Inicio / Salud / JUL 05 2018 / 2 años antes

¿Qué es la insuficiencia venosa crónica y cómo tratarla?

Favorito

Autor : Lorena Zapata López

¿Qué es la insuficiencia venosa crónica y cómo tratarla?

/ Archivo particular

Consiste en una afección en la cual las venas de las extremidades inferiores tienen dificultad para retornar la sangre hacia el corazón. 

Cuando las venas fallan se debilitan y se hinchan, porque la sangre se acumula en ellas y obstaculiza la circulación y las piernas se ven a simple vista con venas grandes y curvadas, lo que se conoce como várices.
 

Tratamientos con fitoterapia,
una alternativa natural

Las plantas medicinales han sido estudiadas para hallar solución a enfermedades principalmente crónicas y autoinmunes, y aunque no existe un tratamiento que cure definitivamente el problema en las venas, el equipo investigativo del laboratorio Aral Thel realizó un estudio en el que concluyó que el tratamiento con extracto de alcachofa en pacientes con diferentes grados de insuficiencia venosa, disminuyó la frecuencia de los síntomas y mejoró su calidad de vida.

Lea también: Lo que debe saber sobre la insuficiencia venosa

El Dr. Javier Aristizábal y su grupo de médicos han atendido a miles de pacientes de todas partes del país, quienes se han beneficiado de los hallazgos encontrados en su más reciente estudio demostrando resultados satisfactorios para el tratamiento de enfermedades circulatorias, insuficiencia venosa, túnel del carpo y tendinitis, con productos elaborado a partir de los principios activos de la alcachofa.
 

La insuficiencia venosa y las patologías asociadas como las venas várices se caracterizan por venas tortuosas, anchas, palpables y con más de 3 mm de diámetro, que afecta a un 65% de mujeres y al 50% de hombres por encima de 45 años.


En la investigación realizada se seleccionaron a 25 pacientes, de los cuales 21 fueron mujeres —84%— y 4 hombres —16%—, todos quienes habían seguido indicaciones de tratamiento con el producto a base de alcachofa y tiempo mínimo de intervención, y a quienes se les aplicó una encuesta sobre calidad de vida y síntomas típicos de la enfermedad.

Le puede interesar: Enfermedades por las cuales muy poco se acude al médico en el Quindío

En los resultados se encontró que la calidad de vida mejoró de manera global en los pacientes encuestados, mostrando una buena percepción de su estado de salud con un promedio de 84% de satisfacción. Más de la mitad de los pacientes encuestados refieren sentir más capacidad para realizar sus actividades diarias, y manifestaron mejoría en los patrones del sueño luego de haber tomado el tratamiento. En cuanto a los síntomas, más de la mitad de los pacientes encuestados —68%— notó que disminuyó el dolor en miembros inferiores desde que recibió las dosis de alcachofa. 

El consumo de analgésicos comunes disminuyó en un 60% posterior al inicio del tratamiento. Esta medida está relacionada con la percepción del dolor, ya que los pacientes fueron menos dependientes a los analgésicos para el control de los síntomas y para realizar las actividades diarias.
 

Síntomas

  • Dolor, hinchazón, calambres, piernas cansadas y pesadas. Es posible la aparición de manchas en la piel de las piernas hasta úlceras cuando la insuficiencia venosa lleva mucho tiempo.
     

Factores de riesgo

  • Edad
  • Obesidad
  • Antecedentes familiares de esta afección o de trombosis venosa profunda en piernas
  • Ser mujer —relacionado con los niveles de la hormona progesterona—
  • Embarazo
  • Permanecer sentado o de pie por mucho tiempo
  • Estatura alta
  • Consejos prácticos para prevención :
  • Evitar el sobrepeso.
  • Anular el consumo de frituras, dulces y alcohol, y comer verduras, fibra y tomar mucha agua. 
  • Evitar el sedentarismo. Hacer ejercicio con regularidad. Pueden ser actividades suaves.
  • Evitar estar cerca del calor —radiadores, braseros, saunas—.
  • Usar prendas sueltas y cómodas para no frenar la circulación.
  • Usar calzado con un tacón bajo y evitar al máximo zapatos planos. 
  • No pasar más de una hora sin realizar movimiento. 
  • Darse duchas de agua fría en las piernas. 
  • Elevar ligeramente los pies de la cama. 
  • Dar masajes en las piernas desde el tobillo hacia el muslo.


Fuente: María Isabel Aristizábal 
Coordinadora de Proyectos Sociales y Ambientales en laboratorios Aral Thel.

Lorena Zapata López
LA CRÓNICA



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net