Inicio / Región / DIC 13 2018 / 1 año antes

Niñez, juventud y familia los grandes desafíos para el nuevo obispo de Armenia

Favorito
Niñez, juventud y familia los grandes desafíos para el  nuevo obispo de Armenia

El padre Carlos Arturo Quintero fue designado Obispo de Armenia en el día de la virgen de Guadalupe, de quien es un fiel devoto.

El sacerdote estuvo este miércoles hablando con los medios, hablando de sus proyecciones ahora que asumirá este importante cargo eclesiástico. 

El sacerdote cuyabro Carlos Arturo Quintero, quien realizó los estudios filosóficos y teológicos en el Seminario Mayor Nuestra Señora del Rosario de Manizales, fue designado por el papa Francisco como el nuevo obispo de la diócesis de Armenia. Hasta el momento continúa como administrador diocesano, puesto que ocupa desde el 2017.

Este miércoles, en diálogo con los medios de comunicación de la región indicó los retos y la expectativa que tiene desde su nuevo cargo dentro de la iglesia Católica. 

Vea también: Con acción popular buscan subsidios en servicios de acueducto en Calarcá

¿Cómo fue ese momento en que fue nombrado obispo de Armenia?

Fue muy emotivo porque el 12 de diciembre es la fecha de nuestra señora de Guadalupe y en este día se llevó a cabo el nombramiento.

Fue un momento de gratitud a Dios, porque es quien nos llama y nos congrega. El papa Francisco, que es nuestro representante de Cristo en la Tierra, me ha pedido en nombre de la iglesia para desempeñar esta nueva misión en la diócesis de Armenia.

Esto conlleva grandes desafíos, primero, porque soy oriundo de esta tierra y segundo, porque todos sabemos que el Quindío necesita de un trabajo en donde tenemos que unirnos todos para sacarlo adelante, volviendo la mirada a Dios y tratando de rescatar todos esos valores que se han ido perdiendo.

Continúa como administrador diocesano, ¿cuándo se realizará el acto protocolario donde quede nombrado oficialmente como obispo de Armenia?

Sí, continúo como administrador diocesano, la diócesis sigue en su estado de diócesis vacante hasta el momento en que se hace la consagración y la posesión del nuevo obispo. Generalmente es el mismo día, todavía no hemos organizado la fecha, posiblemente entre enero y febrero. (En contexto: Padre Carlos Quintero, nuevo administrador diocesano)

Lea también: Universidad del Quindío, distinguida por Mineducación en ‘La Noche de Los Mejores’

¿Cuáles son los principales retos que asume con el nombramiento?

Los grandes desafíos tienen que ver con la niñez, la juventud, la familia y los abuelos. Para mí es fundamental enfocarme en estos aspectos, es un trabajo que he venido realizando con los sacerdotes de la diócesis de Armenia. Creo que es muy importante al terminar este año decirle a los sacerdotes, gracias porque ha sido un trabajo muy bonito.

Considero que hay que dar una mirada fuerte hacia los sacerdotes. Por otra parte, es estar muy unidos a las instituciones y a nuestros organismos civiles para hacer un buen trabajo y así el Quindío llegue a ser ese edén tropical.

Es cambiar también un chip, porque aunque el sacerdote también es un pastor, ahora el obispo tiene una triple misión que es regir, santificar y gobernar. Eso implica trazar unas líneas de acción, tener muy claro un plan pastoral.

Además de ser sacerdote, usted también es periodista, ¿tiene un reto importante para reunir más a los medios de comunicación y tenerlos alrededor de la diócesis?

Quizás no se ha mostrado mucho todo lo que realizamos, tal vez necesitemos ahora más de la visibilidad de la iglesia y en eso sí necesitamos de los medios de comunicación.

Le puede interesar: Mandatarios se pronunciaron ante investigación de la MOE

Creo que en este aspecto, nuestro gran desafío es el centro de comunicaciones de la diócesis y los que trabajan conmigo saben que ese es un desafío al que se le debe trabajar.  

A los medios debo decirles que sentirán una persona cercana en lo que necesiten y en el momento que se pueda.

En la última ocasión que tuvo de reunir al gobernador y al alcalde de Armenia les hizo unas recomendaciones, ¿se ha cumplido el propósito?

Por ahora, todavía seguimos con los buenos propósitos, pero ellos saben que aquí tienen un aliado. Y como les decía a ellos ayer en la mañana, aquí tenemos que unirnos para que todo esto que hemos planteado se pueda cristalizar. Siento que lo podemos hacer y vamos por un buen camino.

¿Cuál es el mensaje para los ciudadanos que lo ven ahora como el obispo de la región?

Hay que ser una persona cercana, estar siempre con el pueblo, estar ahí donde me necesitan, tener siempre una voz de esperanza. Porque creo que el obispo de Armenia tiene que ser un profeta de esperanza, como tiene que ser todo pastor de la iglesia.

Vea también: Génova, primer lugar en desempeño integral

El papa Francisco en varias oportunidades ha pedido que los sacerdotes salgan de las iglesias y se vayan a hacer un trabajo con la comunidad, ¿esa será una iniciativa que usted va a seguir?

Totalmente, los sacerdotes aquí saben que la nueva evangelización es para mí lo esencial, la iglesia existe para evangelizar, vamos a poner nuestra mirada también en este aspecto, en el fortalecimiento de las diversas realidades de la pastoral.

Nada de lo que hay se tiene que acabar, todo lo que existe lo tenemos que fortalecer, tenemos que respetar los procesos que ya han sido instaurados, hay que mejorar ciertas cosas, tenemos que apretar tuercas en ciertas estructuras y darle un impulso a esta nueva diócesis.

Pienso que la clave está en la organización y en la planeación que podamos hacer, pero todo anclado en el evangelio.

¿Qué relación va a tener con las otras creencias?

Lo que ya empezamos. Una relación de respeto y tolerancia, hay que aprender a escucharnos, pero también aprender a exigir ese respeto porque muchas veces nos olvidamos de ello.  Y el respeto es lo que abre posibilidades, para que se hable de tolerancia y que podamos convivir juntos.

Recomendado: ‘Dona un juguete de corazón’ se realizará el 15 de diciembre en Armenia

¿Cuál es el mensaje de Navidad y Año Nuevo para los quindianos?

Decirle a todos que viene Jesucristo, que es el príncipe de la paz, es la esperanza que no nos defrauda y nosotros como quindianos, qué lindo poder reconocer que él nos inspira a vivir una vida llena de esperanza y armonía.

Invitarlos a que vivamos esta Navidad en paz y en familia, que cuidemos a nuestros niños, que le digamos no a la pólvora y no la combinemos con el licor. Seamos responsables y pensemos que este Quindío hay que soñarlo y hay que soñarlo en la mano de Dios.


Redacción
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net