Inicio / Región / JUL 12 2020 / 4 semanas antes

Minería en Quindío, ¿sobreexplotación e ilegalidad o desarrollo económico?

Favorito

Autor : Lili Dayana Restrepo

Minería en Quindío, ¿sobreexplotación e ilegalidad o desarrollo económico?

El municipio de La Tebaida cuenta con 15 solicitudes para explotación, especialmente de material de arrastre.

Cuántas personas se benefician con la labor, qué tipo de actividad se adelanta y bajo qué tipo de extracción. 

 


De acuerdo con José Manuel Cortés Orozco, director de la Corporación Autónoma Regional del Quindío, CRQ, en el departamento se encuentran activos 48 títulos mineros en los municipios de Armenia, Buenavista, Calarcá, Córdoba, Filandia, Génova, La Tebaida, Montenegro, Pijao y Salento. 

El tipo de minerales que allí se explota está entre material de arrastre, arenas arcillosas, roca piedra caliza, serpentina, materiales de cantera, oro, minerales de oro y sus concentrados, cobre y plata. 

El funcionario agregó que actualmente se encuentran otorgadas y vigentes 8 licencias ambientales, dentro de las cuales 6 corresponden a explotación de materiales de construcción —arena y grava— en los depósitos aluviales de los cauces secos de los ríos Lejos y Barragán —extracción manual— y sus terrazas aluviales —extracción mecanizada—, una para materiales pétreos y una para explotación de oro de filón.

Riesgo ambiental y humano  

Ángela Patricia Rivera Camelo es una Química quindiana que después de una mala experiencia con la minería en Antioquia, regresó al departamento y adelanta informes sobre la actividad minera en esta región y especialmente el método de extracción que se utiliza para ello —sobre lo cual aún no ha obtenido respuesta—.

Su interés nace de un problema de salud que presenta en la actualidad debido a que se contaminó con plomo, reactivo que usaba para cuantificar el oro, producto de su trabajo en un mina en Segovia. “Trabajé en el mayor proyecto de oro formal ejecutado en Colombia, El Silencio, en Segovia, Antioquia. Mi función era relacionada con la profesión, por lo cual cuantificaba el mineral aurífero que se sacaba del proyecto, analizaba la concentración de todos los cortes. Qué tanto oro tiene el mineral extraído y el minero recibía el pago de acuerdo a esto”.

Mencionó que trabajaba las 24 horas del día y que mientras estuvo trabajando durante 7 meses fue testigo de 5 derrames de cianuro, “solo se atendieron con un carrotanque con agua, el resto al río”. 

Destacó que debido a esta situación decidió investigar la actividad en el Quindío. “Me dicen que no hay comparación con el Quindío, pero yo digo que sí porque acá hay oro por boca y nariz, no solo en cordillera, hay en otros municipios”. 

Agregó que en el 2013 inició su trabajo y desde entonces es mucho el material que ha recopilado, pero aún no ha logrado obtener respuestas sobre cuál es la técnica empleada en el departamento para extraer oro. 

Hay una técnica de  lixiviación y la otra amalgama con azogue, que es el mercurio. “Si en el departamento no existe un lugar donde se haga por lixiviación solo queda la otra alternativa y esta, es altamente contaminante, y causa daños no solo al medio ambiente sino también a la humanidad. Desde el 2013 hasta la fecha he consultado la manera como se extrae el oro y no me han contestado, y esto es importante porque sino puedo garantizar qué sucede bajo tierra, no se podrá controlar lo que pasa en la superficie”.  

La química resaltó que el azogue y mercurio están dentro de la 10 sustancias más tóxicas para la salud del medio ambiente. Sobre el cianuro, indicó que es tóxico para la persona, “no solo para el minero sino para todos los que se encuentran alrededor”. 

Respecto al mercurio precisó que debe ser retirado del oro, porque con ese no lo reciben, y al realizar esta acción es cuando contamina, “no solo la fuente hídrica, sino la atmósfera, donde se queda por años. No siempre el oro está libre, por eso se tiene que usar el azogue para retirarlo, se requiere 0.5 gramos de mercurio por cada gramo. Esta sustancia está prohibida para el uso de estas actividades, pero ¿quién controla la actividad?”

Rivera Camelo concluyó que una personas puede legalizar el oro que saca si posee un título de minería, “pero todo el río trae oro, un contratista arenero puede sacar oro, y si lo encuentra no lo va a dejar ahí”. 

Sobre algunos de los resultados de su trabajo investigativo, informó que en Salento existen 18 títulos mineros y 42 solicitudes. Agregó que los mineros usan mercurio y no les garantiza protección, por lo que se encuentran en riesgo.

Recomendado: Aumentaron las invasiones durante el confinamiento

Amenaza por proyectos

Néstor Fabián Ocampo Giraldo, ambientalista, se refirió a la actividad en el departamento destacando que esta se ha practicado desde antes de la llegada de los europeos. “Se explotaba el oro como quedó expreso en refinadas y abundantes obras de orfebrería. Luego se ha explotado oro, sal, mercurio, material de cantera y material de arrastre en los ríos para la construcción urbana y obras viales. Esta última actividad se ha intensificado de manera particular a partir de la reconstrucción, después del terremoto de 1999 y con las obras del paso de la cordillera central y túnel de La Línea, actividades en la que se ha llegado a evidente sobreexplotación de los cauces y orillas de algunos ríos, particularmente en el sector de Barragán con grandes daños ecológicos y ambientales”. 

Añadió que actualmente y desde principios de siglo se cierne sobre la región la amenaza de proyectos mineros a cielo abierto y gran escala para la explotación de oro, plata, platino, molibdeno, zinc, cobre y ferroníquel por parte de empresas multinacionales. 

Acerca de los métodos, el ambientalista acotó que, por lo general, no son los adecuados y por ello se causan los daños ecológicos y ambientales que regularmente se denuncian. “Buena parte de las explotaciones mineras son ilegales. Varias veces se ha denunciado el uso de mercurio o azogue en quienes buscan oro mediante barequeo en ríos y quebradas del departamento. Es apenas lógico, se trata del método más conocido y barato para amalgamar el metal”.

Resaltó que hoy el problema no está solo en los métodos de trabajo sino en la magnitud de las explotaciones. A lo cual se suma que el departamento es el segundo más densamente poblado de Colombia, sino que es el que tiene sus ecosistemas más modificados. “En otras palabras, aquí ya no hay más espacio ni más recursos para la ambición de riqueza de algunos. Permitir la minería sin restricciones severas pone en peligro agua, aíre, suelos, ecosistemas, diversidad biológica, paisajes y la vida misma de quienes habitamos en la región”.

Agregó que “la actividad minera ‘legal’ que se realiza en la actualidad avanza y crece sin el debido control de las autoridades, ambientales y de otra índole. A lo que se suma la actividad ilegal que también es creciente. Y, aún más, la imposición desde el gobierno central de un modelo económico extractivista, entregando los recursos del subsuelo a empresas extrajeras, constituye la más grave amenaza en estos momentos para nuestros territorios”. 

Señaló que debido a dichas actividades, la ciudadanía se encuentra casi inerme ante el avance de las empresas mineras que cuentan con el apoyo de consecutivos gobiernos. “La reacción social a todo lo anterior se puede ver en las llamadas ‘Marchas Carnaval en defensa del agua, la vida y el territorio’ que durante 5 años se han realizado constituyéndose en la más grande movilización ciudadana del departamento en toda su historia”. 

Sobre los daños, Ocampo Giraldo mencionó que son cada vez más evidentes. “Basta con visitar el sector sur del departamento, en Barragán, e indagar un poco para darse cuenta que lo que sucede por esos lados es un desastre ecológico. Sobreexplotación del río en su cauce y sus orillas, ruptura de la coraza del río, desviaciones en el mismo, sobreexplotación de las playas y depósitos fluviales. También puede notarse en el paulatino y acelerado deterioro de la calidad de las aguas que llegan a nuestros acueductos, particularmente los de Armenia, Circasia y La Tebaida que dependen de las aguas del río Quindío”.

El líder ambiental concluyó que es necesario pensar en este asunto de manera muy seria y responsable, porque el departamento ya da muestras de sobreexplotación de muchos de sus recursos. Dijo que lo que sucede con el agua, la pérdida acelerada de su diversidad biológica y el deterioro de sus paisajes son síntomas que deberían poner la alerta máxima. 

“No podemos seguir con la idea absurda de un crecimiento económico sin límite en un territorio con recursos limitados. De no hacerlo estamos condenándonos y condenando a nuestros hijos a una vida cada día menos deseable y digna. Desafortunadamente, también hay que decirlo, la dirigencia política, gremial y social actual, además de incompetente y corrupta, nos arrastra a un futuro indeseable con las consignas de ‘desarrollo’, ‘crecimiento económico’, ‘competitividad’ y ‘generación de empleo’”.

Ver también: Posible minería ilegal no genera desviación del Río Navarco: CRQ

 

Formalización y asociatividad

Miguel Ángel Mejía Díaz, director de desarrollo rural sostenible de la secretaría de Agricultura del Quindío, habló sobre el trabajo del departamento dentro del proceso de la actividad minera. Advirtió que como gobernación lo que se realiza es apoyar a los municipios en la formalización y asociatividad de los mineros artesanales o los tradicionales, en lo cual enfocan sus esfuerzos. “La minería a gran escala, es competencia de la corporación y la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla”.

Apuntó que desde el periodo pasado, la gobernación ha venido trabajando en la formalización de los mineros artesanales, sobre todo en La Tebaida y Calarcá, “que son los que hacen un esfuerzo interesante en el tema. Lo que tiene que ver con material de arrastre”.

El directivo explicó que la minería artesanal, es la que no ocupa maquinaria pesada ni implementos de construcción o herramientas que modifiquen a gran escala el paisaje. Aclaró que durante este periodo no se han realizado actividades relacionadas con este tema. Pero dentro del plan de desarrollo quedó incluida la labor, para que los municipios que requieran el apoyo se entregue.

“La idea es que las localidades empiecen a censar esta población que practica la minería artesanal, se formalicen y empiecen a implementar criterios de eficiencia laboral y ambiental”. 

Desarrollo económico 

James Harvey Molina Guerrero, magíster en administración financiera, subrayó que la minería representa para cualquier región desarrollo económico, ya que las personas que se dedican a esta actividad van a poder tener unos ingresos, corriendo todos los riesgos que esta actividad otorga. Mencionó que en el Quindío la minería aún es muy incipiente porque son pocas las partes donde se genera. 

Resaltó que además del aporte ambiental, para que sea una energía sostenible se debe hacer inversión para el mejoramiento de la calidad de vida de la personas que trabajan allí y sus familias, “porque normalmente estos sitios son retirados y no hay forma de escuela, colegios, también se debe trabajar para que no solamente se genere minería sino activar la parte agrícola. Esto es muy importante porque las regiones donde solamente se desarrolla minería, cuando esta disminuye empiezan los problemas por conseguir los recursos”. 

El economista destacó que la actividad para cualquier región es importante porque es una base de ingresos, pero siempre y cuando se haga con responsabilidad social y ambiental. “No quiere decir que esta solo genere afectaciones en estas áreas, sino Chile, por ejemplo, que es uno de los países que vive de la minería tendría un ambiente totalmente acabado”. 

Concluyó que la minería se debe hacer de manera formal y esto genera desarrollo para la región y “si se hace con responsabilidad social y ambiental bienvenida sea. Lo que se debe buscar es darle un valor agregado a esos materiales que se extraen de la minería porque el material como tal tiene un valor, pero lo que vale es cuando tiene un valor agregado y este es la transformación que da la minería”.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net