Lunes, 30 Mar,2020
Armenia / FEB 29 2020 / 1 month before

Residentes del Milagro de Dios siguen conviviendo entre las aguas negras

Autor : LA CRÓNICA

Residentes del Milagro de Dios siguen conviviendo entre las aguas negras

Las aguas servidas se escurren desde el interior de algunas viviendas abandonadas.

De las trece familias que tenían en riesgo de colapso a sus viviendas, solo cuatro aceptaron el auxilio de arrendamiento de la alcaldía. 

 

En el asentamiento Milagro de Dios, localizado en la comuna cuatro de Armenia, se percibe un ambiente denso, pesado, triste. El mal olor proveniente de las aguas negras, que circulan libres por las principales calles, tiene a los habitantes al borde de la desesperación. 

“Cuando hace calor no somos capaces de comer”, dijo Ana Victoria Murillo, quien se vio en la obligación de hacer un socavón  frente a su casa para darle salida a la materia fecal, ya que la tubería del interior se taponó.

Sin embargo, el problema del calor y los hedores es el menor, desde el 29 de marzo de 2019, cuando las fuertes lluvias colapsaron el sistema de alcantarillado, sobre el cual está construido el barrio, cada aguacero es ‘una moneda al aire’, según describen, “los arroyos de aguas negras son aterradores”. 

Aunque ya no es necesario que llueva para que las aguas servidas se desborden y pongan en riesgo su salud. “Lo más delicado es que los niños no pueden salir de las viviendas sin quedar expuestos a contaminarse. No tienen derecho a recrearse”, aseguró Bibiana Rocío Marín, líder del asentamiento.

Recomendado: Este mes han robado tres veces en la Cámara Júnior


Solo cuatro aceptaron el auxilio

Aunque después del colapso del alcantarillado, a través de una acción de tutela interpuesta por la Personería, se le ordenó a la alcaldía de Armenia reubicar a todas las personas del barrio. El pasado mes de septiembre, la Sala Civil de Familia Laboral del Tribunal Superior redujo el número de familias sujeto de reubicación, de 72 a 13, porque consideró que solo estas se encontraban en zona de alto riesgo.

Sin embargo, solo cuatro de estas aceptaron el subsidio de arrendamiento equivalente a $200.000 por mes, durante medio año, suministrado por la alcaldía, las nueve restantes desalojaron las casas, pero siguen residiendo en el asentamiento, pagando un alquiler a familiares o amigos. 

“Los demás debemos convivir con el mal olor, la proliferación de moscas, mosquitos, ratas y cucarachas”, agregó la líder. 

Además temen que otro aguacero termine por tumbar algunas viviendas. “En  mayo nos pasó, una de las viviendas se inundó cuando la recámara se rebosó y se le llevó hasta la puerta, la persona que vivía allí se salvó porque estaba en el segundo piso”, puntualizó. 



COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net