Inicio / Ciudad / JUL 24 2020 / 3 semanas antes

Recuperar las 54 quebradas de Armenia, un proceso que tardará 30 años

Favorito

Autor : LA CRÓNICA

Recuperar las 54 quebradas de Armenia, un proceso que tardará 30 años

Jorge Iván Rengifo Rodríguez, gerente de Empresas Públicas de Armenia, EPA.

Ante la CRQ fue radicado el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos, PSMV, de Armenia, en el cual se prevé una inversión de $530.000.000.000.

Jorge Iván Rengifo Rodríguez, gerente de Empresas Públicas de Armenia, EPA, conversó con LA CRÓNICA sobre el Plan de Saneamiento y Manejo de Vertimientos, PSMV, documento que se convierte en la hoja de ruta para recuperar las 54 quebradas de la ciudad, las cuales están convertidas en cloacas públicas.  

El directivo se refirió a la inversión, a los desafíos y al compromiso ciudadano, indispensable para conseguir que Armenia se convierta en ejemplo de recuperación ambiental.   

¿Qué cambia en este documento con respecto a los presentados previamente? 

 Esta es la tercera actualización del documento, que fue presentado por primera vez en diciembre del año pasado, es decir, ha venido siendo objeto de ajustes, observaciones, modificaciones, las cuales hemos trabajado conjuntamente con la CRQ. Nuestra meta es que esta ya sea la última presentación formal, para que en un periodo de 10 días tengamos la aprobación definitiva de este instrumento de planificación. Entregamos el PSMV como la herramienta de planificación para todas las obras de descontaminación de las fuentes hídricas, que tiene previsto el municipio de Armenia en los próximos 30 años. 

A diferencia de los anteriores, este tiene mayor articulación entre los diferentes actores, un documento cuya construcción está alimentada en gran parte por los aportes de los entes más importantes de la región como son la corporación, el municipio y Empresas Públicas de Armenia, que es el director de orquesta.  

A diferencia de los documentos pasados, estamos proponiendo una financiación cierta del proyecto, los anteriores tenían un optimismo muy importante en la ejecución de obras, pero muy poca realidad en la asignación de recursos. Este proyecto tiene un costo aproximado de $530.000.000.000, de los cuales hoy en día contamos con recursos ciertos de $494.000.000.000, es muy poco lo que falta para el 100 %, que será para las obras a ejecutar y eso nos da tranquilidad en cuanto el aseguramiento de la implementación de todo el plan.  

 ¿De dónde salen los recursos? 

Empresas Públicas de Armenia es el aportante mayor con el 92 % —más o menos $486.000.000.000—; la CRQ ya definió una partida para este cuatrienio —$5.300.000.000—, la gobernación —$4.000.000.000— y el municipio —$1.600.000.000—. Conforme vayan pasando las vigencias, los nuevos administradores se podrán ir sumando con recursos a este proyecto. La idea es que este plan sea una carta de navegación para estas administraciones y para las futuras.

 ¿Cómo tienen planeada la ejecución? 

Lo vamos a ejecutar en 3 fases, la primera es a 10 años y arranca en 2020 y se extiende hasta 2029, con una inversión de $156.000.000.000; la segunda fase se extenderá entre 2030 y 2034 con una inversión de $83.000.000.000, y la tercera fase entre 2035 y 2049 por $288.000.000.000. 

Es de recordar que el plan que se radicó en el mes de diciembre planteaba inversiones en la primera fase por $82.000.000.000. 

Recomendado: ICA: 'Requisitos para exportar aguacate no se han flexibilizado'

 ¿Qué aspiran a concluir en esas 3 fases? 

Tener construidas 3 Plantas de Tratamiento de Aguas Residuales, PTAR, hoy tenemos una, es decir, construir 2 más y toda la infraestructura pertinente como son: los tramos de redes, alcantarillado, colectores, interceptores, trasvases para lograr la descontaminación de las 54 quebradas y de los 384 puntos de vertimiento que hoy día están afectando nuestras quebradas. 

Básicamente eso es, en teoría, la esencia del proyecto, las 3 plantas. Tenemos hoy en día la PTAR La Marina, que trata el 8 % de las aguas, esperemos que llegue a tratar el 35 %. Vamos a construir la PTAR La Florida, que quedará en el sector del mismo nombre, la cual trataría el 15 % de las aguas residuales, y la última planta de tratamiento es Verdún —en el sector de La Patria y Villa Carolina—, que trataría el 50 % de las aguas residuales. Con esas 3 podríamos ejecutar el tratamiento integral de todas las aguas residuales de la ciudad, y con esto nos convertirnos en una ciudad sostenible, una ciudad verde, para aportar al desarrollo del territorio para seguir fortaleciendo el desarrollo industrial, comercial y turístico. Obviamente también para pagar este pasivo ambiental que no solamente tenemos los armenios, sino todos los habitantes del mundo. Armenia, al ser un municipio relativamente pequeño, se convertiría en ejemplo de descontaminación.  

 ¿Cómo se articula este plan con la recuperación de los ecosistemas de las laderas y todo aquello que rodea las quebradas? 

Aquí hay un componente muy importante, que es la recuperación de los corredores ambientales, la recuperación de las rondas de los ríos y todas estas zonas de difícil gestión por disposición irregular de vertimientos y de residuos sólidos. Es un componente que vamos a articular directamente con la corporación y con el municipio, puesto que no solamente son obras de inversión, sino cómo apropiamos la infraestructura para que la ciudadanía entienda que el crecimiento ambientalmente sostenible es responsabilidad de todos.  

Adicionalmente, Planeación tiene un proyecto muy importante dentro del plan de desarrollo encaminado a tener un equipo de reacción inmediata frente a los asentamientos subnormales, que es uno de los aspectos más sensibles. 

  ¿Cuál es la situación actual de las 54 quebradas de Armenia, más allá del fallo del Tribunal Administrativo del Quindío que ordena recuperarlas? 

Nosotros tenemos 384 puntos directos de vertimiento, aspiramos con este plan regularizarlos todos. Generar un transporte consciente, coherente, sostenible de todas aguas que se están vertiendo de manera irregular. Hoy día tenemos una planta, que trata un vertimiento, ahora vamos a tratar los demás y 24 cuencas receptoras. Diferente a los planes anteriores, esta vez hicimos una concepción técnica y social para garantizar que en el tiempo esta sea una solución efectiva al problema de contaminación en nuestra ciudad. 

    ¿Qué papel debe jugar la ciudadanía para contribuir a esta recuperación de las quebradas? 

Aquí tenemos que entender que la ciudad es para todos. Nos hemos encargado muchas veces de criticar, de cuestionar, de señalar —a veces con mucha razón—, pero no hacemos parte de la solución. Debemos entender que el territorio se construye entre todos, que debemos ser protectores y vigilantes de los recursos ambientales. Los medios de comunicación deben seguir siendo veedores de lo que pasa en nuestra ciudad. Por ejemplo, del sector de La Linda y Comfenalco, de un corredor ambiental sacamos en un solo día 25 toneladas de residuos; a la semana siguiente hicimos algo similar en Las Colinas, de donde sacamos 37 toneladas, y el fin de semana pasado estuvimos en la Boca del Túnel, de donde sacamos 28 toneladas de residuos. Entonces, aspiramos a que la ciudadanía no piense que un solo prestador puede hacer todo, necesitamos que estos proyectos de largo aliento sean acompañados por los armenios.

Recomendado: Mandarinas a pérdida; “es muy doloroso ni siquiera poder recogerlas para darlas a quienes las necesitan”

 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net