Inicio / Al descubierto / JUL 30 2020 / 1 semana antes

Ritoré, el periodista que ha ‘toreado’ la profesión en todas las plazas

Favorito

Autor : Héctor Javier Barrera Palacio

Ritoré, el periodista que ha ‘toreado’ la profesión en todas las plazas

Mientras trabajó como reportero de NTC acompañó a la familia de Pablo Escobar, en un vuelo, cuando iba a pedir refugio en Alemania.

Mientras trabajó como reportero de NTC acompañó a la familia de Pablo Escobar, en un vuelo, cuando iba a pedir refugio en Alemania. 

La vieja guardia del periodismo y de la sociedad quindiana debe recordar con facilidad a Óscar Ritoré Botero. Él es hijo de Valentín Ritoré, un español que aterrizó en Armenia huyendo de la dictadura de Francisco Franco en la década de 1940. Valentín amó esta ciudad y fue uno de los precursores de la desaparecida plaza de toros La Giralda. 

Siendo apenas un niño, Óscar, junto con el periodista quindiano Darío Fernando Patiño, hizo un programa de variedades en Caracol Radio Armenia llamado Gente nueva en Caracol, en 1987 laboró en Radio Sutatenza en Bogotá, con El viajero del Noticiero Nacional recorrió todo el país contando historias que estaban en los rincones más apartados de la geografía, pero que la gente ignoraba. 

Sobre todas esas experiencias profesionales y de vida este periodista de profesión, que hoy cuenta con 56 años de edad, conversó con LA CRÓNICA. 

¿Qué fue lo que lo sedujo del periodismo para escogerlo como profesión? 

No he sido aficionado al fútbol, no es algo que me apasione, no obstante, mi padre era directivo de un equipo muy pequeño en Quindío y a veces los domingos me llevaba a ver ese deporte en el estadio San José, que era como una cancha de barrio. Recuerdo la narración de los partidos que hacía un señor que le decían el Comanche, su nombre era Luis Carlos Ramírez. Tenía una cosa que a mí me dejaba bastante impresionado y es que había un eco permanente de su voz en el estadio, todo el mundo se sintonizaba con ese señor y a mí eso me parecía encantador, que un tipo pudiera, por medio de un micrófono, hablar y que todo el mundo lo escuchara. Entonces me dije que eso era lo que quería hacer en la vida. Comanche fue muy generoso conmigo y a él lo acompañaba otro señor al que le decían Pildorita, que era el comentarista. Yo empecé a cargarles los cables en las transmisiones, a hacer lo más llano del oficio que era ser asistente de audio. 

¿Pero usted empieza a narrar corridas de toros después? 

Cuando empezó la primera temporada taurina de lo que es hoy la derruida plaza de toros El Bosque, requerían a alguien que supiera de toros y esa fue mi oportunidad para hacer lo mismo que Comanche y Pildorita, pero con los toros. Les parecía gracioso que un muchachito, de 13 años, llevara un micrófono en la mano y que tuviera tanta autoridad para hablar del tema en la radio. Al terminar el bachillerato quería formarme como periodista, pero no quería ejercer un oficio, sino una profesión, y la diferencia estaba en hacer una carrera profesional. Aunque Manizales era una ciudad muy académica, el centro del poder es Bogotá, la antesala del mundo, y siempre he manejado una máxima: Dios está en todas partes, pero hace los milagros en Bogotá. Me instalé en la capital e hice comunicación social en la Universidad Externado de Colombia y en el año 1987 tuve la oportunidad de trabajar en una emisora muy famosa de esa ciudad y fue la matriz de la radio en Colombia: Cadena Sutatenza. Ahí empecé a hacer radio y en esas me conoció Javier Ayala y me invitó a trabajar en el Noticiero Nacional. Eso fue como para un futbolista pasar del Deportes Quindío al Real Madrid, era el noticiero que tenía más audiencia en ese momento. 

Recomendado: Quindiano ganó reconocimiento por mejor publicación científica

 

¿Cómo fue esa experiencia de recorrer el país con El viajero del Noticiero Nacional? 

Cuando llegué al Noticiero Nacional en 1988 el país se registraba desde Bogotá, eran muy incipientes los canales regionales que estaban naciendo, Telecafé no existía, por ejemplo, y la televisión nacional tenía solo 2 canales. En ese momento el noticiero realizó un trabajo sobre El viajero 1, que fue una de las misiones más importantes de la Nasa— y se nos ocurrió crear un vehículo, decorarlo y llamarlo El viajero del Noticiero Nacional. Ese carro recorría el país haciendo crónicas y además era delicioso porque pasaban muchas cosas en las provincias que Colombia desconocía, entonces cuando salía algo todo era nuevo. Uno llegaba con una cámara a descubrir unas cosas increíbles, el país uno lo registraba en ese momento por medio de Cien años de soledad y del realismo mágico y uno suponía que Gabo se había inventado una historia, no, él fue el notario de una historia que de manera magistral la contaba, pero todo lo que decía existe. El viajero descubrió para el país la belleza del paisaje de Quindío, la del cementerio Libre de Circasia, la cultura cafetera, que es única, todo lo que significa la arriería, luego vino la novela Café con aroma de mujer, que le dio un gran impulso a esa región, creo que no hay nada que haya motivado más el amor por Quindío que la novela de Gaitán. El país dejó de ser el de los narcos gracias a esa producción y a Yo soy Betty la fea. Con El viajero descubrimos la cestería de Filandia, que es uno de los ejercicios antropológicos más importantes de Quindío, con una tradición milenaria de los indígenas que vivieron en esa región. La cestería la vieron como una cosa menor por muchos años, hasta que Artesanías de Colombia, junto con la gobernación, empezaron a darle a eso un tamaño más grande, porque en el mundo es uno de los emblemas del manejo de la fibra. Eso nació simplemente con unos señores que hacían tejido para recoger café. 

Todas esas cosas las reportaba El viajero del Noticiero Nacional, que le dio además nombre a muchas otras que pasaban en Colombia, porque entre 1988 y 1990 recorrimos selvas, montes y llanos. El país descubrió lo que tenía gracias a ese proyecto. Uno no tiene suerte en la vida. He tenido la fortuna de ser periodista y de contar con algo de éxito en lo que hago, porque me he dedicado con seriedad y disciplina desde muy pequeño a querer ser lo que soy. 


Temas Relacionados: Periodista Quindiano Personajes

COMENTA ESTE ARTÍCULO

En cronicadelquindio.com está permitido opinar, criticar, discutir, controvertir, disentir, etc. Lo que no está permitido es insultar o escribir palabras ofensivas o soeces, si lo hace, su comentario será rechazado por el sistema o será eliminado por el administrador.

logo-copy-cronica
© todos los derechos reservados
Powered by: rhiss.net