Inicio / Ciencia y Tecnología / JUN 28 2020 / 1 mes antes

Mitos acerca de la tecnología 5G

Favorito

Autor : Diego Arias Serna

Mitos acerca de la tecnología 5G

Siempre somos proclives a creencias que no tienen fundamentos científicos, y en estos tiempos de las redes digitales, la información falsa circula a gran velocidad.

Como si fuera poco la alarma que ha generado la aparición de la COVID-19, en diversos medios digitales están circulando videos ‘alertando’ a cerca de las implicaciones que para la salud tendrá la nueva tecnología 5G. Pero al igual que hay advertencias sobre los supuestos peligros de este avance científico, también se conoce información explicando lo contrario, es decir, que no es cierto que vaya a generar enfermedades.

Y en medio de esas 2 versiones se encuentra la sociedad, que en algunos casos se polariza, igual que en la política. Por ello es conveniente sustentar, basándonos en la ciencia, qué grado de veracidad tiene la afirmación de que la nueva tecnología —que ya se usa en algunos países— afecta la salud. 

Iniciemos explicando en qué consiste. La 5G es la tecnología móvil que reemplazará a las actuales, la 3G y la 4G. Va a mejorar sustancialmente la conectividad y facilitará nuestra manera de vivir en hogares, negocios, banca, industria, salud, educación, ciudades inteligentes, comunicación entre vehículos, seguridad, etc. Se tendrá una gran transformación. 

Por supuesto que como las tecnologías que le preceden, la 5G utiliza señales electromagnéticas que están amparadas en normas de seguridad internacional que protege a los seres humanos y al medio ambiente. En 2018 se instalaron las primeras redes y se proyecta que las conexiones 5G se incrementen hasta representar entre el 15 % y el 20 % de las conexiones globales en el 2025. La mayoría de las frecuencias utilizadas por la conexión 5G cubren el mismo rango de frecuencias que las de 4G, por debajo de 6 GigaHerz —GHz, 10 elevado a la 9—, señal típica de la 5G, así que su radiación es similar.

Sin embargo, esta generación de comunicaciones también  utiliza unas  nuevas señales de alta frecuencia por encima de los  6 GHz —de 30 GHz a 300 GHz— que hasta ahora no se habían regulado, porque no se utilizaban. Examinando a fondo los valores de radiación de la conexión 5G, la  International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection, Icnirp, el organismo científico alemán que regula el tema, ha concluido que  la conexión 5G es segura. 

Recomendado: Miguel Bosé arremete ahora contra las vacunas para la Covid-19

 

Un temor histórico

Aunque Alemania pertenece a la Unión Europea, UE, la Comisión Europea en 2017 expresó: “Los estrictos límites de exposición a campos electromagnéticos recomendados a nivel de la UE son seguros y aplicables a todas las bandas de frecuencia que se están considerando para las redes 5G. Entonces, ¿por qué hay temores ante el advenimiento de esta nueva tecnología? Miedos que se agudizan cuando circula información en la que se ‘explica’ que la COVID-19 está vinculado con ella. 

Ese recelo es una constante histórica, pues siempre se presenta cuando hay un nuevo desarrollo que lleve a un avance de la sociedad, en este caso, de sistemas que funcionan con señales electromagnéticas con frecuencias superiores a las tecnologías actuales. Por supuesto, conlleva afectación si se abusa en su uso, como sucede con los celulares, la televisión y los computadores. 

Un ejemplo histórico muy conocido, fue la disputa que se dio entre Thomas Alva Edison (1847-1931) y Nicolas Tesla (1856-1943). El primero dominaba la industria de aparatos que funcionaban con corriente continua, mientras que el segundo, con su invento de las señales eléctricas oscilantes, se insinuaba como su competencia con la corriente alterna —CA—. ¿Cómo intentó Edison eliminar el uso de aparatos que funcionaran con CA? Divulgando la falacia que esa nueva señal eléctrica afectaba la salud. Es famosa la prueba que usó Tesla para desmontar las mentiras de Edison.

Se encerró en una jaula de Faraday, aplicó una señal de CA de alto voltaje y ante el público demostró que nada le pasaba. Esa exposición sirvió para que, posteriormente, en los museos de ciencia los visitantes se divirtieran y quedaran sorprendidos al ver cómo una mujer de larga cabellera, que se presenta como voluntaria, ingresa a la jaula y al aplicarle el alto voltaje a jaula, su melena se levanta por efecto de la señal eléctrica. Con esa evidencia experimental de Tesla, se inició el triunfo de la CA.

Las mentiras acerca de la G5 en las redes sociales

Pero la demostración de Tesla no sirvió para terminar con los miedos ante las señales eléctrica y electromagnética. Transcurridas 2 décadas del siglo XXI, y cuando se ha señalado como el del conocimiento; la ignorancia frente a varios avances tecnológicos y sus efectos sobre la salud aparece más manifiesta. Una posible explicación puede ser las redes sociales, por donde circulan muchas noticias falsas. Videos en los que suplantan científicos explicando lo anticientífico; y una comunidad que no contrasta la información, aplicando la duda metódica de René Descartes (1596-1650) o aplicando la lógica. 

Así que es apenas natural que con la tecnología 5G se difunda y se especule con verdades a medias. Con las señas electromagnéticas pasa lo mismo que con la COVID-19. Nos aterramos  y no reflexionamos sobre el hecho de que nuestro cuerpo es una realidad de bacterias y virus, lo cual no quiere decir que ignoremos la pandemia. Igualmente, nuestro cuerpo es un tramado de señales eléctricas, electromagnéticas y magnéticas, que cuando son detectadas permiten diagnosticar enfermedades.

Estamos en medio de ondas electromagnéticas

Así como los virus y bacterias que poblaron la Tierra muchos siglos antes que nosotros y generaron condiciones para la vida, las ondas electromagnéticas fueron también factor clave para que existamos. La fotosíntesis, que no es otra cosa que la interacción de la luz con las plantas, son precisamente, ondas electromagnéticas, asociadas con los colores, lo que permite que vivamos por la producción de alimentos. Igualmente, esas ondas implícitas en la luz que nos llega del Sol y al incidir sobre nuestros cuerpos permite que produzcamos vitaminas.

Por ejemplo, el calciferol necesita de la luz del Sol para que se forme la pro-vitamina, que luego será la vitamina D. Asimismo, es conocido desde que Newton descompuso la luz del Sol, que esta es blanca y está constituida de una gama de colores, siendo visibles con el fenómeno del arco iris. Para que nos sorprendamos, del Sol nos llegan ondas electromagnéticas de frecuencias superiores a las presentes en la tecnología 5G. Entonces hay que conocer algo más para entender por qué la nueva tecnología no afecta la salud. 

En la segunda entrega de este artículo, el próximo domingo, se ilustrarán los conceptos de señales electromagnéticas ionizantes y no ionizantes, las potencias que se manejan y cuándo se puede afirmar que las ondas electromagnéticas pueden originar el cáncer.

Ver también:36 muertes en Quindío por neumonía e influenza durante el primer trimestre del año

 


Temas Relacionados: Noticias Mitos Quindío

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net