Domingo, 21 Jul,2019
Armenia / JUN 21 2019 / hace 4 semanas

Parroquia en Las Colinas, “punto de partida de la transformación del barrio”

Un trabajo conjunto entre la diócesis de Armenia, el padre Wilson Hincapié Zapata y la comunidad del barrio.

Parroquia en Las Colinas, “punto de partida de la transformación del barrio”

Con este proyecto, Las Colinas enseña una nueva cara para habitantes del sector y la ciudad en general.

La diócesis de Armenia inauguró la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe en el barrio Las Colinas de la ciudad, obra que para Johana Andrea Grajales Osorio, líder del sector, es el punto de partida de la transformación histórica del vecindario.

“El simple hecho de tener un lugar en donde se puedan reunir las personas para reconciliarse con Dios, para la unión de la fraternidad, es muy importante. A nivel de infraestructura, para el barrio es muy significativa esta construcción de más de 500 millones de pesos, en donde muchas personas de la capital quindiana se unieron a este proyecto, porque no es solamente una iglesia católica, sino la unión de toda la ciudad en torno al barrio”. 

Además de creer que esta obra es agradable a la vista de la fe,  considera que “el templo beneficia mucho al barrio, porque valoriza el sector, y le da confianza a las personas de afuera para llegar hasta aquí. Abrió las puertas al resto de la ciudad para visitarnos. En el barrio tenemos más de siete comunidades religiosas diferentes y todos se reúnen en torno al nuevo templo, lo que genera una celebración, una alegría enorme y la congregación de todas las personas alrededor de un hecho que veíamos muy difícil y muy lejano, y que hoy es una realidad y hace que el resto de la ciudad nos vea con unos ojos diferentes. Estamos muy agradecidos con la diócesis y con el padre Wilson Hincapié Zapata, sin ellos no hubiera sido posible”.

Por su parte, monseñor Carlos Arturo Quintero Gómez, obispo de la diócesis de Armenia, manifestó su satisfacción con la creación del nuevo templo del barrio Las Colinas: “Necesitamos abrir nuevas parroquias, por ahora hemos hecho la entrega de esta parroquia, que se construyó con el padre Wilson Hincapié Zapata, la cual traerá muchos beneficios para toda la comunidad del sector”.

Destacó que la inauguración estuvo enmarcada en una hermosa celebración, donde estuvieron los habitantes de Las Colinas e hizo presencia el Ejército”. 

Ver también: Celebración de Corpus Christi será este sábado
 

Infraestructura religiosa para el Quindío

La diócesis ha empezado la creación de un departamento de infraestructura con un grupo de arquitectos e ingenieros, con la intención de revisar los temas de construcción de los templos para el Quindío.

Ahora están mirando los diseños para elaborar un plan maestro para continuar con la reconstrucción de la parroquia Nuestra Señora de las Mercedes de Circasia.

“Ya hemos hecho la visita técnica y estamos en el diseño de los planos para emprender los trabajos, que puedan dar un feliz término a una iglesia que ya lleva más de 10 años en construcción. Como obispo me parece que es mucho tiempo para una construcción y hoy queremos decirle a la comunidad que vamos a terminar bien este espacio para los feligreses”.

Agregó: “Tenemos obviamente algunas adecuaciones en otros templos que parecen bodegas, y hay que darles también la identidad del templo parroquial católico”. 

Lea también: Contrato para obras de colegios en Armenia, en proceso de liquidación
 

“En la simplicidad se halla la grandeza”

El padre Wilson Hincapié Zapata, afirmó “Este templo es la respuesta de Dios a una comunidad a la que ama profundamente. Tiene  una arquitectura minimalista y fue enfocada teológicamente bajo los atributos de Dios que son omnisciencia, omnipotencia y omnipresencia. Se realizó con el gran atributo del Altísimo ‘En la simplicidad se halla la grandeza’. 

La estructura arquitectónica y sacramental del templo refleja la belleza de Dios en medio de un pueblo que sufre, que ha experimentado el dolor y el abandono, pero también el pecado del hombre. En medio  de la debilidad se muestra la grandeza de un Dios, que a través de la virgen de Guadalupe, manifiesta el cariño que nos profesa a cada uno de nosotros, especialmente esta comunidad”.
 

El aporte de los fieles hizo realidad la obra

Monseñor aseveró: “La iglesia siempre se construye con el aporte de los fieles. Es un trabajo de ida y vuelta, porque en los organismos internacionales no aparece Colombia como país de necesitados. Armenia ya salió de ese contexto, por lo cual no es tan fácil hacer proyectos para organismos internacionales y por eso se necesita la colaboración de la comunidad a través de los diezmos, y desde ahí tenemos ese objetivo de ir construyendo templos”.  

Le puede interesar: Armenia, hundida por el mal estado de las vías

El obispo hizo avances del plan que tienen para sumar más ayudas a la construcción de nuevas obras católicas: “Vamos a empezar una actividad a partir de este segundo semestre, muy parecida a lo que se hace en Barranquilla, como es el Catedratón. Aquí le pondremos un nombre y poder cada año construir un templo con el apoyo de todos. Necesitamos sumar el aporte de muchas personas, de quienes quieren al padre Wilson, del Ejército de Colombia que me parece que ha sido fundamental en este camino y sobre todo, de la comunidad que ayuda con actividades gastronómicas haciendo lo mejor que pueden”.


El templo en Las Colinas

La obra inició el año pasado y ya está concluida; al respecto Monseñor afirmó: “Fue un trabajo maratónico. El templo se realizó en un tiempo récord de 9 meses y tuvo un costo aproximado de 500 millones de pesos. La inauguración se realizó el pasado domingo.  

La celeridad de este proyecto muestra que en el Quindío se pueden construir maravillosas obras rápidamente”.El obispo de la diócesis de Armenia destacó la contribución del padre Wilson Hincapié Zapata en esta iniciativa:

“En esta obra está plasmado todo su carisma, le puso todo el empeño, el cariño, la tenacidad y la dedicación. Es un espacio muy bonito y completo, ya que tiene casa cural, un hermoso atrio, zona verde que se va a emplear a futuro para salones parroquiales, entre otros. Él pensó en todo ese complejo con la ayuda de unos arquitectos que prácticamente regalaron su trabajo y diseñaron algo en un concepto minimalista y muy moderno, pensando en todos los detalles, desde lo más simple hasta lo más complejo. 

Recomendado: “Habitante de calle, un tema neurálgico y de preocupación”: secretaría de Desarrollo Social
 

Impacto en la comunidad

Monseñor se refirió al discurso que dio uno de los líderes de la comunidad: “Me impactó mucho cuando un ciudadano dijo que con este aporte al barrio y con la presencia del padre Wilson durante este tiempo, fue también un aporte enorme a la comunidad para alejar a los chicos de las drogas y los malos vicios, a través de la homilía y de la catequesis. Es sin duda,  una manera de acercarse a los jóvenes y pienso que eso fue un signo de amor”.



Lorena Zapata López
LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net