Miércoles, 14 Nov,2018

En profundidad / SEP 02 2018 / Hace 2 Meses

¿Qué tan bueno es que la niñez vea televisión?

Los medios audiovisuales no pueden suplir las funciones de los padres, en particular durante los primeros años, cuando la relación padre-hijo es clave en lo afectivo y emocional.

¿Qué tan bueno es que la niñez vea televisión?

Un niño absorbido por una imagen de la TV desarrolla poco su cerebro y cuando llega a la escuela, sino hay imágenes entonces no presta atención.

Los hogares pasaron a ser un espacio en el que la influencia de los padres y hermanos mayores sobre los pequeños, ha dejado de tener importancia. Quien cautiva a niños y niñas es la televisión –TV- y, por supuesto, disputa ese lugar con las tabletas, teléfonos móviles y juegos de computador. La forma en que inciden esas tecnologías en la formación de la niñez, ha sido objeto de estudio desde décadas por psicólogos, siquiatras, educadores, etc. 

En particular, se han indagado los efectos sobre la psique infantil del primer medio de comunicación masivo, tal vez más importante: la TV, y los juegos de computador, sobresaliendo el juicio de Christian Pfeiffer, quien estudió derecho y psicología social en Múnich y Londres, y derecho penal juvenil en la universidad Hannover. Desde 1988 ha dirigido el Instituto de Investigación Criminológica de la Baja Sajonia en Alemania.

Él abomina de las horas muertas ante la TV que hace a los niños gordos, tontos y tristes. Así lo expresa Steve Ayan, en la introducción a la entrevista que le concedió Pfeiffer y que se publicó en la revista Mente y Cerebro –MC- No 22/2007. Sus planteamientos están sustentados en la investigación financiada por la Fundación Volkswagen y que tituló: “Desamparo mediático como causa del fracaso escolar”. 

Ese título fue elegido para llamar la atención sobre una situación alarmante que emergió para el investigador, después de que encuestas con estudiantes señalaban que las nuevas generaciones pasan de tres a cuatro horas diarias ante la TV o enganchados a los juegos de computador. Y como expresa Pfeiffer, ese tiempo aumenta durante los fines de semana.

Recomendado de archivo: Influencia de internet y la televisión en la educación de los niños
 

Los problemas escolares son parecidos en muchos países

Aunque la investigación tuvo como población objeto de estudio a estudiantes de Alemania, no se exagera si se extrapola a lo que sucede en América Latina y en particular a Colombia, porque esas tecnologías están presentes en casi en todos los hogares, sino en todos, así sean pobres. No es raro ver en un tugurio en donde con dificultad se protegen del agua y del sol, que sobre sale una antena de TV.

Pfeiffer en su estudio abarcó una muestra de 300 alumnos de primaria de una región alemana. Uno de cada dos escolares tenía en su cuarto una batería completa de objetos electrónicos de ocio: consola, computador y TV. En el caso de las niñas, una de cada seis poseía una playstation o una X-Box; aproximadamente un tercio disponía de un computador y consola en su habitación. Simultáneamente, la investigación comprobó que a duras penas la mitad de las niñas estaba capacitada para pasar de primaria a secundaria; entre los niños solo un tercio.

En la entrevista con MC, el investigador afirmó: “Hace quince años, chicos y chicas estaban bastante igualados. El panorama ha cambiado. De cada cien casos de abandono escolar en el año 1990, 52 eran chicos y 48 muchachas. La relación actual es de 64 a 36. Otros factores –pobreza, falta de asistencia social y violencia en el seno familiar- afectan por igual a unos y otras. Sin la menor duda, se ha desarrollado de forma divergente la actitud en el tiempo libre”.

Ante la pregunta de ME ¿Hasta qué punto sucede eso? Pfeiffer –P- respondió: “A lo largo de los últimos años hemos entrevistado a más de 20.000 escolares. Corroboramos que los muchachos pasaban en promedio mucho más tiempo delante de la TV. Un receptor propio o la consola de juegos en su cuarto no solo multiplica el tiempo de consumo entre los adolescentes de diez a quince años, sino que cambian también los contenidos. Con frecuencia creciente interesan películas o juegos violentos que no son apropiados para el correspondiente espectro de edad”.

Le puede interesar: La televisión en el cuarto de los niños: una idea errónea
 

La TV repercute en el rendimiento escolar

MC: “¿De qué modo repercute en el rendimiento escolar?”. P: “Imágenes de horror cargadas de tensión pueden impedir el almacenamiento de enseñanzas. Lo sabe desde hace tiempo la psicología de la publicidad: los anuncios distribuidos en películas de entretenimiento inocuas se quedan grabadas en la memoria de los espectadores con mayor tenacidad que en las cintas de horror. La competencia por obtener el mejor lugar en el cerebro la ganan las imágenes impactantes: su empuje emocional expulsa mensajes publicitarios y enseñanzas escolares recién adquiridas”.

MC: “¿Se trata de algo demostrado?” P: “Hay pruebas abundantes. Por un lado, estudios de corte longitudinal. Muy numerosos; entre los últimos, los de Robert Hancox, que dan fe del desarrollo intelectual empobrecido de los teleadictos. Por otro lado, los neurobiólogos nos explican que la amenaza virtual obstaculiza la retención de material de clase en la memoria a largo plazo”.

MC: “Parece que eso debiera guardar relación con contenidos. Muchos programas se proponen transmitir conocimiento”.  P: “Sin menor duda. El problema no proviene de “Plaza Sésamo”, sino de las brutales películas de acción o de luchas callejeras a tiro limpio. Justamente los muchachos buscan contenidos excitantes de esa índole, pero la embriaguez emocional experimentada en esas circunstancias tiene consecuencias para su memoria”.

MC: “¿Y quién corre aquí un especial peligro? P: “Los niños que viven experiencias conflictivas en su hogar. Tienden a refugiarse y caen en un consumo exagerado. En un estudio realizado hace tres años por el Instituto Allensbach se llegaba a la conclusión de que niños que ven mucha la TV se sienten, en promedio, más infelices que los que la ven poco”. 

MC: “¿Se mejora el rendimiento cuando se recorta ese tiempo de ocio? P: “Esa relación fue investigada por Thomas Robinson y su grupo, de la universidad de Stanford. Sometieron a escolares de educación básica y a sus padres a un entrenamiento en los medios y les presentaron ofertas alternativas para llenar su tiempo libre. Al cabo de seis meses, no solo se había reducido a la mitad el consumo de TV y de juegos de computadoras en los niños, sino que, en general, se mostraban menos agresivos y se sentían mejor”.
 

Cuatro razones para eliminar la TV 

MC: ¿Cuánto TV y cuántos juegos de computadora se pueden permitir?  P: “Depende mucho de las emisiones y de los juegos concretos y del apoyo social que reciban, por ejemplo, mediante conversaciones con los padres. La TV debería ser tabú para los menores hasta los tres años de edad. A partir de ahí lo máximo permitido debería ser media hora o una al día”. 

Otro estudioso de los problemas que genera los medios audiovisuales en los menores de edad es Jerry  Mander, quien estudió en la Business School de la universidad de Columbia. Inicialmente, estuvo vinculado con una importante agencia de publicidad en San Francisco, EE.UU., luego se dedicó al servicio del medio ambiente. Es escritor y activista estadounidense. Entre sus libros, están: “La ausencia de lo sagrado”, y el más famoso: “Cuatro buenas razones para eliminar la televisión”. En ese ensayo cuestiona la TV como tecnología, con independencia de los contenidos concretos que se emitan.

Frente al efecto de los medios audiovisuales afirma: “el movimiento incesante de imágenes y la rapidez con la que absorbemos la información hacen que seamos receptores pasivos de la misma, si no seríamos incapaces de procesar la información, justo lo contrario que ocurre al leer o mantener una conversación. Ese proceso de recepción de la información tan variable genera un estrés emocional que puede desencadenar procesos de hiperactividad”.

Mander describe la forma en que la TV hace prevalecer su propio ritmo visual e impone pasividad al espectador, expresando: “Cuando enciendo la televisión, después de un rato tengo la sensación de que las imágenes están siendo vertidas en mí y que no hay nada que yo sea capaz de hacer al respetado”.

Las cuatro razones de Mander contra la TV son: mediatización y colonización de la experiencia, los efectos de este medio sobre el ser humano y las desviaciones e inclinaciones tendenciosas inherentes a la TV. Hay que decir que, usada como medio educativo y cultural, podría ser un espacio excelente para la formación de las nuevas generaciones, infortunadamente priman los contenidos basura.


Los medios audiovisuales inciden en la deserción escolar 

Pero no son solo los escolares quienes ven demasiado TV o pasan un buen tiempo con juegos, los bebés se han ido convirtiendo en adictos de ese medio audiovisual, pasando muchas horas frente a la pantalla chica, lo que, según varios estudios, impide el desarrollo adecuado del cerebro motor. Se sabe que la estimulación motora precoz repercute de forma directa sobre la lectura o escritura, por ejemplo. Además, sentar a niños y niñas con edades entre uno a tres años frente a la TV está asociado con dificultades socioemocionales y problemas de atención.

Así que el problema de la deserción, además de la formación del profesorado, los pésimos métodos pedagógicos, aulas inadecuadas, la actitud poco proclive de padres de familia a promover en sus hijos la importancia de la formación académica, la misma situación económica de muchos hogares colombianos, etc., también se da por el exceso de TV y uso de otros medios audiovisuales, como indican las investigaciones.

Así mismo, estos medios además de contribuir poco a la capacidad de abstracción, tan importante en el acto creador en cualquier área del conocimiento, afecta la capacidad de atención, otro factor importante en el proceso de aprendizaje.         

 

Diego Arias Serna
Profesor-investigador universidad del Quindío
[email protected]
[email protected]
Especial para LA CRÓNICA


COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net