expresó: “Temo el día en que la tecnología sobrepase nuestra humanidad; el mundo solo tendrá una generación de idiotas”.  Esa advertencia se está manifestando desde hace varios años. Pero no es tanto por el hecho de que el robot desplace a la mano de obra, sino por la actitud que se está teniendo en el uso o más bien abuso de la tecnología.

Como el “dios Google” lo sabe todo, ya no se usa la memoria. Para qué si es más fácil ser esclavos de la vasta información, no conocimiento, que está almacenada, en la nube que controla y que su motor de búsqueda permite acceder a la pesquisa que se desee. Ya el conocimiento se limitó a saber buscar — más no entender — datos, definiciones, esquemas, mapas, etc. 

Además, el big data y la inteligencia artificial van a tener, o están teniendo un control tal de la sociedad, que buena parte de ella está —o estará— sometida a las directrices de quienes gobiernan el mundo: Dicen qué se debe comer, qué tecnología comprar, qué vehículo tener, cómo vestir, qué música escuchar, qué leer, por quién votar etc. Lo peor es que sus empresas producen todo tipo de cosas, de todos los precios, al alcance de todo el mundo.  

La película “Ciudadano Kane”, con la que Orson Wells criticó el poder de la prensa, en estos tiempos está siendo reemplazada por el poderío de la tecnología, con el respaldo de quienes se han dejado esclavizar de ella y que en algunos casos ya actúan como zombis.  

 

Por Diego Arias Serna 
Profesor-investigador universidad del Quindío
[email protected] / [email protected]
LA CRÓNICA

 

 

 


 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net