Inicio / Al descubierto / ENE 16 2017 / 3 años antes

Misión cumplida: el quindiano que en 4 años puso a Colombia en Rusia

Favorito
Misión cumplida: el quindiano que en 4 años puso a Colombia en Rusia

Rubén Darío Flórez acaba de terminar su periplo diplomático como delegado cultural y ministro consejero por Colombia en Moscú, Rusia. 

El quindiano aseguró que el conocimiento del país en la nación euroasiática tiene que ver con los cambios que han habido en ambas culturas y que el café, el fútbol y Cien años de soledad son los principales símbolos de Colombia en esas lejanas tierras.

A su regreso al Quindío, LA CRÓNICA, dialogó con el diplomático.

¿Cuál es el balance que le podemos entregar a la opinión pública sobre estos 5 años? 

Yo creo que el balance es de largo aliento, no solo que concluí el programa que durante estos cuatro años impulsé, sino también que este deja al país posicionado en la federación de Rusia como una nación con una gran tradición moderna, de grandes ciudades y regiones donde hay una oferta cultural, actividades en muy distintos campos.
De igual forma, se proyecta como un país que tiene un liderazgo en las regiones de América Latina, con eventos en distintas esferas como economía, comercio, academia, cultura clásica y popular. Más de 30 millones de personas se dieron cuenta quiénes somos los colombianos: una nación con empuje, empeño y sobre todo creativa. 


¿Se podría decir que cambió en estos años la percepción que tienen los rusos sobre Colombia?

En las instituciones que influyen en Rusia, Colombia apareció como un Estado, una cultura popular, un lugar geopolítico que tiene una importancia para el mundo. Esto a partir de la realización de actividades artísticas en donde se mostraron tres ruedas del país, el eje de la academia, la cultura y la economía. 


¿Cuál es la mayor influencia en Rusia, es decir, qué es lo que más creen los rusos de Colombia?

Yo creo que el conocimiento sobre Colombia está empezando, que tiene que ver con los cambios que han habido en los dos países, estos hay que digerirlos, existen muchos estereotipos sobre lo que son las otras naciones. Para Rusia, Colombia es un país lejano que está en América Latina. Sin embargo, Colombia ha sido conocido como un lugar de una cultura lingüística y literaria. 
En Rusia, la generación de los 60 admira profundamente la obra de García Márquez, el autor es en ese país, uno de los más reconocidos entre los escritores hispanohablantes. Cien años de soledad, una obra de culto. 

El otro campo de conocimiento sobre Colombia es el fútbol, la gente joven que sigue el deporte, conoce los futbolistas del país, a Falcao y preguntan sobre ellos. El café, por supuesto, es otro ítem de identidad que recuerdan lo que es Colombia, ya que está entre los más prestigiosos del mundo. 

La última fuente de información es la realidad política de Colombia, lo que ocurrió en estos últimos dos años, ha despertado un interés positivo hacia el país, el ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia publicó dos comunicados de la cancillería rusa, en la que celebraba los acuerdos de paz y el proceso mismo que llevó a la firma del acuerdo. Siempre destacaron que este era fundamental para el equilibrio regional y el desarrollo económico del continente. 


¿Se preocupa Colombia por las relaciones comerciales que tiene respecto al café con Rusia?
Hace unos 4 años, el principal consumidor de café colombiano era Rusia, yo pienso que puede haber una estrategia diferente para llevar el café, y aún en este tiempo de crisis, porque es la realidad que salta a la vista, el café es un proyecto fundamental del consumo de las nuevas generaciones en Moscú. 


¿Cómo terminan hoy las relaciones entre los dos países?
Pienso que Colombia y Rusia tienen una relación de amistad cordial, han sido socios en la firma de contenidos a nivel internacional cuando se trata de presentar un candidato de Colombia para la toma de decisiones para ocupar un cargo internacional. 

Las relaciones se sostienen en el intercambio cultural y educativo, porque un alto número de estudiantes llegan a Rusia a estudiar diferentes carreras, han sido beneficiados de becas que ya prácticamente no existen. El fuerte de las relaciones es el intercambio académico y cultural. 
Creo que debemos liberarnos de estereotipos sobre lo que es Rusia como economía, porque es un centro de atracción para vender hortalizas, verduras. Se pueden hacer alianzas con el tema energético, pero además en este momento es un mercado para el café de Colombia que es una marca. Hay que fortalecer las relaciones económicas. 

El Quindío está situado de espaldas al Pacífico, aunque geográficamente está de cara, geopolíticamente es nuestro interlocutor, pienso que con los procesos que ocurren en el mundo, el Quindío no debería aislarse ni ponerse una venda frente al tema de las relaciones internacionales, porque el café y el turismo son un lenguaje de la economía global.

 

Por Miguel Ángel Rojas Arias



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net