Al descubierto / MAR 30 2020 / 1 month before

Reflexiones de 3 médicos sobre los vaivenes de la pandemia

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Reflexiones de 3 médicos sobre los vaivenes de la pandemia

Gregorio Sánchez Vallejo, María Helena Gaitán Buitrago y César Augusto Rincón Zuluaga, médicos especialistas del hospital San Juan de Dios de Armenia.

Hoy, la sociedad está en sus manos.

“Esto de la pandemia nos confronta con nuestro papel en el planeta como seres humanos. Somos animales, pero más frágiles que cualquiera. Hoy, un microorganismo puede sumirnos en el terror, matarnos y, además, no tenemos nada qué hacer contra él. ¿De qué nos sirve estar tan pegados de lo material, del consumismo, de un montón de carros circulando? ¿De qué nos sirve mirar cuánto tenemos si a la hora del té todos debemos estar en la casa y disfrutar con las personas que elegimos vivir? Los niños están haciendo las tareas con las papás y las familias están jugando parqués. ¿Hace cuánto no se veía eso?”, reflexionó María Helena Gaitán Buitrago, una médica cirujana que hace 10 años presta sus servicios en el hospital San Juan de Dios de Armenia.

“De toda crisis siempre salen cosas buenas y este caso no es la excepción”, añadió Gregorio Sánchez Vallejo, especialista en medicina interna y general, quien lleva 30 años cumpliendo esos roles en el hospital más importante del departamento y además es profesor de la Universidad del Quindío.

El escenario en el que pronunciaron aquellas palabras fue en una mesa de la gerencia de ese centro médico. Los acompañó también el exsecretario de Salud departamental, César Augusto Rincón Zuluaga, quien lleva 40 años al servicio de la medicina en ese lugar, y ahora ejerce como profesional especializado de la salud.

Los tres hablaron de cómo el coronavirus les ha cambiado sus rutinas de trabajo y cómo nos ha transformado como sociedad. En medio de esta emergencia sanitaria que afronta el mundo, estos especialistas en salvar vidas deben trabajar, como siempre lo han hecho, sin horarios fijos. Hoy, la sociedad está en sus manos y por eso esta página será copada con sus apuntes, como una manera de rendir honores a la labor vital que desempeñan en la que, incluso, arriesgan sus vidas por salvar otras.

Recomendado: El San Juan de Dios se prepara para atender pacientes con Covid-19

María Helena reveló que en el área en la que se desempeña han tratado de dejar a los pacientes estrictamente necesarios. “Todo lo que se pueda manejar ambulatorio se hace. Las operaciones programadas no se cancelan, pero sí se aplazan. Esto con el objetivo de que los enfermos no tengan que romper la cuarentena impuesta por el gobierno nacional”.

La actual coyuntura les ha cambiado la dinámica con los pacientes hospitalizados, pero ha sido beneficiosa para tener una mayor disponibilidad en la preparación que ha tenido el centro médico para tener unas áreas destinadas a atender a los infectados por el COVID-19 que así lo requieran.

Las urgencias diarias, esas de vida o muerte, siguen siendo atendidas, pero con restricciones al ingreso de acompañantes, para evitar el contagio entre personas y la propagación del virus.

La voz de la experiencia

“Nunca habíamos vivido una pandemia. La última fue hace muchos años, la fiebre española. Nunca habíamos tenido unos cambios tan drásticos en la forma de vivir, como los que tenemos ahora. Esto va a ser una enseñanza para el ser humano, para la espiritualidad. Creo que esto es un alto en el camino para que el mundo se limpie, se desintoxique y se desacelere”, afirmó, con una voz pausada, el doctor Sánchez Vallejo.

Agregó que “todos mis internistas y mis médicos están trabajando en una forma muy diferente. Ellos han entendido que se están preparando para laborar, no ahora, que tenemos pocos pacientes, sino cuando se nos vengan muchos, porque vamos a tener que hacerlo de una manera más acelerada. Afortunadamente el personal no pregunta si se le pagará más. Lo único que le interesa es que se le asegure el sueldo normal. Por eso, es admirable trabajar con ellos. Mientras muchos están en la casa asustados, cuidándose, nosotros estamos aquí. Desde el viernes hemos venido todos los días. Es más, ayer no sabía qué día era. Venimos porque somos los encargados de organizar las cosas, pero no nos importa a qué hora llegamos ni cuándo nos vamos. En este momento los médicos, las enfermeras, los auxiliares, los camilleros, los del aseo y los vigilantes del hospital estamos poniéndole el pecho a la brisa”.

Trabajo regulado

Un grupo interdisciplinario de ese centro médico lleva más de 8 días reuniéndose constantemente y escuchando las propuestas de todo el personal para mejorar las condiciones de logística de sus funciones y la atención a los pacientes que llegan con la nueva patología, explicó Rincón Zuluaga, quien coordina nueve servicios de ese centro médico.

“Para que el personal no se agote y pueda dar una respuesta adecuada a la contingencia, se han flexibilizado los horarios de 12 horas y en las áreas en las que se puede hacer, hemos buscado que los servicios los cubra un día un personal, descanse al día siguiente y regrese. Todo eso con la intención de que nuestra gente no vaya a estar agotada, porque sabemos que cuando le toque hacer un esfuerzo doble, lo va a hacer”, concluyó el exsecretario de Salud departamental.



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net