Inicio / General / SEP 04 2016 / 3 años antes

Minería, petróleo, agricultura y desperdicio, succionan el líquido vital

Favorito
Minería, petróleo, agricultura y desperdicio, succionan el líquido vital

Las comunidades en La Guajira luchan por obtener un poco de agua para ‘humedecer’ sus necesidades básicas, mientras tanto El Cerrejón seca las fuentes hídricas.

“Quien fuere capaz de resolver los problemas del agua, será merecedor de dos premios Nobel, uno de la Paz y otro por la Ciencia” expresó John Fitzgereld Kennedy, presidente de EE.UU. asesinado ejerciendo el cargo en noviembre de1963. La frase de este hombre de estado anunciaba los conflictos sociales que se irían agudizando con el paso del siglo. 

Para generar conciencia y reflexionar sobre este flagelo que afecta a millones de personas en el mundo, el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo, todos los años le dedica una semana a analizar esta problemática y a hacer recomendaciones tanto a la sociedad como a los gobiernos. “La Semana Mundial del Agua 2016” y que tuvo como tema “El agua para el crecimiento sostenible” tuvo lugar del 28 de agosto al 2 de septiembre.

Fechas que debieron de haber sido de reflexión y cuestionamiento, no solo por el mal trato que se ha estado dando a los recursos hídricos, sino por el número significativo de personas que no disponen de agua potable. Unas 3 mil personas de 120 países se reunieron en la capital de Suecia y deliberaron sobre los problemas presentes relacionados con este líquido, mucho más necesario que el oro o cualquier otro metal precioso. 

Según el Banco Interamericano de Desarrollo-BID- 34 millones de personas no tienen acceso seguro a agua potable en Latinoamérica. Según el informe de esta entidad: Fomentar los Mercados de Agua y Saneamiento en América Latina y el Caribe, la falta de cobertura se presenta en forma desproporcionada en las afueras de ciudades con alta densidad demográfica, pequeñas localidades y áreas rurales.  

 

1.100 millones de personas sin agua
Aunque hay agua suficiente para toda la población, 1.100 millones de personas en el mundo no tienen acceso a ella y son varias las formas como este líquido se degrada y desperdicia. El agua y la alimentación, dos elementos clave para la vida, se afectan mutuamente.

El exceso de agua degrada los cultivos y la producción de alimentos, además de contaminar, este líquido deteriora las tierras.

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la alimentación –FAO- ha informado que las prácticas de riego y el escaso drenaje han conducido a la salinización de cerca del 10% de las tierras irrigadas del planeta.

Así que la producción agropecuaria, formada por el dúo: agricultura y ganadería, contribuye con una alta cuota en la degradación de los recursos hídricos, los ecosistemas y el suelo, contaminándolos con el uso excesivo de nitratos y pesticidas. Daño que es mayor cuando se practica el monocultivo.

Es tanta el agua que se desperdicia, que para referirse a este fenómeno, el científico británico, John Anthony Allan, formuló en 1993 la teoría de “Agua Virtual”, para referirse a la cantidad necesaria para distintos usos y en especial aquella usada para elaborar diferentes productos. 

 

Un kilogramo de carne de res absorbe 15.500 litros de agua
Por ejemplo - en litros- 1 kilogramo de carne de res consume 15.500 litros de agua, mientras que uno de carne de cerdo requiere de 4.800. Una hamburguesa, que en muchos casos es comida chatarra, necesita de 2.400, en tanto que un huevo, gran alimento, demanda apenas 200 litros. 

Si no hay cambios en los hábitos alimenticios y no se mejora la productividad de la tierra y del agua, el consumo mundial de este líquido vital aumentará entre un 70 y un 90% en las próximas 4 décadas. Ya se prevé que para el 2025 dos tercios de la población mundial viva en zonas con estrés hídrico.

Pero no solo se bota el agua en la producción de alimentos; en la extracción de petróleo además de usarse, se contamina. Cristina Valencia en un artículo que publicó en un periódico capitalino en marzo de 2014, decía: “Según la página oficial de Ecopetrol, durante el 2012 captaron 55,76 millones de metros cúbicos de agua de 217 fuentes hídricas”.

Agregaba en aquella oportunidad: “Esa enorme captación de agua por parte de las petroleras obedece, sobre todo, al nuevo boom del gas esquisto y petróleo Shale que se extrae mediante el método de fractura hidráulica -fracking en inglés-. La fractura hidráulica consiste en romper la piedra a profundidades que superan los dos kilómetros, mediante el uso de agua a presión, con más de 500 productos químicos. Es decir, capto agua limpia, la enveneno y la meto a presión; a cambio sale petróleo”.

 

El fracking envenena el agua subterránea
Valencia plantea la duda, acerca de si fue el cambio climático o el uso de tanta agua para sacar petróleo y gas lo que generó la sequía en El Casanare y afectó a la población. Este método de extraer petróleo y gas, además de agotar el recurso hídrico, tiene enormes posibilidades de envenenar el agua subterránea.

En Colombia, según cifras del Ministerio de Minas y Energía, el sector petrolero consume el 0,3% del agua del país.

El fracking requiere casi el doble de la cantidad de agua que necesita un pozo petrolero convencional.
Es inconcebible que sea el mismo gobierno, pretendiendo elevar la producción de hidrocarburos, el que promueva una técnica de extracción que ha sido cuestionada por investigadores de prestigiosas universidades de EE.UU. 

Óscar Vanegas, ingeniero de petróleo de la universidad Industrial de Santander y profesor de la misma institución, afirma que todo Magdalena Medio está concesionado, así como la zona del  Catatumbo. Aunque ya se sienten las protestas, ¿los habitantes de esas dos regiones esperarán con resignación a que suceda  lo que pasó en Los Llanos Orientales? 

 ONG como Ecologistas en Acción o Greenpeace, entre otras, también advierten sobre los riesgos del fracking: “Contaminación de las aguas subterráneas y atmosférica, emisión de gases de efecto invernadero –metano-; terremotos -sismicidad inducida-; contaminación acústica e impactos paisajísticos”. A todo lo anterior hay que agregarle la contaminación  derivada del tráfico de camiones para transportar el gas y el petróleo extraído, el consumo de agua y la ocupación del territorio.

 

El Cerrejón y Cerro Matoso, en deuda con Colombia

El carbón de El Cerrejón, además de causar un daño ecológico con el polvillo que deja desde el lugar de extracción hasta el embarque en los buques, succiona el agua dejando con sed a la población. La mina utiliza diariamente 17 millones de litros de agua, y para “subsanar el daño”, la empresa da unas regalías que va a parar al bolsillo de los gobernantes corruptos.

Angélica Ortiz, vocera de Fuerzas Mujeres Wayúu, denunció recientemente que 17 fuentes hídricas en La Guajira se han secado debido a la actividad minera.  Afirmó también que las principales causas que han sumergido al pueblo aborigen en el fantasma de la sed y el hambre son: “La combinación de las formas de privatización de las aguas, por apropiación y la  contaminación que produce el modelo extractivo”.

Otro caso de riqueza por encima de la pobreza, se refleja en el pueblo Unión Matosa – Córdoba- que enfermo, sin agua y perplejo, mira cómo durante tres décadas Cerro Matoso, la mina de níquel a cielo abierto y la cuarta más grande del mundo, genera una gran fortuna. En tres décadas de explotación ha producido 20,9 billones de pesos. 

Según la compañía,  ha girado durante los 30 años de operaciones al Estado colombiano 1,5 billones de pesos por concepto de regalías. ¿Qué se hizo ese dinero? ¿Por qué la población vive en la miseria? Los políticos no responden y el pueblo sigue votando calladamente.

 

Por Diego Arias Serna
[email protected]
[email protected]



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net