En profundidad / MAR 08 2020 / 2 months before

Mujeres globales y poderosas

Autor : Betty Martínez Salazar

Mujeres globales  y poderosas

Foto : Archivo LA CRÓNICA

Son dos libros dirigidos a todas aquellas personas que todavía creemos que se puede cambiar el mundo, sin importar las dificultades, ni el lugar, ni la raza en que nacimos.

Dos grandes biografías de mujeres poderosas están hoy en el mercado editorial La Física del poder de las autoras colombianas Patricia Salazar Figueroa y Christina Mendoza Weber y Mi Historia, escrita por Michelle Obama  para dar cuenta de su importancia, de su tiempo, de sus logros y de su eficiente estilo de liderazgo, que las ha catapultado al escenario mundial y han recibido el reconocimiento y la admiración de millones de personas en todo el planeta.

La primera de ellas, Ángela Dorotea Kasner de origen alemán, nacida en Hamburgo en una familia humilde, su padre un pastor  luterano y su madre una educadora en lengua inglesa y latín, la hija mayor del matrimonio Kasner, de una familia de tres hermanos, dos mujeres y un hombre. Fue educada en los más altos valores éticos y morales y en un ambiente de empatía hacia los más necesitados, como quiera que su padre administró por muchos años un centro de rehabilitación para niños en situación de discapacidad, donde estaba ubicada su casa  y allí mismo aprendió a crecer en la diferencia.

Una mujer corriente que estudió física en la Universidad de Leipzig con una beca de la República Democrática de Alemania —RDA—, doctorada en Química Cuántica, por recomendación de su director de tesis, viaja a Berlín a trabajar como auxiliar de investigación en el área de Química Teórica en el Instituto Central para Química Física de la Academia de Ciencias de la RDA, la institución de mayor brillo científico de Alemania Oriental.

Se casó en primeras nupcias con su compañero de universidad Ulric Merkel de quién tomó su apellido y mantiene aún después de divorciada y casada en segundas nupcias con el profesor Joachim Sauer, ha sido ministra de Juventud y Familia, del Medio ambiente y naturaleza, inició su meteórica carrera  con la caída del Muro de Berlín, donde empezó su activa participación en el partido Despertar Democrático recién constituido por un pastor luterano, amigo de su padre, y dio su salto después a la Unión Demócrata Alemana, CDU.

Vea también: Mujeres líderes y empoderadas que transforman su entorno

Cuentan sus biógrafas que en su partido político empezó por el cargo más bajo, preparando el café para sus copartidarios y más adelante en la instalación de los computadores, una mujer hecha a pulso, considerada 12 de las 15 veces en el ranking de los más poderosos de la Unión Europea por la prestigiosa revista Forbes, como la más poderosa.

A los 51 años, en 2005 se convirtió en la primera mujer Canciller de Alemania, siendo la  figura más joven en obtener esa dignidad, ha tendido que capotear las crisis más grandes de la Europa de la posmodernidad, desde la nuclear, pasando por la austeridad financiera de 2008, hasta la migratoria de la última década y de todas ha salido avante.

Es una mujer que toma decisiones con el método científico, de mente ordenada, certera, austera y minimalista en su vestir, no es ni de lejos la imagen de la mujer glamorosa, que seduce con la moda. Su estilo es único y auténtico, jamás ha tendido un escándalo sentimental ni de corrupción, como ella misma lo dice en el libro, un valor que se añade a su estilo de liderazgo es la administración del silencio, la precisión de la palabra exacta, justo cuando se requiera.

Se puede callar de diferentes formas. Existe el silencio por agotamiento. Existe el silencio producto de una confianza ilimitada. Existe el silencio que se produce cuando estamos inmersos en un raciocinio activo y por supuesto, también existe el silencio que sirve de respuesta a una provocación. En lo que a mí respecta, creo que quien calla lo hace porque está ocupado en asuntos más importantes que una charla banal. —Salazar, 2008. Citado por las autoras, p. 204—.

El segundo libro, Mi Historia de Michelle Obama, es una autobiografía que describe de manera íntima y personal, su propia vida, surgida desde el esfuerzo y la tenacidad.

Michelle Obama relata con gran fuerza narrativa, sus orígenes humildes, hija de un trabajador de mantenimiento de una empresa de acueducto y de una ama de casa,  disciplinados y austeros. Vivían en South Side en Chicago, en el segundo piso de la casa de su tía abuela materna, que fueron adecuando a las necesidades de la familia. Sólo tuvo un hermano mayor Craig Robinson.

Fue siempre una niña aventajada en sus clases, sus padres siempre se preocuparon por que tuvieran la mejor educación a pesar de provenir de una zona marginal de Chicago, Michelle y Craig estudiaron en la prestigiosa Universidad de Princeton, y ella  luego en Harvard pero no fue nada fácil su llegada allí, tuvieron que hacer muchos esfuerzos y sacrificios, ellos nunca ocultaron sus orígenes.

Recomendado: 
Colombia creó fondo para promover vinculación de niñas y mujeres a la ciencia

 

A los 25 años, ya era una profesional consagrada que trabajaba en un prestigioso bufete de abogados, con un nivel de vida alto, es allí donde conoce a Barack Obama, donde se convierte en su mentora, cuando era él apenas era un estudiante de último año de derecho, pero encuentra en él a un ser humano excepcional, hijo de una antropóloga blanca, profesora universitaria, y un profesor africano, con una vida muy distinta, formado en la diversidad y en la multiculturalidad. Al poco tiempo se casaron y tres años después nace su primera hija, Malaia y posteriormente a los dos años  Sasha, tuvieron que pasar por tiempos difíciles durante su senaturía y luego en la campaña política a la presidencia que los llevó a la Casa Blanca.

Sin alardes y con una campaña negra desatada en las redes sociales, los Obama construyeron un gran legado político para el pueblo americano, que jamás pasó por escándalos de corrupción, ni abusos de poder.

Si hay algo que les agradecen los americanos a los Obama hoy es su modelo ético y la dignidad con la que ostentaron el poder presidencial en los 8 años que duró su gestión de gobierno.

Michelle, como cualquier persona, describe con exactitud y sencillez el día en que conoció a personajes como Nelson Mandela, la Reina Isabel y el Papa Francisco y narra con emoción y frescura la noche en que salió disfrazada con peluca y short y se paró frente a la fachada de la Casa Blanca para ver su iluminación con la bandera gay, al aprobarse el matrimonio igualitario como una promesa de la campaña de Barack Obama.

Angela Merkel y Michelle Obama, son dos mujeres poderosas, referentes globales de edades y culturas distintas que han demostrado con suficiencia la impronta de su liderazgo y han  sabido manejar con discreción, con actitud, sabiduría, dignidad y valores éticos los destinos de sus países y sus propias vidas. Aunque Obama no fue presidenta, logró influenciar positivamente la gestión de su marido.

Son dos libros dirigidos a todas aquellas personas que todavía creemos que se puede cambiar el mundo, sin importar las dificultades, ni el lugar, ni la raza en que nacimos. Dos selectas lecturas para ratificar las luchas que sostenemos las mujeres y conmemorar el día internacional de la Mujer.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net