Inicio / Curiosidades / MAY 25 2020 / 1 semana antes

¿Por qué los hombres tienen barba? La respuesta estaría en los golpes a la quijada

Favorito

Autor : N+1

¿Por qué los hombres tienen barba? La respuesta estaría en los golpes a la quijada

Imagen de referencia Foto : Pixabay.

Los resultados del estudio de suman a un creciente grupo de evidencia que sugiere que la especialización para la lucha ha jugado un papel importante en la evolución del sistema musculoesquelético de los machos humanos.

Un equipo interdisciplinario entre biólogos e ingenieros intentó responder cuál era la funcionalidad de la barba en los machos humanos. Luego de una serie de experimentos, propusieron que la barba serviría para proteger la mandíbula inferior de las fracturas. Los detalles fueron publicados en Integrative Organismal Biology.

Barba en machos humanos

En los humanos, en comparación con muchos otros mamíferos, el dimorfismo sexual, la diferencia en apariencia entre machos y hembras, no es muy pronunciado. Una de las manifestaciones más notables es la densidad del vello facial.

En mujeres vemos carencia de vello facial, mientras que en los hombres es casi una característica común. Los barbudos a menudo parecen más fuertes, más agresivos y más valientes que los afeitados.

Recomendado: Crean un ojo artificial capaz de imitar la resolución de la visión humana

¿Cuál es su función?

El pelo en la cara de una persona se encuentra aproximadamente en el mismo lugar que la melena del león, y podría realizar una función similar: protección contra daños durante las peleas. En las peleas agresivas, los hombres suelen golpear al enemigo en la cabeza, y la mandíbula inferior, en la que crece la barba, a menudo se rompe. 

Es probable que la presencia de una barba suavice sustancialmente los golpes. Esto tiene más sentido cuando lo miramos hacia el pasado, cuando los conflictos interpersonales a menudo se resolvían mediante el uso de la fuerza física en lugar de negociaciones. En ese entonces la presencia de vello facial podría haber aumentado las posibilidades de supervivencia de un hombre y, en última instancia, aumentar su estatus en el grupo.

Experimentemos

El supuesto del papel protector de la barba fue probado por investigadores de la Universidad de Utah, EE.UU. Planearon realizar experimentos con fragmentos reales de las mandíbulas inferiores obtenidas de cadáveres, pero no recolectaron suficientes muestras cuya piel estaría cubierta de manera uniforme y completa con el pelo. Por lo tanto, los científicos crearon modelos de mandíbula de fibra de vidrio y pegaron pedazos de pieles de oveja en ellos.

En algunas pieles, la lana —su longitud era de aproximadamente 8 centímetros— se dejó intacta, en otras se cortó, solo quedó medio centímetro, en la tercera se arrancó. Aunque el pelo en la piel de la oveja es mucho más denso que en la piel de la cara de una persona —6000 folículos por centímetro cuadrado versus 70—, los folículos humanos penetran más profundamente en la piel, y debido a esto, el volumen ocupado por el cabello para la barba y la lana sin afeitar es aproximadamente el mismo.

En ese sentido, se colocaron muestras en un yunque sobre el que se bajó una varilla que pesaba 4,7 kilogramos y un diámetro de 3 centímetros. La altura a la que lo arrojaron fue preseleccionada para que, al impactar, la varilla no deje abolladuras o grietas visibles en la fibra de vidrio cubierta con piel prístina. 

Ver también: Una mutación genética en los peruanos es responsable de su baja estatura

 

Los investigadores determinaron la velocidad de la barra y su aceleración en el momento de tocar la mandíbula artificial, la energía cinética absorbida por el modelo de piel de oveja y la carga resultante sobre ella. Para cada tipo de muestra, se realizaron 20 pruebas.

Resultó que las mandíbulas artificiales con lana de longitud natural —8 centímetros— absorben un promedio de 30, un máximo de 37% más de energía cinética cuando se golpea con una varilla que si el cabello estuviera cortado o arrancado. Lo más probable es que el papel importante fue jugado por el hecho de que la lana reduce la velocidad del impacto de la varilla sobre la fibra de vidrio. Tales datos hablan a favor del hecho de que una espesa barba protege la mandíbula inferior de fracturas.

Los resultados del estudio de suman a un creciente grupo de evidencia que sugiere que la especialización para la lucha ha jugado un papel importante en la evolución del sistema musculoesquelético de los machos humanos. Como ejemplo, podemos mencionar la postura bípeda de nuestros antepasados homínidos, la proporción de la mano humano y el dimorfismo sexual humano tanto en la fuerza de los músculos del brazo cono en la forma facial.

 

Adrian Díaz

Esta noticia ha sido publicada originalmente en N+1, ciencia que suma. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net